viernes, 28 de noviembre de 2008

UNA PROVOCACIÓN INTOLERABLE

No me considero una persona tolerante; ni siquiera creo que la tolerancia sea un valor a sacralizar pues confundida con la idea del todo vale, en la mayoría de los casos, tras el paraguas de la tolerancia se esconde relativismo, tibieza y cobardía. En resumen, considero una solemne gilipollez, propia de soplagaitas sin dos dedos de frente y de cantamañanas aborregados adictos a Gran Hermano, esa idiotez de que todas las opiniones son válidas.


No deseo entrar a dar lecciones de lógica proposicional básica pero contra el «todas las opiniones son válidas o respetables» prefiero anteponer el respeto íntimo a las personas, a su dignidad humana fundamental, al margen de lo asquerosos y pervertidos que puedan resultar. En definitiva, quizás no respete lo más mínimo las actitudes e ideas de los hombres aunque sí su humanidad.

Lo mismo sucede con las religiones. Aunque pésimo cristiano, considero que la única religión verdadera es el cristianismo católico. Sin embargo, a pesar de los pesares, respeto el sentir de musulmanes o judíos independientemente de lo desastrosas que hayan resultado estas religiones-ideologías. Incluso respetaría los sentimientos de un budista por muy ridículas que sus creencias me parezcan. Eso sí, siempre que exista una contrapartida y no se sobrepasen los límites de la dignidad humana.

Al margen de todo esto, existe un hecho inne
gable y es que España histórica, esencial y culturalmente es cristiana y, como en el resto de las naciones europeas, no es posible comprender ni vivir a nuestro modo si no es admitiendo esta realidad innegable al margen de disquisiciones legales. Leyes que ciertos personajillos histéricos pretender reinterpretar para perseguir a los cristianos hasta las catacumbas o la arena del circo. Situación a la que nos estamos acercando sumisa e irreparablemente.

Primer ejemplo: Escándalo del colegio Macías Picavea de Valladolid al que unos/as progres/as barbudos/as al más puro estilo Cuéntame cómo (dicen los sociatas que) pasó han llevado a los tribunales para exigir -con éxito de momento gracias a la aquiescencia del juez impresentable de turno- que retire los crucifijos de las aulas al margen de lo decidido por el Consejo Escolar, que es el verdadero órgano de gobierno de los centros educativos no universitarios. Al menos esta vez, la Junta de Castilla y León, gobernada por los siempre «maricomplejines» peperos, ha recurrido la ilegal decisión ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

Segundo ejemplo: Los rojos burgueses de Izquierda (H)Un(d)ida, aceptada hace tiempo la economía de mercado y el liberalismo capitalista, siguen exigiendo -en su caso rebuznando- retirar el crucifijo de la sala de plenos del Ayuntamiento de Valladolid.

Tercer Ejemplo: Un agente de la Guardia Civil -deberíamos decir un mercenario uniformado- obliga a una señora a retirar un crucifijo del retrovisor de su coche para acceder al Valle de los Caídos por considerarlo «una provocación». Decía obedecer órdenes. Esperemos que, si algún día le ordenan disparar a la señora en la cabeza, este
individuo, que debería conocer los resultados de los procesos de Nuremberg (principio IV), elija respetar la ley por encima de las órdenes.

Manipulando los conceptos de libertad de conciencia e ideológica, los progrETAs consideran que su derecho a no ver crucifijos es mayor que el de los cristianos a verlos. Sin embargo, no pasa nada si ellos nos fuerzan a ver a sus amigos maricones mariposeando y haciendo escarnio de nuestras creencias por las calles y en la telebasura. Y mientras, con nuestros impuestos, construyen mezquitas en las áreas de descanso, cosa con la que no estoy en t
otal desacuerdo. Además, si algún día el Islam reconquista España, no seremos nosotros los primeros en colgar de una grúa ni en llevar un velo: que sigan criando cuervos.

22 comentarios:

Hispanicus dijo...

Hay una cosa que no debemos olvidar, y es que estamos con Dios, y pese a lo mucho que nos hagan sufrir, Cristo reinará.

Pase lo que pase, hagan lo que hagan, el cristianismo triunfará, ¡ánimo! No debemos desfallecer y debemos presentar batalla por nuestra fe, como solo los crisitanos sabemos hacerlo.

Yo llevo una cruz en mi abrigo, de centimetro y medio, y se que es bien visible, por eso la llevo, quiero que todo el mundo sepa que estoy orgullosos de seguir a Cristo, de amarlo, y pretenda aportar mi granito de arena para que otros mas indecison se lancen a hacer pública nuestra fe, que no debe permanecer en el ámbito privado, eso nunca.

¡Animo, cristianos!

Gurney Halleck dijo...

Coincido bastante con su primer párrafo. Aunque tolero las religiones, no las respeto en absoluto.

En cuanto al problema de la cruz en el colegio, no entiendo la ofensa que puede producir un crucifijo en una pared. Para mi es un elemento decorativo más y como tal si a la mayoría de la clase no les gusta, se quita, y si gusta, se deja.

Si el problema es su situación presidiendo la clase... pues se pone en la pared de atrás y listo. Adelante ponemos una foto de Einstein a ver si motiva a los chavales, que falta les hace.

Tampoco creo que quitar un crucifijo sea perseguir cristianos, ni volver a los circos romanos.

Sí me molesta la excesiva tolerancia con los musulmanes y sus costumbres. Me parece bien que se tenga como meta la desaparición de las religiones, pero lo que existe actualmente es una especie de anticlericalismo más visceral que racional que no creo que redunde en beneficio del ateísmo.

Ese "hecho inegable" de que "España historica, esencial y culturalmente es cristiana" es dudoso.

Culturalmente es evidente la tradición cristiana, superpuesta al paganismo anterior y tampoco veo raro que puedan superponer nuevas costumbres a las cristianas.
Históricamente, lo mismo, superposición de un centenar de credos, el último y por lo tanto predominante, el cristiano.

Lo de "esencialmente cristiana" es lo que pongo en duda. ¿Puede definirse una esencia en la forma de ser de una nación? No lo creo. Es cambiante a voluntad de los ciudadanos. O más probablemente, cambia involuntariamente, no se puede controlar facilmente. Depende de la educación, de la familia, de todas las circunstancias.

En España tal vez sea más dificil verlo, pero pensad en Grecia. ¿Es esencialmente ortodoxa, o tiene más peso en las motivaciones y comportamientos de la gente (la esencia) la influencia de su pasado de esplendor pagano?

Eso de la esencia es muy dificil de tratar, y seguramente cada persona sea "esencialmente" diferente.

Al Neri dijo...

Artículo 16.3 de la Constitución: "Ninguna confesión tendrá carácter estatal".

Con la Constitución en la mano es evidentísimo que no procede que ningún símbolo católico aparezca en los espacios comunes de dependencias estatales o públicas (colegios, cuarteles, centros para mayores...), al menos si a algún ciudadano le molesta su presencia.

Ojo: He dicho con la Constitución en la mano, no que yo lo crea así.

Conclusión: Con todos los respetos, los católicos que votaron o que apoyan actualmente
la Constitución y, por lo tanto, el estado aconfesional, tendrían que cerrar el pico por vergüenza torera.

Sin ninguna duda, la presencia de crucifijos en las aulas de centros públicos SÍ atenta contra la aconfesionalidad del estado.

Como yo siempre he defendido la confesionalidad católica del Estado (un día explicaré lo que esto significa para mí), ahora puedo despotricar coherentemente contra lo de los crucifijos, que no es sino una manifestación más -que se veía venir desde hace años- de la neutralidad religiosa de los poderes públicos.

En cambio, los democráticos aconfesionalistas tienen que recibir con alegría noticias como ésta, aunque sean cristianos. Como piensan que la Religión es algo íntimo y privado donde el Estado no ha de meterse, ahora por pura lógica tendrían que estar celebrando entusiasmados la reciente sentencia y todas las que se dictarán.

Meletea dijo...

Yo lo que no entiendo de este asunto es como puede haber gente que se sienta "agredida" porque en el aula donde van sus hijos haya una crucifijo.

Independientemente de que, como dice Al Neri, con la Constitución en la mano estén en su derecho de que se retire todo símbolo confesional, en este caso concreto de crucifijos en las aulas... ¿Qué educación o ejemplo intentan dar a sus hijos?

Y no hablo de una educación cristiana sino de respeto, integración y aceptación de las diferentes culturas y religiones, independientemente de cual sean tus creencias. Me hace mucha gracia que algunos proclamen tanto la tolerancia y den tanto énfasis a esa "educación para la ciudadanía", pero luego la mera presencia de un símbolo cristiano como es la cruz les ofenda hasta tal punto. Y lo más curioso es que esa fobia parece que sólo es hacia lo católico cuando resulta que, ya sea por tradición o por convicción, la mayoría de los españoles se reconocen católicos (más o menos practicantes, es otra cuestión).

Y si lo que tanto les molesta es que presida, pues sí, que lo cambien de sitio y listo.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Pues, estando de acuerdo con usted, sr. Neri, en la confesionalidad del estado y en que esta Constitución es una basura, no lo estoy en la medida.

Artículo 16 de la constitución española.

1. Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la Ley.


2. Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias.

3. Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones.


Si el consejo escolar (formado por representates de padres, alumnos, profesorado y personal de administración y servicios, y de la sociedad: concejal...) del centro educativo decide que el crucifijo debe permanecer ahí, el juez estaría menoscabando una decisión de la comunidad educativa del centro.

Ley orgánica de libertad religiosa de 1980:
Artículo Segundo. 1.c:

Recibir e impartir enseñanza a información religiosa de toda índole, ya sea oralmente, por escrito o por cualquier otro procedimiento; elegir para sí, y para los menores no emancipados e incapacitados, bajo su dependencia, dentro y fuera del ámbito escolar, la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.


Según esto no me podrían obligar a cursar educación para la ciudadanía ni recibir rollos sobre el día de la Constitución... ¿Lo impiden los jueces?

Artículo Tercero.

Uno. El ejercicio de los derechos dimanantes de la Libertad Religiosa y de Culto tiene como único límite la protección del derecho de los demás al ejercicio de sus libertades públicas y derechos fundamentales, así como la salvaguardia de la seguridad, de la salud y de la moralidad pública, elementos constitutivos del orden público protegido por la Ley en el ámbito de una sociedad democrática.


No creo que sea un derecho fundamental no ver un crucifijo. De serlo, exijo que aparten toda propaganda institucional de las vías públicas o la foto del Rey de los edificios pues ataca mis principios de conciencia republicana.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Varias cosas más:

En Italia y en Francia, naciones donde la masonería de los grandes orientes ha tenido una gran influencia en el poder, no se llega a estos extremos. En Francia, por ejemplo, la religión es asignatura obligatoria en Alsacia y Lorena y de oferta obligada pero elección optativa en el resto de la nación.

En Italia, los comunistas quisieron quitar los crucifijos y demás símbolos del Parlamento. Incluso los socialistas se opusieron.

En España, los políticos son, cuanto más mediocres más anticlericales. Eso sin olvidar los supermasones del estilo de Rubalcaba y compañía.

dulcinea dijo...

Muy bien el post y los comentarios del Subdirector del banco arus. España es católica y los que quieren quitar los crucifijos no merecen ser llamados buenos españoles.

aprendiz de brujo dijo...

Felicito desde aquí al Subdirector por su documentada respuesta, aunque no esté de acuerdo cien por cien con ella. Creo que es un tema de gran calado y que merece un sentencia del T.C.
La Constitución es contradictoria en este tema y el TC DEBERÍA SACARNOS DE DUDAS DE UNA VEZ, que pa eso les pagan.
Ya lo he dicho en otra ocasión. Estoy a favor de Educación para la Ciudadanía, pero me da gran vértigo que mi hijo desconozca el nombre de los 12 apóstoles de Cristo. No se, no termino de verlo claro.Tengo serias dudas al respecto. Tampoco me gusta el victimismo de la Iglesia en este asunto
Dulci, eres como el buen vino que mejora con el tiempo. Vaya comentario que has hecho.Contestarlo sería darte demasiada importancia. Es mejor ser payasete que patético.

Leonardo dijo...

Me sumo a la intolerancia del Subdirector, precisamente por lo que dice: se ha convertido en "todo vale", y esto es muy malo.

Una pena lo del crucifijo y la polémica sobre los símbolos cristianos (no religiosos, porque ahora todo lo musulmán, por ejemplo, está bien visto e incluso impulsado desde las instituciones públicas). Creo que tampoco hace daño a nadie un crucifijo en la pared, pero vivimos en un país en el que las ansias de notoriedad de cualquier pelele ultratolerante son más valoradas que las creencias de los cristianos. Es lo que hay, nos lo merecemos, y encima no tiene solución pacífica.

Al Neri dijo...

Subdirector, sus argumentos del Consejo Escolar y del derecho fundamental a la educación de los hijos según las creencias de los padres no nos van a servir de nada. Con el texto constitucional en la mano, la batalla está perdida y me atrevería a jurar que el Tribunal Constitucional daría la razón a los que quieren quitar los crucifijos.

Si el Estado está obligado por la Constitución a ser neutral en materia religiosa, no tiene ninguna lógica que en un espacio público compartido por personas cristianas y no cristianas permanezca un símbolo católico cual es Jesucristo crucificado, máxime cuando algunas de estas personas -o sus padres- se sienten molestas con ello. No busquéis tres pies al gato porque es de cajón.

No se trata, Leonardo, de si el crucifijo puede hacer daño a nadie (evidentemente, desde nuestro punto de vista, no). Se trata simplemente de que en un aula pública debe reinar (según la Constitución y determinadas leyes)la imparcialidad en materia de ideas, y con la presencia de este símbolo se está conculcando esta imparcialidad.

Otra cosa sería tener el crucifijo en el despacho "personal" de un profesor o funcionario. Sobre este tema concreto habría mucho que hablar, pero otro día...

En mi opinión legal, sólo podría haber crucifijos en un aula pública si está destinada en exclusiva a impartir las clases de Religión escogidas libremente por los padres.

Otra cosa es mi opinión personal, porque si de mí dependiera, a toda esta panda de ateillos y descreídos, si no quieren taza, les iba yo a dar taza y media: crucifijos hasta en la sopa y clase de Religión por mis cojones, a ver si se cristianizaban de una santa vez. Pero esto, claro, no tiene mucho acomodo en el Sitema vigente...

Yo lo que si os digo es que van a acabar quitando todos los crucifijos y lo único que podremos hacer los católicos es exigir que tampoco haya símbolos de otras religiones (que no sé si los hay en este momento).

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Entonces, por ejemplo, si un padre o un alumno (de un colegio, instituto universidad) se sintiera ofendido por ver, por ejemplo, carteles anunciando condondes podría pedir a un juez que se retirasen por ofender su libertad de conciencia?

dulcinea dijo...

Ya, Aprendiz de brujo, pero es que tu a veces eres patético y payasete al mismo tiempo, porque anda, que defender la educacion para la ciudadania, que es un lavado de cerebros en contra de la moral, ademas no se yo si tu te sabrias los 12 apostoles sin mirar en wilkipedia, como para explicarselos a tu hijo. Y la iglesia, de victimismo nada, es una victima real de los desmanes del socialismo amoral y repulsivo. Y ademas a ti ya se ve que te da igual todo y que solo te preocupa lo que puedan decir el tribunal constitucional, como si eso fuera un referente de algo.

albert dijo...

Después de leer todos los comentarios y del artículo 16 del Constitución, me quedo con dos asuntos de gran envergadura: una es la dictadura que imponen unas minorías intolerantes contra todos los que no piensan como ellos. Nosotros ponemos las reglas del juego, y si no os gustan peor para vosotros, esto es lo que hay. Minorías barbudas, zarrapastrosas, malencaradas y casi siempre malolientes; se han buscado un juez a su medida y han explotado la noticia en el momento oportuno: sábado en el telediario de las nueve de la noche; todo calculado. Y el otro gran asunto es que la única autoridad constituida legalmente para decidir estas cuestiones es el Consejo Escolar. Lo demás es arbitrariedad, dictadura y rancia intolerancia

aprendiz de brujo dijo...

Dulci todavía no me he repuesto de tu brillante razonamiento: ese que asociaba el ser buen español con defender las cruces en las aulas. Desde aquí sugiero a los cuatriviros que lo reproduzcan íntegramente como comentario no de la semana sino del mes.
Y por cierto mi osada ignorantona decimonónica,(perdona Pardo Bazán) que tu hayas tenido que acudir a Wilkipedia para buscar la palabra "orgasmo", no quiere decir que yo haya tenido que hacer lo mismo para saber el nombre de los doce apóstoles de Cristo.
Por último, a pesar de la nostalgia que sientes por el Tribunal de Orden Público, hoy tenemos un TC, encargado de dirimir estas cuestiones. El sistema no es perfecto pero sin lugar a dudas mejora tus simplonas y autoritarias sugerencias.
PD: Que pases buen día.Y por último un consejo práctico: Hoy puedes buscar "clítoris" en Wilkipedia, para completar tu formación.

El Cuatrivirato dijo...

Aviso importante:

Se recuerda a los participantes en este blog, y en este caso especialmete a Dulcinea y a Aprendiz de Brujo, que es deseo del Cuatrivirato que los comentarios se ajusten a las normas elementales del buen gusto y de respeto al resto de comentaristas.

Aquí todos podéis opinar lo que os parezca, pero consideramos innecesarios los insultos, provocaciones y obscenidades de cualquier tipo. No contribuyen al debate y crean un mal ambiente.

Veneficus dijo...

A mí, al igual que a albert, lo que más me desagrada del asunto, aparte del fondo del mismo, por supuesto, es la dictadura de las minorías. En este caso, un padre (o una ínfima minoría de ellos) consigue que algo votado por la gram mayoría del consejo escolar se cambie. Luego los intolerantes son los demás padres por meterse con él. Al igual que en este caso, por desgracia ocurre en muchos otros, como en las elecciones, leyes "sociales", etc.

Respecto al fondo, por supuesto estoy en contra de la sentencia, y como siempre, desde mi desconocimiento creo que están mas fundamentados los argumentos del señor Subdirector, que los de Al Neri.

Anónimo dijo...

Pero si el cristianismo se basa en ideas budistas. Tu no razonas mucho. Por cierto, ves gran hermano?

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Anónimo contertulio.

Quizás, desde su punto de vista, yo no sea capaz de razonar mucho entre otras cosas porque:

1º. No trato de tú a desconocidos. Sólo tuteo a mis amigos, familiares y compañeros de trabajo (no a todos).

2º. Escribo respetando las mínimas reglas de ortografía y gramática lo que me impide, a diferencia suya, dejar volar mi imaginación y mis razonamientos, encerrados, claro está, en reglas fascistas e intolerantes como las que dicta la RAE.

3º. Porque no tengo la suficiente capacidad intelectual para disfrutar con programas de la categoría, prestigio y nivel cultural de Gran Hermano.

4º. No digo gilipolleces como que el cristianismo se basa en el budismo que, a lo sumo, es una filosofía pero no una religión.

Saludos cordiales. Perdón, en su idioma: "GUARRRGGGGG" (es un eructo de Gran Hermano .

aprendiz de brujo dijo...

Aviso importante: Sr. Subdirector,(aunque esté en su casa y con permiso) absténgase de faltar al respeto, recetar ensaladas de pepino y eructar virtualmente a los participantes de este blog, crea mal ambiente y desvirtua el debate.
PD:Al realizar la acción de eructar apeó el tratamiento al eructado?.Es solo por curiosidad.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Sr. Aprendiz de Brujo. Es sólo un método pedagógico para que ciertos personajes comprendan lo que les quiero decir, habida cuenta que no están familiarizados con expresiones más elevadas.

Miquelino Flynn dijo...

Estoy de acuerdo con el Sr. Neri. Creo que si se llega a un punto en el que la Ley es demasiado ambigua o contradictoria la norma fundamental prevalecerá sobre el resto, de la misma forma que el espíritu de esa Ley lo hará sobre cualquier otra posible interpretación. En este caso, la Constitución y el espíritu que la inspiró deja clara la cuestión: neutralidad en materia religiosa. O dicho de otra forma, el crucifijo en las aulas podría tener los días contados. Algunos de los partidarios de la Constitución deberían empezar a hacerse preguntas.

Ahora bien, a mi me parece que esta es una de las cuestiones menos importantes a las que se tiene que enfrentar el sistema educativo que tenemos. De la misma forma que se puede decir que un crucifijo no agrede al niño que lo está viendo, la falta de esa visión no creo que suponga tampoco un problema demasiado importante. ¿Es una manera de que el niño reconozca las raíces de las que proviene? Sí, pero no creo que haga falta la cruz en la clase para hacerlo, en la misma calle lo va a poder ver en todos esos elementos religiosos como iglesias, procesiones de Semana Santa, carteles anunciando rosarios varios... No creo que haya que ver esta batalla como si se tratara de la última, con nosotros defendiendo las últimas posiciones desde el bunker en el que estamos encerrados y rodeados de enemigos por todos lados. O al menos no tanto por este detalle.

Porque si la situación tiene pinta catastrófica no lo es tanto por el hecho de si hay o no una cruz en clase, sino el fracaso en materia educativa que tenemos actualmente. Llevamos años reduciendo contenidos, levantando la mano y dando de paso a estudiantes que no tienen ni tan siquiera una parte de esa base tan limitada. Y lo único que se nos ocurre para solucionar el problema es la huída hacia adelante y seguir reduciendo temarios y permitiendo más y más carencias.

Deberíamos ser un poco más inteligentes, empezando por la Iglesia, y empezas a saber detectar con qué clase de señuelos nos intentan hacer perder el tiempo y distraernos de las cuestiones realmente importantes. Es otra forma del "pan y circo" romano.

Isaak dijo...

"Otra cosa es mi opinión personal, porque si de mí dependiera, a toda esta panda de ateillos y descreídos, si no quieren taza, les iba yo a dar taza y media: crucifijos hasta en la sopa y clase de Religión por mis cojones, a ver si se cristianizaban de una santa vez. Pero esto, claro, no tiene mucho acomodo en el Sitema vigente..."

Sr. Al Neri, disculpe Ud. la duda, pero ¿es realmente "suya" esta parrafada, o le han pirateado la clave del "gmail"?

¿Es Ud. el mismo que me preguntaba si estaba de guasa cuando insinué que, sin Franco imponiendo la religión, los Católicos ATS (antes practicantes) se encontraban perdiditos?

Flaco favor que les hacen con sus desmesuras a la los tibios que se acerquen por su blog, a pesar de que, personalmente, me resulte divertidísimo el frikismo y malangel con que el cuatrivirato expone sus antropófagas opiniones.