martes, 24 de marzo de 2015

DEBATE LINGÜÍSTICO



Tras el intenso debate entre Luxindex, Aprendiz de brujo y yo la semana pasada sobre la corrección de los términos “prejuicioso” y “prejuzgador”, me pareció buena idea elevar consulta lingüística, por correo electrónico, a la RAE, que me ha respondido esta misma mañana. Copio a continuación mi consulta y la respuesta recibida, agradeciendo a nuestro buen amigo andaluz que haya planteado un tema tan interesante:

CONSULTA

Me gustaría saber si es correcto el uso de las palabras "prejuicioso" y "prejuzgador" y, en su caso, si su significado es equivalente.

Ninguna de ellas está recogida en el Diccionario de la RAE, pero ambas las he encontrado escritas en muchos sitios para referirse a una persona con prejuicios, o a una idea, opinión o mentalidad basada en prejuicios. En el primer caso observo que suele emplearse "prejuzgador" y en el segundo "prejuicioso", pero no siempre es así. Desconozco si es adecuado el uso de una o de ambas voces, si una es sustantivo y la otra adjetivo, si significan exactamente lo mismo o hay algún matiz que las diferencie, y por qué no se recogen en el Diccionario.

Muchas gracias.

RESPUESTA DE LA RAE:

En relación con su consulta, le remitimos la siguiente información:

prejuicioso, sa. adj. Que muestra prejuicios. Opinión prejuiciosa. Apl. a pers., u. t. c. s.

prejuicio. (Del lat. praeiudicium 'juicio previo', 'decisión prematura'). m. 1. Acción y efecto de prejuzgar. ‖ 2. Opinión previa y tenaz, por lo general desfavorable, acerca de algo que se conoce mal (DRAE 2014)

Prejuzgador es un derivado correctamente formado para aludir al que prejuzga:

prejuzgar. (Del lat. praeiudicāre). tr. Juzgar una cosa o a una persona antes del tiempo oportuno, o sin tener de ellas cabal conocimiento. No prejuzgues hechos que no conoces.

Ambas son voces correctas y su significado, a efectos prácticos, es equivalente.

Reciba un cordial saludo.
__________

Departamento de «Español al día»

Real Academia Española

Por último, la RAE me aclara, en un segundo email, que la voz "prejuicioso" está recogida en la edición actual del Diccionario (la de 2014). "Donde no está es en la anterior, la de 2001, que es la que figura en nuestra página web, puesto que la versión digital de la última aún no está disponible para su consulta".

12 comentarios:

pepito grillo (de oferta) dijo...

Releyendo el debate del otro post y la respuesta de la RAE, creo que Luxindex estaba más acertado en sus argumentos, con la única salvedad de que "prejuzgador" es un "derivado correctamente formado para aludir al que prejuzga".
El sr. Neri en su frase "Lo único que afirmo (hasta que usted me convenza de lo contrario) es que "prejuzgador" es correcto y que ambos términos tienen un significado distinto ("tener prejuicios" y "juzgar antes de tiempo" respectivamente)" tiene razón en que "prejuzgador" es correcto pero se equivoca en que ambos términos tengan significados distintos.

Mis preguntas ahora son: ¿cuántas veces nos enzarzamos en discusiones en las que es fácil darse cuenta que la diferencia de fondo es un matiz? ¿Por qué las posturas se polarizan tan rápido? ¿Nos sirven estas cosas para abrir la mente o para enrocarnos más?
Aplaudo la decisión del sr. Neri de hacer una consulta a la RAE y publicarla, aunque creo que le falta hacer el análisis de lo que el dijo y aceptar que en parte estaba equivocado (tomando como referencia la respuesta del "árbitro" que él mismo ha incorporado)

Aprendiz de brujo dijo...

Gracias por la aclaración.
Buen día a todos.

Driver dijo...

Las palabras tienen matices que sólo su uso nos aclara.
Prejuzgador enfatiza el hecho de haber prejuzgado de forma objetiva alguna vez (ya se sabe, por un perro que maté, "mataperros me llamaron".
Prejuicioso parece que enfatiza la posibilidad latente de prejuzgar en algún momento dado, como una característica en fase de posibilidad no probada.
Algo parecido a la diferencia entre hembra trajinadora y hembra trajinosa.
La primera toma acción y arma un taco muy principal.
La segunda tiene esa cualidad latente, de tal suerte que en cualquier momento puede organizar un trajín de tres pares.
...
Acción probada frente a posibilidad latente.

Aprendiz de brujo dijo...

Bien, yo creo que la parte esencial del debate es si "prejuzgador", (término por el que fue corregido) es correcto o no.
Por lo que en lo substancial el Sr. Neri tenía razón.La palabra prejuzgador se puede emplear perfectamente con el sentido y en el momento en que Neri lo hizo.
Obviamente son sinónimos,(prejuicioso y prejuzgador). En esto tiene usted razón Sr. Grillo;obviamente somos como niños, (en este otro punto la tiene usted más que un Santo); y obviamente debo RECTIFICAR PERSONALMENTE en un punto: dije que prejuicioso no viene el diccionario de la RAE, y se ha incorporado en la edición 2014. Viene y lo hace como sinónimo a efectos prácticos del derivado correctamente formado "prejuzgador", por lo que no había lugar a los matices semánticos señalados al significado de "prejuicioso".

A mi me ha encantado el debate, por cierto.Ojalá volvamos a enzarzarnos pronto.Sin debate no hay mérito, ni diversión.
Un saludo a todos. Y gracias

Aprendiz dijo...

Tengo que decir que me encantó el debate, soy fan de los debates de este blog. Sobre todo de aquellos en los que yo no me puedo pronunciar porque no tengo ni idea y porque cada uno que argumenta me convence.

Llorente dijo...

Al Neri es un adelantado en temas lingüísticos. Conoce novedades cuando apenas las están empezando a debatir los académicos, como "prejuicioso" o la nueva acepción de "increíble".

Enhorabuena por su consulta a la RAE, sabia manera de poner fin al debate sin derrame de sangre.

No obstante, creo que esa coletilla de "a efectos prácticos" deja la puerta abierta a que, en el fondo, sí hay un matiz que diferencia ambos términos.


Un saludo.

Luxindex dijo...

Estimado Sr. Neri:

Le pido disculpas por no haber sabido descifrarle bien el otro día. Verá, francamente, a mí la discusión en sí me importó un pito. Con mi porfía sólo quise importunarle jocosamente, estar a su altura, dar juego en ésta su página. Pero veo ahora, y eso me apura, que usted iba en serio, que, incluso, ha elevado una consulta al respecto a la RAE. Por eso, ya le digo, le pido perdón, ¡la discusión era tan ridícula que pensé que estaba usted de broma!

Sabiendo ya que hablamos en serio, le diré que “prejuzgador” (teniendo la asentada voz prejuicioso) es una palabra rimbombante o incluso pelín petarda asín como tirando mucho pa’ bastante; es como si alguien propusiese “celosador” (ojo, estaría bien construida) en lugar de celoso.

Si me lo permite, sólo añadiré que la próxima vez que eleve una consulta a la RAE (por cierto, la Fundéu BBVA es mucho más cabal en sus respuestas) le recomiendo que les aclare el contexto. Si no lo hace el becario estará un poco perdido y tenderá, como humano que es, a contestar que sí a todo. Porque, naturalmente, usted sabe que cuando se eleva una consulta a la RAE la contestación no vendrá de don Carlos Bousoño o de don Francisco Brines sino de un esforzado becario, ¿no? Pues bien, el contexto es importante, ya lo creo. Verá, si yo le preguntara al becario si hice bien en decir candelabro (así, a secas) me respondería que sí. Pero si le aclarase que el contexto era para significar estar «En circunstancia de poder o autoridad, fama o éxito», me diría que no, que «Estar en el candelero» hubiese sido lo correcto. Y añadiría: «Un beso, Sofía», supongo.

¿Y cuál fue el desgraciado contexto, su contexto? Éste: «Pero es que los complejos de nuestros compatriotas del sur no les permiten plantearse siquiera que quizá son ellos, esta vez personificados en el incauto Sanz, los que tienden a pecar de simplones, de tópicos, de desconfiados, de prejuzgadores y de ignorantes con respecto al resto de habitantes de la piel de toro».

El becario, de saber el contexto, probablemente se hubiese dejado de tan elementales y rutinarias aclaraciones lingüísticas para ir al fondo, a lo importante, al mensaje; probablemente, digo, se hubiese animado a escanearle los resultados electorales del pasado domingo en Andalucía: Nueve escaños para Ciudadanos mientras que el PP del bocazas de Sanz pierde 17.

Porque, en el fondo, usted dudaba de si eso se iba a producir; en el fondo usted pensaba que ser andaluz y ser Antonio Sanz era la misma cosa, que ser andaluz era lo mismo que ser “sanzndaluz”, ¿no?

Mire, y se lo dice un andaluz, si quiere usted meterse con Andalucía no le faltaran motivos. Pero hay una condición: cúrreselo. No vale ser más vago que aquellos a los que acusa de vaguería; no vale soltar un tópico sin más.

¿Que cómo hacerlo? Así: con arte.

Si así lo hace (a su manera, claro, estaría bueno) tendrá al instante mi reconocimiento y aplauso. Si no, pues seguiremos hablando de “prejuzgadores” y otras tonterías que a nada conducen.

A todos los que han comentado al respecto (Aprendiz de Brujo, La Nagore, pepito grillo, Driver, Aprendiz y Llorente) les mando un abrazo por defender una palabra, la otra, o ambas; por defender la palabra, en suma.

Y de usted, Sr. Neri, me despido apurado por el interés que se ha tomado (y, ¡venga, va!, con un abracito de los que se dan los puercoespines: con mucho cuidadito),

Luxindex.

nagore dijo...

¡Ay!¡Còmo me gustan estas disquisiciones así, a calzón quitao y sin petulancias; estos duelos verbales entre caballeros de los que, tanto aprendemos el resto!

Si el caso es que, comentar... yo había comentado y opinado pero, se me fue el coment al carajo cuando le dì a "publicar" ¡eso que os habéis perdido! solo recuerdo algo asì como: "déhaloooooos... que se bañen en el Pisuergaaaaaa...(...)"Neri que es sevillano y a los sevillanos los carga el diablo que son mú jartibleeees..." pero me daba mucha pereza y lo dejé estar :)
¡Total! si yo soy de Málaga ¡dónde va a parar!

Gracias, de corazón. A los tres por liarlas tan pardas y hacernos cavilar tanto al resto. Y, Lux... quédate siempre cerca, no nos deje solas que ya ves que, nos haces falta ;)

"El deseo de ser diferente de lo que eres es la mayor tragedia con que el destino puede castigar a una persona" Sándor Márai.

La palabra es todo lo que nos une y separa; embellece o afea. Pero también lo único que cuando se da se mantiene, aunque salga uno perdiendo.
(yo)

Al Neri dijo...

No, querido Luxindex las disculpas más sinceras se las tengo que pedir yo a usted por dos motivos. Primero por no haber captado que al acusarme de “lastimar nuestro idioma” escribiendo “taras” como “prejuzgador”, solo estaba usted de broma para “importunarme jocosamente”. Sin duda es culpa mía no saber apreciar cuando un andaluz habla en serio o en broma. Perdóneme, pero yo, escuchándoles a ustedes dicharacheros o disgustados, felices o iracundos, siempre tengo la impresión de estar asistiendo a un sketch de Los Morancos. Pero el torpe soy yo, ¿eh? Además no me doy cuenta de la suerte qué tienen mis hermanos del sur, pues como cada vez que abren la boca parece que están contando un chiste del Dúo Sacapuntas, luego, cuando meten la pata hasta el corvejón (como en este caso) siempre pueden alegar que todo era una coña y que los demás somos unos estirados. También le pido perdón solemnemente por emplear una palabra, que aunque aceptada por los académicos de la lengua, le resulta a usted tan “rimbombante o incluso pelín petarda asín como tirando mucho pa’ bastante”. Ya siento que le moleste tanto mi correcta utilización del idioma español y le garantizo que no volveré a incurrir en tamaña pedantería.

En lo que no le doy la razón, amigo Luxindex, es en que mi consulta haya sido respondida por un becario. ¡De ninguna manera, caballero! Sepa que ha sido el propio Javier Marías en persona quien me ha contestado, pero afortunadamente usted ya nos había advertido con antelación de la falta de criterio de este mangarrián.

Por último me permito hacer una humilde puntualización a su comentario: la palabra “celosador” no estaría bien construida. “Celador” (que cela), sí.

Llorente, en efecto la coletilla “a efectos prácticos” da a entender con toda claridad que “prejuicioso” y “prejuzgador” tienen diferentes matices semánticos, si bien hay que admitir que son tan sutiles que lo habitual es usar ambas voces indistintamente.

Gracias a usted, Nago.

¡Ay, Dios! Qué bien vendría organizar en Andalucía un cursillo obligatorio con tres módulos titulados “aprendiendo a hablar”, “aprendiendo a votar” y “aprendiendo a reconocer los errores”. ¡Sería la salvación de esta bellísima región española!

Luxindex dijo...

¡Cómo no perdonarle, Sr. Neri!

Y no se me desmoralice porque prejuicioso ya esté recogido en el DRAE mientras que “prejuzgador” no, ni “amoto” tampoco. Mire, el nivel cultural está bajando tanto que puede que con el tiempo la RAE acabe admitiendo “prejuzgador”. Ánimo, pues, en su particular reivindicación.

Y una cosa, revise lo de celador. Yo lo pongo en el DRAE y me sale «Tipo, generalmente gordito, que trabaja en los hospitales». Insisto, sería “celosador”.

¿Seguro que es usted de Valladolid? Hm... con lo bien que hablan allí.

Nicanor dijo...

En este duelo verbal el andaluz tiene razón desde el principio y ha demostrado una cultura superior. Al Neri ha dejado al aire todas sus vergüenzas y lo empeora con cada respuesta que da. Pero como la soberbia es mala consejera, me imagino que seguirá por esta vía.

Aprendiz de brujo dijo...

https://www.youtube.com/watch?v=r-dOrtvDD8Q