martes, 23 de julio de 2013

HUMOR VARIADO

El encasillamiento de algunos humoristas ha sido su tumba

Me encanta la gente con sentido del humor. Qué duda cabe que si no fuera por ellos la vida se haría mucho más cuesta arriba. Unas buenas carcajadas pueden espantar bastantes de las sombras y aves de mal agüero que a veces sitian -e incluso arrasan- nuestra felicidad.

He observado que las personas con más sentido del humor que conozco presentan sin excepción dos características.

La primera es el ingenio, siempre asociado íntimamente a la inteligencia. No hay tontos chisposos y ocurrentes. Reconozcamos que las mejores salidas siempre las tienen nuestros amigos con más capacidad de relación, memoria, inteligencia conceptual y habilidad verbal.

Alguien con un auténtico sentido del humor sabe además adaptarse a su auditorio y escoger el mejor momento para sus intervenciones, una prueba más de su capacidad intelectual.

Y la segunda, que es fundamental para diferenciar a un tipo verdaderamente humorístico del clásico graciosete, es la variedad de registros. La agudeza más divertida llega a aburrir cuando se repite una y otra vez. Hay muchos a los que un día, por casualidad, se les ocurre una gracia divertidísima y, como ven que todos se ríen, se encasquillan en ella y no la sueltan, y venga a repetir la misma bobada a todo el que pillan, sin preocuparse lo más mínimo en renovar su repertorio. A veces no es un chiste concreto el que se exprime hasta el cansancio, sino un determinado estilo de humor muy acotado, una manera concreta de hacer coñas. Sin embargo, los que son graciosos de verdad tienen una capacidad inagotable de improvisación, se repiten muy poco, exhiben gracejos muy variados y son hábiles para sacar partido a situaciones o a personas muy diferentes. 

Toda broma, chiste o ironía impacta mucho más si se escucha por primera vez. Por eso en el humor la innovación es tan importante.

6 comentarios:

Aprendiz de brujo dijo...

Como ejemplo de originalidad en el humor se me ocurre este...No se repetían..
http://www.youtube.com/watch?v=_A81aFcH2RA

Carlos Tuñón dijo...

Coincido totalmente con usted, a pesar de tener serias dudas al respecto. Viendo casos como los de todos aquellos que han pasado por el "un, dos, tres" y programas similares, donde las gracietas machaconas como la lamentable del "22, 22, 22" han hecho historia y millonarios a sus creadores, yo me planteo si el umbral del humor es como el del dolor, que depende mucho de lo que haya tenido que sufrir uno. Porque lo del dúo sacapuntas o Bigote Arrocet era de sufrir.

Al Neri dijo...

Como ya dije en su día , si nos machacan continuamente con la idea de que algo es gracioso o vemos que a nuestro alrededor todo el mundo se ríe, tarde o temprano nos partiremos. De ello es una buena muestra el patético Dúo Sacapuntas. Recordemos que aquel año 1986 no había otra cosa que ver que la Primera Cadena y el Un, dos, tres, que se lo tragaban los 38 millones de españoles de entonces y que, por lo tanto, tenía una enorme influencia. Además los Sacapuntas representan un humor bárbaro, ya muy anticuado, basado principalmente en la fealdad y en la deformación física.

Carlos Tuñón dijo...

De todos modos, a principios de los 80 había programas con un humor más elaborado que el de la Bombi, Ángel Garó y demás ralea, que pasaron sin pena ni gloria, como el de Milikito, que se llamaba "ni en vivo ni en directo".

Podría gustar más o menos, pero comparado con los personajes que sacaba Chicho, estaba a años luz.

La lozana andaluza. dijo...

Al Neri,tenía que haber puesto a un andaluz,y no al Sr.Barragán,los andaluces ya se sabe somos mucho mas simpáticos y poseemos un gran sentido del humor,como ya sabes dios no nos dotó de cultura,somos medios analfabetos,y vagos además,por eso nos dotó de un gran sentido del humor,para hacer nuestra vida mas llevadera,es mas,yo creo que deberías venirte a vivir por estos lares,tendrías la risa asegurada,bueno si vienes por el sur,pregunta por la lozana,te contaré un par de chistes sobre pucelanos que te partiras de la risa.Por cierto,es verdad el humor repetitivo o soez,cansa y es nefasto para el que lo hace.

Anónimo dijo...

Sonará pretencioso, pero jamás he soportado el humor zafio, grosero y cutre... Eso sí la fina ironía, el humor inteligente, la flema inglesa en su estado más puro siempre me arrancan sonrisas y más de una carcajada.
Sandra