viernes, 7 de noviembre de 2008

¿DEBEMOS APLAUDIR A LA REINA? (por Villeguillo)

Hay una coplilla popular que circula al son de la Marcha Real, que en uno de sus versos recita: “[…] la reina Sofía lo lava con lejía”. Pues en esta ocasión no sabemos que métodos aplicará para limpiar la polémica que ha levantado. Y es que no se puede ser sincero en este momento, siendo un personaje público, e intentar contentar a todos porque al final siempre errarás y encima lo harás mal, embarrando lo poco de verdad que hayas declarado. Pero desde estas líneas no voy a entrar en lo afortunado de las declaraciones, que lo hay, parece mentira, ni en las estúpidas y acomplejadas declaraciones de González Pons, ni en el siempre interesado capote que el Gobierno ha echado a la Reina. Sino en las incongruencias que Sofía de Grecia y Hanóver dijo y que han pasado inadvertidas por la mayoría, en especial para la derecha cortesana, y cómo la Casa Real se ha delatado al intentar matizar y pulir las declaraciones haciendo quedar mal a la periodista (que por cierto, no es de mi agrado) para apaciguar el revuelo.

No señores, no se puede ir con medias verdades: como el no querer llamar matrimonio a las uniones homosexuales, pero dando por bueno que estas cohabitaciones antinaturales tienen una personalidad jurídica y derechos reconocidos. ¡Pues vaya defensa de la familia!

O cosas como: "Letizia ha sacado a la Reina a la calle, la ha convertido en una 'reina de acera’.” Esta última afirmación puede llevar a confusiones si no se interpreta con un pensamiento limpio. Majestad, no juegue con el idioma que hay mucha gente malintencionada, porque si quieren estar con la plebe, es sencillo: renuncien a sus privilegios en vez de vulgarizar una institución que se devalúa por momentos con personajes como ustedes.

Y también perlas como: "no hay que ser ni republicano ni monárquico, sino cons-ti-tu-cio-na-lista” Oiga, o blanco o negro, pero no sea demagoga vendiéndonos aquí la
Constitución como si fuera el bálsamo de Fierabrás.

Pero lo mejor faltó por llegar. Ante las protestas de los ofendidos por la parte sana y buena de sus opiniones, la Casa Real declara la “inexactitud” de las palabras. Se ha hecho el mismo beneficio que colocar una vaca en un tejado. Cobardía, pues ya es lo que se necesita en estos tiempos por parte de los gobernantes.

Y lo peor de todo no es esto, la incoherencia de estas personas que dicen representarnos, sino que cada día millones de españoles aplaudan tan sonadas pantomimas, se regodeen en las minucias de esta familia o se hagan cómplices de su traición. Si tan sincera ha sido que la aplauden y vitorean, ¿porqué no se comportó como debiere ante leyes tan inicuas y perversas que firmó su esposo? Porque el mismo jefe de Estado cometió perjurio. Si tan limpios son ellos y tan demócratas, ¿porqué aceptaron el título de Príncipes de España y sucedieron a Franco? Y luego llegará Paco con las rebajas.

«Prefiero molestar con la verdad que complacer con adulaciones.» .

Lucio Anneo Séneca (4a.C-65d.C)

«E ruego e mando a la dicha prinçesa, mi hija, e al dicho prínçipe, su marido, que como católicos prínçipes tengan mucho cuidado de las cosas de la honrra de Dios e de su sancta fe, selando e procurando la guarda e defensión e enxalçamiento della, pues por ella somos obligados a poner las personas e vidas e lo que touiéremos, cada que fuere menester, e que sean muy obedientes a los mandamientos de la santa madre iglesia e protectores e defensores della, como son obligados, e que no çesen de la conquista de África e de pugnar por la fe contra los ynfieles, e que sienpre fauorezcan mucho las cosas de la Sancta Ynquisición contra la herética prauidad, e que guarden e manden e fagan guardar a las iglesias e monasterios e prelados e maestres e Órdenes e hidalgos, e a todas las çibdades e villas e lugares de los dichos mis reynos, todos sus preuillegios e franquezas e merçedes e libertades e fueros e buenos vsos e buenas costunbres que tienen de los reyes passados e de nos, segund que mejor e más cumplidamente les fueron guardados en los tienpos pasados fasta aquí.» .

(Lo que deben hacer los gobernantes de España según Isabel la Católica indica en su testamento)


20 comentarios:

Al Neri dijo...

Bravísimo, Villeguillo. No hablas de lo que dijo del aborto, que lógicamente yo estoy conforme, pero en el tema de los homosexuales llevas toda la razón. La quieren hacer quedar como católica cuando lo que ha dicho es una barbaridad como la copa de un pino: que no le parece bien que se llame matrimonio. Pero Sofía, reina, qué más nos da cómo quieras llamarlo si luego no criticas que tengan idénticos derechos que un matrimonio de verdad.

Por otra parte, con independencia de que nos parezcan bien las declaraciones de esta mujer, entiendo que, con el actual ordenamiento jurídico en la mano, la casa Real en teoría debería ser neutral y en ningún caso pronunciarse sobre la bondad o maldad de las leyes vigentes.

Pero ya que hace lo que le sale de sus reales narices (lo que es una prueba más de que los borbones son como una merienda de negros), podía ser honesta de verdad y decir que su marido es un sinvergüenza por sancionar la ley que permite convertir en matrimonio el amancebamiento entre dos personas del mismo sexo. No olvidemos que el Rey Balduino de Bélgica se negó a firmar la Ley de ampliación del aborto en su país. Si sofía es tan decente y tan cristiana, que le reproche también en público al Cuchara (llamo así a Juan Carlos porque ni pincha ni corta)no haber hecho en este caso lo que el soberano belga.

Si no está dispuesta a hacer esto, que cierre el pico, que no la pagamos por opinar, y que se dedique a lo suyo que es hacerse fotos con los burros (en sentido amplio).

sefo dijo...

Como de costumbre, os pasais mil pueblos con la familia real. Os guste o no, representan los valores democraticos en este pais. Sin embargo creo que en este caso la reina ha metido la pata porque no la corresponde a ella valorar las leyes ni manifestar ideas. Puede que la beatorra de Pilar urbano haya manipulado sus palabras, pero la culpa es de la casa real que no ha estado al loro de lo que se publicaba (se lo habia pasado para que lo leyera)

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Lo curioso en España es que la Casa Real, o sea el Cuchara, puede alabar a ZP cuando quiera faltando claramente al deber de neutralidad política. Alabar las políticas de cualquier gobierno y aplaudirlas con el beneplácito de los progres y los idiotas de los periodistas -siempre que el Gobierno sea lo suficientemente rojo- está bien visto pero si la Reina, que no es jefe del Estado como su marido, muestra una opinión personal en contra de la dictadura de lo políticamente correcto es atacada y vilipendiada. Y luego, en su casa, se bajan los pantalones.

Aprendiz dijo...

Yo creo que los reyes pueden decir lo que quieran. Que pasa, que aquí todo el mundo puede hablar menos ellos..., y como dice El Subdirector, el rey si puede hablar no?
En cuanto a lo del matrimonio, cada uno piensa de una manera, no creo que deban llamar matrimonio a una unión homosexual, pero ¿por qué no pueden tener derechos?.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

¿Por qué, entonces, no pueden equiparse al matrimonio las uniones entre hermanos, o entre padres e hijos?

Si no lo llamamos matrimonio, pero reconocemos a esa "unión" los mimos derechos que a un matrimonio, ¿qué mas da el nombre?

Otra cosa sería una especie de contrato como unión civil para que, por ejemplo, hermanos -o incluso "amigos"- que vivieran juntos pudieran tener ciertas ventajas fiscales y sociales. Pero nunca equiparlos a una familia.

Militos dijo...

Yo no aplaudo a nadie que no mueve un dedo por sacar a España del hoyo zapateril en que está metida.
Saludos

Aprendiz dijo...

Vale Subdirector, yo no hubiera sabido expresarlo, pero me refiero precisamente a eso, a unas ventajas fiscales, nunca equipararlo con una familia. No estoy de acuerdo por ejemplo en la adopción de niños por parte de homosexuales, eso no es una familia.
Besos

El francotirador dijo...

A mi lo que diga la Reina,plin en unas cosas coincido con ella (si de verdad las ha dicho) en otras la mayoría me parecen chorradas,propio de personas como ella pertenecientes a una casta que no vive en la realidad,lo que si que me enfada es que el lobby gay que siempre va de tolerante y defensor de las libertades pida rectificaciones,y bueno el tonto inútil de Gonzalez Pons en su linea.Estas declaraciones como las iniciativas del juez Garzón,no son más que una cortina de humo para tapar los verdaderos problemas como son la crisis económica,los separatismos,el terrorismo y la inmigración.

Miquelino Flynn dijo...

Como dijo alguien la monarquía es una institución "gloriosamente fenecida", es una carcasa seca y sin contenido que si no termina de caer es porque a algunos les interesa mantener y la sujetan al precio que haga falta. Se invita a los miembros de la Casa Real a todo tipo de inaguraciones y se instituyen unos premios con el nombre del heredero con la intención de dar un reconocimiento especial a los seleccionados. Pero en realidad el reconocimiento es la Casa Real la que le obtiene de la mano de esos seleccionados puesto que sus miembros, desde la cabeza hasta la última de las infantas, no tiene ningún mérito personal que pueda avalar ese premio. No proviene más que de un consenso generalizado e interesado en el que hemos dicho que sí, que aunque veamos otra cosa, al rey desnudo, aplaudiremos todos juntos el gran estilo que se gasta. Y en ese coro borreguil se llegan a ver gestos verdaderamente ridículos.


Esta técnica del disfraz es lo que hace falta a esta institución para poder presentarse con algún tipo de legitimidad puesto que de facto carece de ella. Se recurre al sentimentalismo popular para que si alguien habla claro se le pueda decir aquello de lo campechano que es el rey, lo culta que es la reina, lo guapos que son los príncipes y lo monos que son los infantes. Argumentos fotogénicos que puedan justificar a una institución-foto detrás de la cual no hay nada. Nada que avale su existencia puesto que si de lo que hablamos es de los negocios y los compromisos en los que están inmersos, entonces sí se puede decir que hay algo. Pero no resultaría bienvenido por el populacho, nosotros, pobres mortales.

Creo que habría que empezar a vaciar de ese contenido artificioso a la Monarquía. Y habría que empezar tratando a sus miembros como lo que son, unos ciudadanos con un derecho a expresarse como el de cualquiera de nosotros. Ya vale de privilegios y de diferenciaciones.

Por ello a mi me parece bien que la reina se exprese y diga lo que piensa, incluso cuando no coincida en algunas de sus reflexiones, como en este caso. Pero no se debería quedar ahí y tendría que empezar a pensar seriamente en la posibilidad de la abdicación. Y, por otra parte, debería empezar también por respetarnos al resto de sus conciudadanos y no tomarnos por el pito del sereno jugando al gato y al ratón después de haber dicho lo que parece que no ha dicho pero que sí ha dicho en un sentido que no dijo...

Villeguillo dijo...

Sefo:

Yerras porque ¿cómo una monarquía puede representar una democracia? y es más ¿Qué coño es eso de los valores democráticos? Con eso dices que si en el supuesto que la democracia tenga valores (hecho por comprobar) la monarquía o no los tiene o son perversos los valores que defiende.

La reina ha metido la pata por contradecirse en las declaraciones, en las declaraciones con su forma de haber reinado y con permitir que la Casa Real haga ese comunicado. Ahí es donde ha metido la pezuña real pero hasta el corvejón.

Pilar Urbano podrá ser una "meapilas", pero esta argumentación da que pensar sobre que avalas la teoría conspiranoica de la manipulación del Opus Dei.

Por lo demás te sigo invitando a que participes. Gracias.

Ah Miquelino sólo añadir, porque no pienso rebatirle nada, que es cierto no hay ningún argumento sólido que avale esta forma de gobierno: un rey que reina pero no gobierna (que incongruencia, aunque quieran cambiar los significados en la RAE). Y se sostiene sobre todo en una campaña de marketin, irracional y sentimental con connotación emocional más que en una denotación racional.

Nota: Al, no me piropes que luego me lo creo, y se me sube la galleta a la cabeza.

F.A. dijo...

¡¡Joder el miguelín flin éste lo que se enrolla!! Tío si tienes ganas de escribir actualiza tu blog pero no nos metas esas chapas cada vez que escribes un comentario. Recuerda, es sólo un comentario no un post entero.

Miquelino Flynn dijo...

[MODE ironic=ON]
Si me lo dijera el Cuatrivirato me lo pensaría, que para eso es su casa. Si me lo dijera Dulcinea también me lo pensaría, que para eso... no sé, algo me dice que también me lo pensaría. Pero hombre... me lo dices tú y, ¿qué quieres que te diga? Si al menos escribieras correctamente mi nombre...
[MODE ironic=OFF]

Vale, hombre, ahora en serio, haré el esfuerzo de sintetizar un poco, que está visto que los textos un poco más largos que un telegrama asustan como si fueran manadas de búfalos en estampida.

Leonardo dijo...

Coincido con Militos. Y con la jeta que tienen los borbones, algo se le habrá pegado a Doña Sofía.

El Cuatrivirato dijo...

F.A., todos los participantes son libres de escribir cuanto les plazca.

F.A. dijo...

E imagino que y yo libre de decir lo que me plazca sobre ello ¿o no?

Veneficus dijo...

A mí lo que más me llama la atención es que la casa real eche la culpa a la periodista sobre lo que ha escrito cuando ha dado el visto bueno al libro antes de su publicación (de hecho la casa real mandó repetir la portada porque no les gustaba el título).

Por otra parte, como dice el señor Subidirector, a los progres les molestan sólo las opiniones sólo cuando están en contra de las suyas. Luego se jactan de tolerantes y progresistas.

Por cierto, yo no tengo ni idea de constitucional, pero si no me equivoco la reina sí puede opinar sobre temas políticos (al contrario que el rey). Espero que alguien pueda aclararlo.

Al Neri dijo...

Efectivamente, Veneficus, la Reina no es un órgano constitucional ni la Casa Real tampoco, por lo cual, en teoría, no tiene la obligación de neutralidad del Cuchara.

De todos modos, la buena lógica nos lleva a pensar que el estatus de Sofía (el Código Penal la otorga la misma protección cualificada que al Rey) y su condición de cónyuge del titular de la Corona harían deseable que no tuviera un comportamiento público contradictorio con el que corresponde al Borbón, más que nada por pura coherencia y respeto a lo que su marido representa.

Aunque todo esto sería deseable para los monárquicos, porque lo que es por mí puede hacer y decir lo que le plazca, y cuantas más barbaridades, mucho mejor, que ello no hace sino mellar el escaso prestigio que les queda a estos okupas de la Jefatura de Estado.

En mi humilde opinión, Juan Carlos, Sofía y su prole cada vez que abren la boca es para decir una gilipollez.

Los reyes, para los cuentos y la baraja.

Al Neri dijo...

Tampoco la mujer de ZP tiene legalmente ninguna obligación de opinar no opinar en determinado sentido, pero imaginaros que Sonsoles escribe mañana un libro diciendo que los homosexuales no deberían casarse...

sefo dijo...

Villeguillo, leete la constitución, salao. Vivimos en una monarquia parlamentaria, asi que el rey representa la democracia.

Por supuesto que avalo que el Opus dei es una mafia semisecreta con resortes de poder en muchos sectores, aparte de unos beatos.

Villeguillo dijo...

Vivimos en una... ¿qué? ah sí, monarquía parlamentaria. Porque, eh.. lo dice quién un documento llamado constitución y si lo dice la constitución claro lo blanco represena lo negro y lo negro es amarillo.

Y por eso cuando los medios de comunicación nos obligan a decir: Amén: casi todo el mundo dice "amén" sin un atisbo de crítica porque vivimos en este mátrix y todos tan contentos: Pan y toros.

Mire pues en mi casa la constitución como es una cosa que nos inspira tanto y es tan bonita, sabe, la tenemos enmarcada y colgada en la pared para que cuando nos sentemos en el baño nos inspira más todavía.