martes, 21 de junio de 2011

COLEGIOS, CUOTAS "VOLUNTARIAS" Y GORRILLAS


Como defensor a ultranza de la enseñanza impartida en los colegios religiosos, siempre me ha parecido un error el sistema de concierto. Creo que los conciertos, lejos de garantizar una educación católica a todos los españoles que la deseen para sus hijos, han supuesto en la práctica una bajada de pantalones de las órdenes religiosas y una pérdida importante de la calidad educativa que solía primar en sus centros.

La única forma de asegurar una formación católica integral es favoreciendo la autonomía financiera de estos centros privados, asegurándoles al mismo tiempo un amplio margen de maniobra en la aplicación de su ideario y de su régimen interno y disciplinario, y en la admisión y expulsión de alumnos y profesores.

Eso sí, para hacer efectiva la igualdad entre los españoles, el derecho de todos a una formación religiosa y la calidad de la educación (que en definitiva debe ser un servicio público), el Estado debería adoptar por su parte una serie de medidas ineludibles: garantizar en serio la enseñanza religiosa en los centros públicos, aprobar los contenidos educativos y vigilar estrechamente su cumplimiento por los colegios privados, salvaguardar el nivel mediante las reválidas que sean necesarias y permitir que los niños cuyas familias lo deseen tengan la oportunidad de acceder a un colegio religioso privado con independencia de su nivel de ingresos.

El último punto puede llevarse a la práctica de varias formas, entre ellas obligar a estos colegios a admitir a un porcentaje de becarios con financiación parcial o total del Estado o, en casos excepcionales, sin aportación alguna.

Los conciertos, ya digo, han contribuido malamente al logro de estos objetivos y, encima, han favorecido la picaresca de las órdenes católicas. Se supone que a muchas de ellas “no les ha quedado más remedio” que concertarse, pero ello no les ha impedido hacer todo lo posible por burlar los términos del concierto. Dicho de otra manera: los colegios han trincado la pasta pero luego han intentado seguir haciendo lo que les da la gana (en la medida de lo posible, ya que la Administración no se chupa el dedo). Por culpa de estas triquiñuelas y tira y aflojas, los centros concertados cada día pierden más en dignidad, en calidad y en confianza de las familias verdaderamente preocupadas por la formación cristiana de sus hijos.

Uno de los trucos más repugnantes en que incurren es el de las llamadas “aportaciones voluntarias”. Se supone que estos colegios son financiados (salvados) por los gobiernos regionales a cambio de admitir a todo el mundo sin restricciones. Pues bien, so pretexto de que esta financiación es “insuficiente” para ofrecer una enseñanza “de calidad” como la que “desean los padres”, los curas y las monjas se han inventado un truco del almendruco que normalmente consiste en crear una fundación y “sugerir” a los papis que hagan donaciones mensuales a la misma por un elevado importe, muchas veces equivalente a la cuota de los coles no concertados de toda la vida.

A los padres se les suele decir que se trata de aportaciones absolutamente voluntarias para apoyar el "proyecto educativo católico" del centro, "tan desamparado por las Administraciones".

Por supuesto, la realidad es mucho más profana. Lo que los religiosos pretenden de verdad es conservar contra viento y marea el elitismo del que han gozado durante siglos y que pienso yo que, en justicia, deberían haber dado por perdido en el momento que se vendieron por el plato de lentejas del concierto. Sin paños calientes, lo que quieren las monjas y los curas es que las familias bien sigan llevando a los niños a sus colegios para evitar que se mezclen con gitanos, panchitos, moros y otros pobres.

Es como si dijeran: “Sí, sí, Junta, tú dame la pasta y dejamos entrar a quien quiera, pero luego yo cobro de tapadillo la cuota esta para que solo vengan los ricos y no se me llenen las clases de gentuza”.

La clave del asunto, naturalmente, es la supuesta voluntariedad de la cuota. Y en este sentido hay que decir bien alto que los colegios están extorsionado sin tapujos a los padres de los alumnos, empleando un modus operandi idéntico al de los sórdidos gorrillas que te “buscan” aparcamiento en la calle. La aportación –aseguran- es voluntaria, pero, ¿qué pasa si no le das unos céntimos al gorrilla o una pasta gansa a los curas del colegio todos los meses? En el primer caso, el conductor paga sin rechistar ante la amenaza implícita de que el vehículo pueda sufrir rayones u otros daños provocados por el propio gorrilla descontento. En el caso del colegio, muchos padres, aun a sabiendas de que no tendrían por qué pagar ni un euro en un concertado, sueltan la gallina sugestionados por la muy previsible diferencia de trato que pudieran sufrir sus retoños, o porque, ante cualquier inconveniente (un suspenso inoportuno, o un problema de adaptación o de disciplina) quizá no serían apoyados en la misma medida que quienes pagan religiosamente.

El chantaje de fondo es evidente y los objetivos también. Y ante ello, yo solo lanzo una pregunta abierta: ¿es digna la actitud de estos colegios?, y, sobre todo, ¿es coherente con el cristianismo que dicen inculcar a los alumnos?

44 comentarios:

Ramiro Semper dijo...

Magnífica exposición de la extorsión que frecuentemente practican los colegios concertados. Se trata de un chantaje de lo más abyectyo, aunque nada sorprendente teniendo en cuenta la habitual calaña de nuestro clero. Conozco bien el asunto porque alguien muy cercano ha sufrido esta extorsión. Por negarse a pagar, un hijo suyo ha sufrido las represalias de las monjitas y ha tenido que repetir curso.
En lo que no estoy de acuerdo es en que la finalidad sea conservar el tradicional elitismo. Al menos no lo es en el colegio (Concepcionista, por más señas)al que me estaba refiriendo y que está plagado de panchitos.
Por cierto, para conservar la subvención, las monjas no han tenido ningún problema en aceptar el adoctrinamiento de Educación para la Zapatería. Anchas tragaderas las de la Santa Madre Iglesia.

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Estimado Neri y un saludo a todos:

¡Que entrada más trabajada, enhorabuena!
Me limitaré a explicar una breve anácdota verídica: "la Jefe de estudios de un Colegio "high level" en la época en que los padres suspiraban porque obtuviera el concierto, creyendo que así se abarataría el desorbitado precio, me comento: ¡yo prefiero que no nos den el concierto a ver estudiando aquí a la hija de una portera"
Le felicito por su perspicacia y por denunciar la vergonzosa picaresca que impera,Al.
Un saludo cariñoso

Anónimo dijo...

También estoy en contra del sistema de conciertos pero a lo mejor el tema de la "cuota voluntaria" no es por alejar a ciertos candidatos a estudiar en esos colegios sino porque la financiación es insuficiente. En la Comunidad de Madrid aporta 3.471 euros por cada plaza en un público frente a los 2.297 euros que le cuesta la plaza en el concertado.

Anónimo dijo...

Al leer estas cosas, hasta siento alivio de ser profesor de religión en un instituto público.

profe dijo...

Claro, anónimo nos ha jodido, no querrás que cobre lo mismo un profesor de público que un enchufadito de concertado.

Álex dijo...

Pues parece bastante claro que no es una buena práctica ésta de las cuotas encubiertas. Las reglas del juego se tienen que aceptar y cumplirlas. Y si se quiere dar la opción de hacer aportaciones voluntarias deberían ser así realmente, sin coacciones.
No estoy muy seguro de que la jugada de las aportaciones voluntarias sea para mantener el elitismo, porque mucho me temo que las "familias bien, pero que muy bien" ya llevan a sus hijos a otros colegios directamente no concertados.
No termino de estar de acuerdo en la inclusión de la enseñanza religiosa en el sistema educativo general: sí como materia cultural, pero no como tema doctrinal. La enseñanza y, sobre todo, la vivencia de la fe y las creencias tiene que encontrar su propio hueco.

alco dijo...

La función de las cuotas "voluntarias" en los concertados es doble: por una parte, complementan el concierto, el cual es insufuciente. La plaza escolar en un concertado sería mucho más barata que en un público si el único ingreso fuera el concierto. Por otra parte, tiene un efecto disuasorio: las familias han de estar dispuestas a pagar dos veces por la educación: con sus impuestos y con la cuota. O sea, realizan una selección de alumnado de familias que valoran la educación y están dispuestas a pagar.
La administración lo permite (o mira para otro sitio) porque los concertados le salen más baratos que la educación pública.
Ahora hago una pregunta a los Sres viperinos. Tengo la impresión que la mayoría son de lo que se llama clase media. Si tienen hijos, ¿A qué los llevan a un colegio concertado?. Si alguien los lleva a un instituto, ¿No será porqué en su población no hay otra alternativa?

perroviejo dijo...

No se puede generalizar.
Mis hijos van a un colegio concertado, allí hay niños de toda condición familiar y la cuota voluntaria mensual es de 18 euros.

Lo que no entiendo es que un musulmán lleve a sus hijos a un colegio católico por muy concertado que sea y cuando los niños de clase van a misa sus hijos se queden en el patio o en la biblioteca, me parece un poco ridículo.

Zorro de Segovia dijo...

en algunos colegios religiosos, lo que menos se aprende es religión

Aprendiz dijo...

La verdad que no tengo ni idea del tema, pero creo que estás generalizando y estás exagerando la situación de estos colegios.

Yo voy a destacar el tema del elitismo, que tanto parece disgustarte, y que a mi, que todas las personas me parecen igual en dignidad, respeto, derechos.., no creo que sea una discriminación.

¿Tiene de malo que yo no quiera mezclar a mis hijos con niños cuyo ambiente me disgusta? Obviamente yo le quiero dar a mis hijos una educación cristiana, una formación como personas... pero las personas somos influenciables y no me gustaría que los compañeros de clase de mi hijo fueran gitanos y niños de barrios pobres, y verlo frecuentar esos barrios y ambientes.

Eso no es discriminación ni racismo, en el colegio donde estudié que es privado, había negros, chinos, indios, moros y cada vez más mezcla... pero las razas de las personas no tienen peligro, sino los ambientes en los que se mueven en función de su economía.

Y si la educación pública, que es tan "no a la discriminación", no contempla a los padres que deseen esta educación (discriminándolos)los propios centros tendrán que buscar mecanismos de selección, porque no todos se pueden pagar un privado, o no quieren.

Por otra parte lo que dice Mariam no estoy de acuerdo que sea tan ridículo que un musulmán lleve a sus hijos a un colegio católico. En mi clase había una chica que se definía atea, de padre musulmán, madre cristiana no practicante, y que sentía atracción por el budismo, por supuesto no bautizada, y que iba a las misas del colegio. Y es que la educación y los valores de ese colegio no los enseñan los institutos.

Isel dijo...

Si un colegio es concertado, el pago de esas cuotas son de dudosa legalidad y que, como bien indica Al Neri, nos conducen a un intento de elitismo.
Dicho intento me parece muy contradictorio con el credo de dichas órdenes religiosas, por razones que me parecería increíble tener que explicar a alguien que se considere cristiano católico.
Considero que lo que tiene que garantizar es que dentro del colegio se cumplan normas de comportamiento para todo los alumnos sean de la raza o extracción social que sean así como un alto y adecuado nivel académico, como digo independientemente de su origen.
Con esto se garantizaría la función de cualquier colegio, igualar a todos para que cada uno se labre su futuro con su esfuerzo sin más discriminación y, en el caso de un colegio cristiano debería procurarse más todavía.
Mejorar la educación no es hacerla elitista para unas determinadas clases, sino que sea de calidad y exigente.
Cuando tenga hijos intentaré que estudien en el mejor colegio que pueda basándome en razones académicas.

Isel dijo...

Por cierto eso de que los concertados son más baratos que los públicos para el estado habría que examinarlo con más calma, que en esos temas se habla mucho sin aportar datos y eso es algo que me exaspera. Cuando hablo me gusta saber de lo que hablo.

alco dijo...

Aprendiz, seguramente tienes razón en bastantes cosas, pero creo que no respetas otras. Yo nací y me crié en una familia más bien pobre, en una ciudad industrial cercana a Barcelona. Colegio público, instituto, y carrera en universidad pública. Les debo toda la formación que pueda tener, sea la que sea, y esto incluye no sólo conocimientos sino saber convivir y valores, quizá no religiosos, pero valores. La educación religiosa me la inculcaron en la parroquia.
Mi padre, mi madre y hermanos, pobres, trabajadores y maravillosos. Y no creo que hayamos sido nunca una mala influencia para nadie.

Aprendiz dijo...

Alco, perdona si te he ofendido, por supuesto todo se puede matizar, y en mucho estaré equivocada.

nagore dijo...

A éste Señor, tampoco le gustan las "lentejas" le pasa igual que a usted... opina lo mismo que yo, pero lo cuenta mejor.

Lo sé, me estoy volviendo una copiona, pero pa qué escribir, si otros lo hacen mucho mejor que yo :))

Aprendiz de brujo dijo...

Yo no me atrevo an hablar mucho. Bueno, algo si.
He llevado a mi hijo un colegio religioso y no tengo creencias.Por tanto si me pongo a ser honesto conmigo mismo, quizás los motivos que me han llevado a adoptar tal decisión son los aludidas por Aprendiz. Efectivamente me da miedo que mi hijo se codee con gitanos o sectores marginales.quqizás sea una actitud amoral y vergonzante, pero así es.No así con colectivos como los que alude Alco,que tampoco yo soy Kasogi.Ojalá mi hijo tuviera un amigo como Alco, que es un tipo culto, sensato y educado.
También me da pánico que se codee con niños de papá imbéciles del culo. Pero menos.
El día que tomé la decisión me dije, que distinto es tertulear con dos cubatas, que jugarte los "cuartos" con tu hijo.
Por cierto lo refelejado por Neri en el post es TAL CUAL.
Tú llegas allí todo cándido y primerizo, y va el director con sus SANTOS COJONES y te va preparando para decirte que te quiere llevar al huerto.
Me recordaba a mi intentando dar el golpe con una dama a las tres de la mañana en un pub, merodeando intelectualmente para llegar al ASUNTO.
BUENO YO FALLABA Y EL NOS FOLLÓ. eFECTIVAMENTE LA CUOTA SON 50 MENSUALES Y NO ES OBLIGATORIA PERO POR FORTUNA EL 95 DE LOS ALUMNOS CONTRIBUYEN.EN FIN...DONDE VA VICENTE ...DONDE VA LA GENTE.
Por cierto creo que es injusto que nos subvencionen a quienes queremos que nuestros hijos no estudien con hijos de gitanos.
No debería haber concierto.

Al Neri dijo...

Me gusta que Alco y Aprendiz me hayan interpelado porque, parafraseando al Brujo, "qué distinto es tertulear con dos cubatas [o escribir un post de un asunto que encima no conozco de primera mano] que jugarte los cuartos con tu hijo".

Alco, no sé si soy de clase media y además no tengo hijos. Si los tuviera y me tocara decidir sobre su colegio, creo que daría la máxima importancia a que se educaran en un entorno cristiano y a que sus compañeros pertenecieran a familias no tanto de mi nivel económico (que es absolutamente normal)sino con unas preocupaciones, sensibilidades y ambientes que no resultaran nocivos para mis hijos.

Ser pobre no significa ser mala compañía. De hecho creo que es bueno que los niños estudien con niños de diferentes estratos. Por eso estoy a favor de que el Estado garantice el acceso de cualquier niño a un colegio religioso privado si sus padres así lo desean.

Sí creo que la "cuota voluntaria" es un mecanismo de selección elitista para disuadir a las familias de renta baja, a las que los colegios de curas y monjas a menudo identifican erróneamente omo problemáticos.

También creo que el problema no es solo de los colegios, sino de los padres, muchos de los cuales seguramente pagarán encantados como forma de "protección social". Yo no sé si pagaría. Lo que está claro es que sí pago a los gorrillas de los aparcamientos por miedo a que me jodan el coche.

Otra cosa: hay colegios que "sugieren" cuotas simbólicas y otros que piden aportaciones altas. A mí me han explicado que estos últimos, al menos en mi ciudad, son los colegios más céntricos y con más solera, y que lo hacen claramente para evitar la matriculación de los inmigrantes que puedan estar viviendo de alquiler en casas antiguas del centro. Por el contrario, los concertados de zonas menos favorecidas (que los hay) no pueden evitar la afluencia masiva de panchitos y gitanos debido al criterio de residencia, por lo que es una bobada que cobren mucho.

Por último, creo, como Profe, que la profesionalidad y capacitación de los profesores de centro público es muy superior a los de los privados (muchos de ellos reciclados o enchufados), pero, paradójicamente, el nivel educativo global es mejor en los concertados por diversas razones no estrictamente docentes, como por ejemplo la atención y el seguimiento personalizados, la mejor disciplina, la mayor implicación de los padres y, en definitiva, que nos guste o no, las estadísticas cantan: cuanto mayor nivel económico de las familias, mayor preocupación por la educación de los hijos, menor fracaso escolar y menor tasa de abandono.

Al Neri dijo...

Otra cosa y acabo el rollo. Lo que critico en el post es la hipocresía de los colegios. Si quieres admitir a quien te dé la gana y cobrar lo que te da la gana, no seas tan sinvergüenza de aceptar un concierto. Lo que dice Álex: esas son las reglas del juego. Y si no puedes mantenerte sin subvención y no quieres pasar por el aro, cierra el chiringuito. Pero no te dediques a engañar a la Administración perdiendo tu dignidad y encima extorsionando como la peor mafia siciliana.

nagore dijo...

Lo que no es justo, a mi parecer, es que tengamos que acabar pagando, por culpa de unos "AUTOexcluidos sociales" me da igual a qué clase pertenezcan, que no tienen ningún interés en estudiar, que ocupan las plazas de colegios e institutos y solo acuden a ellos a la hora de COMER, gratis por supuesto, que se dedican a extorsionar al personal docente y decente.
No creo que tengan ningún interés en matricularse en colegio "pijo" alguno, ni gratis.

A nadie nos ponen una pistola en la cabeza a la hora de pagar.
Si no fuera por el "concierto" algunos... apañados estábamos!!!

Al menos en mi caso, no creo para nada que la educación religiosa que reciben mis hijas se haya visto mermada en ningún caso, cosa que tampoco me preocupa, sinceramente. Me han salido muy piadosas, tampoco es malo. Para mí lo fundamental es que reciban una enseñanza de calidad ante todo, que aprendan a convivir, a cumplir unas normas básicas de convivencia... y que no lleguen a casa con un ojo morao.

No obstante, no creo en absoluto que el fin recaudatorio sea hacer una criba elitista, pienso que simplemente lo hacen por llenar la "saca" como lo han hecho siempre.
Hay quien paga y hay quien no, y no pasa absolutamente nada. En mi caso se hace en concepto de "clases extraescolares", con lo cual, algo estoy recibiendo a cambio y porque a mí personalmente me interesa, si no no lo haría. A eso debo añadirle un pastón en transporte y otros conceptos y tampoco soy Titacervera y ojalá no tuviera necesidad de hacerlo. Si las cosas fueran de otra manera, mis hijas estudiarían en un colegio público, se lo aseguro.

Las subvenciones para quien realmente las sepa aprovechar. El que no quiera estudiar, que se queda en casa y deje sitio.

A.J dijo...

A mi si su cristianismo es coherente con esta practica me da igual, no soy religioso, solo sé que no soy padre, pero si lo soy algún dia no muy lejano, me da grima pensar que mi hijo va a tener que ir a un colegio e instituto público plagado de aprendices de latin kings, moros trapicheros, canis y demás mierda social, y lo digo así de claro.

La clase media y trabajadora autoctona estamos"en pelotas" frente al fenómeno de la inmigración masiva que ha degradado, retrasado y saturado todos los servicios públicos, la educación de lso que más.

¿que soy clasista?

¿Clasista por no querer que mis hijos vayan a un colegio más parecido a uno marroquí o de Quito que a uno europeo?(todo se pega menos la hermosura)

Que los colegios intenten sacar sajada de este asunto me parece criticable, pero hoy por hoy, para la gente que no somos rica y pudiente, los colegios concertados son la única isla que se salva del lodazal de esta sociedad multicultural que ha convertido a España en un híbrido perfecto entre lo peor de Italia, Ecuador, Brasil y Marruecos.

Ojalá aguanten estas islas mucho tiempo y no acabe todo deborado por la masa multigueto.

Zorro de Segovia dijo...

Nagore me cuesta considerar como un "autoexcluido social" a cualquier joven de menos de 6 a 18 años.

Supongo que usted habla de la Universidad pública ...

A.J dijo...

Hay colegios en mi ciudad con un 60% de alumnos de origen marroquí y africano.


Me niego a que mi hijo estudie en un colegio con un nivel atrasadisimo, con gente que no es de su ambiente ni de su procedencia cultural, paso de que se codee(todo se pega menos la hermosura) con el arma utilizada por el capital y los politicos para acabar de heterogeneizar y bapulear a la masa social, la identidad cultural y lo más importante, el mercado laboral.


¿Que las monjas se aprovechan un poco de esto?

Pues yo lo pagaria con gusto.

nagore dijo...

Porque digo yo... (y eso que no iba a decir nada jaja) ¿es que alguno a visto alguna vez un gitano en "Maristas"? porque los de mi barrio van en "Hummer" a comprar el pan, todos tienen mejor coche que yo, así que... por dinero no será...!!!
¿Qué excusa les podrían entonces para no admitirles en caso de que alguno estuviera dispuesto a pagar?

Al Neri dijo...

Zorro, en la enseñanza obligatoria hay gente muy chunga y muy autoexcluida.

Nagore, ayer precisamente una amiga me contaba que su hijo (de Maristas en Valladolid) tuvo en clase tres gitanos. El concierto obliga a tener en cada aula un porcentaje mínimo de alumnos "con necesidades educativas especiales" (bonito eufemismo)

alco dijo...

Aprendiz, no me siento personalmente ofendido por tí, ni mucho menos. Comprendo perfectamente todo lo que has comentado. Mis hijas sí cursaron ESO y bachillerato en instituto, pero también es cierto que en mi ciudad hay más de 60 institutos, por mi profesión los conozco muy bien y elegimos adecuadamente. Pero comprendo muy bien, en la sociedad actual, que las personas con criterio tiendan a llevar a sus hijos a colegios concertados. Desgraciadamente, desde hace más de 20 años, la política educativa ha sido convertir la educación pública en un auténtico vertedero; una desgracia que se pagará (ya se está pagando) muy cara en el futuro, porque un buen sistema educativo público es la mejor herramienta de cohesión social que puede haber.

sefo dijo...

Aprendiz ya se ve que tu eres rica, que suerte tienes hija, has sido bendecida por el Señor. Ten cuidado con tus hijos no les mezcles con los asquerosos pobres no se te contagien. Llevales a un colegio del opus donde aprendana ser buenos cristianos y a vivir a partados de los niños de barrios pobres, puagh.

Álex dijo...

Permitanme un pequeño y respetuoso inciso en este maremágnum un tanto caótico de comentarios: he quedado agradablemente sorprendido ante el conocimiento de que Aprendiz de Brujo es padre. No lo sabía ni creo que lo hubiera podido deducir de los comentarios suyos que he ido leyendo en el tiempo que llevo participando aquí. No hago este comentario como cotilleo, ni para hacer broma, todo lo contrario: me alegro mucho por su hijo, Aprendiz de Brujo, porque tiene la suerte de tener un padre de espíritu abierto, despierto e ingenioso.

perroviejo dijo...

Pues sí me parece ridículo Aprendiz,si eres musulman llevar a tu hijo a un colegio religioso que encima es parroquia y los niños están muy implicados en ella y que cuando lleguen esos momentos, que son muchos, tu hij@ se quede solo en el patio o en un aula vacía. Para eso mejor lo llevas a un colegío público o privado aconfesional y te ahorras que tu retoño quede excluido.

Llevo a mis hijos a este colegio porque me da cosas que en el público que me correspondía no tenía posibilidad de solicitar aulas separadas para mis dos hijos, comedor y madrugadores en caso de trabajar, etc. En este colegio hay niños de todo tipo, inmigrantes, nacionales, pijos e hijos de obreros, ahí está lo bueno, yo he crecido así y no me ha supuesto ningún problema, creo que si metemos a nuestros hijos en una burbuja flaco favor les hacemos porque algún día saldrán al mundo y se darán una buena hostia.

Otra cosa es que los meta en un aula en la que van a ser los únicos que hablen castellano, eso no lo haría no soy tan imbécil.

Aprendiz de brujo dijo...

Alex, muchas gracias por tu inmerecidísimo -y no sabes hasta que punto-,halago.Por fortuna su madre es magnífica, para compensar.
Supongo que para algunas cuestiones soy abierto y para otras muy cerrado,(pero mucho).
Y en general creo que si me miro soy mucho más cerrado de lo que parece.
No tengo un pensamiento lineal en la vida. Si hablamos de gitanos, soy muy fascista. Si hablamos de homosexualidad, puedo resultar hipócrita, por mi postura moderada . Si habalmos de la guerra de Irak puedo resultar un progre.
En la vida, todo es relativo, según con quien se compare uno.Gracias no obstante.
Un abrazo, Alex.

Aprendiz de brujo dijo...

Neri se me olvidaba. No creo que la aportaciones se hagan con fines disuasorios o elitistas, sino recaudatorios.

Álex dijo...

Verse y analizarse como acaba de hacer, Aprendiz de Brujo, no lo hace todo el mundo... Así que igual algún halago sí que se merece, estoy seguro. ¡Venga ese abrazo, hombre!

Al Neri dijo...

El objetivo final es recaudatorio y el objetivo mediato es el elitismo.

nagore dijo...

Cierto Neri, son 3 plazas. Aquí no hay problema en Bachillerato porque siempre se quedan libres, no llega ninguno...ojalá!!! porque facilidades y medios tienen más que usted y que yo.

Los colegios verdaderamente elitistas, continúan siendo privados y a ellos no accede cualquiera aunque pueda pagarlos.

A.J dijo...

Yo fuí a un colegio concertado y algún marginal habia,de hecho un chaval medio gitano era muy buen amigo mío, incluso habia 2 chinas hijas de los primeros chinos que iban por aquí montando restaurantes y demás.

Los colegios concertados siempre han sido de clases medias o de cristianos obreros(los cristianos de pasta siempre se han ido a los colegios "de la obra"-opus)

Los colegios de pijos privados o los opusianos(por mi experiencia, ya que tuve amistades en esos colegios) son un criadero de gilipollas, putas o reprimidos(Sansueña, colegio femenino del Opus de mi ciudad tenia su propio lema"En Sansueña, la que no es puta lo sueña")


En definitiva, que espero que los colegios concertados sigan siendo el refugio de los hijos de la clase media autóctona, no sé lo que resistiran la marea mierdicultural(siento si me lee algún progre, pero a España no ha venido inmigración, ha venido , por lo general, la escoria de medio mundo y la gente mirando para otro lado pensando que eso no les afecta ni afectará)

ignatus dijo...

Nagore, decir que un gitano tiene más facilidades para estudiar que tú y que yo es un error muy grande. Me imagino que tú estás pensando en el gitano que puede tener ayudas para el estudio, para libros, comedor gratis, etc. Pero la parte económica no es la única que "facilita" el acceso. E incluso precisamente en ese aspecto, si recibe esas ayudas es precisamente porque es pobre (A.Js y similares, ahorraros el comentario de que lo sacan de la droga y que en realidad ganan más que nadie, que ya lo digo yo por vosotros y ganamos tiempo). Y en muchos casos esa pobreza hace que el niño siga siendo para esta gente un recurso del que tirar para la realización de tareas poco propicias para el estudio (colaboración en el trabajo de los padres o simplemente tener que acompañarles, por ejemplo).

Y en otro aspecto no económico, el tener unos padres que no dan importancia al estudio pues para ellos no la ha tenido, o que no puedan (ni quieran) apoyar a su hijo en casa con unos simples deberes por falta de formación es una traba muy grande para poder acceder a unos estudios medios. Quedarse sólo en que a los pobres se les dan más becas y pensar que con ello están en mejores condiciones de acceso es, repito, equivocado.

Para entendernos, cuando yo estudiaba mis padres se molestaban en llevarme al autobús cuando era pequeño. Cuando llegaba a casa me preguntaban qué había hecho en clase. Si necesitaba un rotring me lo compraban (cuando jodí el tercero en un mes, me compraron una plumilla). Al llegar a casa merendaba, veía los fráguel y me ponían a hacer las tareas. Cuando acabé la educación obligatoria no me "invitaron" a dejar de estudiar para ayudarles en su curro (lógico: mi padre leía perfectamente el periódico él solo)... Si se hubieran limitado a pagarme el cole, estoy seguro de que hubiera estudiado menos y menos años.

En esta línea, Neri, entiendo que puede ir el comentario de Zorro de Segovia (al que por cierto aprovecho para agradecer sus siempre interesantes escritos) diciendo que un joven de menos de 18 años (de 16, en la escolarización obligatoria) pueda ser considerado "autoexcluido" de nada: un menor tiene unas posibilidades de decisión muy limitadas y es fruto en un 90% de lo que determinen, decidan y hagan sus padres. Y de la formación y el entorno que tenga. Un chaval de 12 años podrá ser gilipollas y macarra pero difícilmente podrá considerarse que se excluye voluntariamente con conocimiento de causa. Vendría a ser el mismo motivo por el que las leyes penales establecen una edad mínima para "delinquir", pues se supone que antes uno no es enteramente responsable de sus actos.

Saludos.

nagore dijo...

Siento no tener una moral tan "elevada" y ser una persona tan cruel, tan poco considerada y tan racista.
Victimas entonces? de qué? de quién? de sus padres? de la sociedad?
Y un wevo!
Ignatus, te lo digo desde el aprecio que te tengo aunque no te conozco y espero no te tomes a mal lo que te voy a decir:
Vivo en un barrio de gitanos, los padezco cada día. Me han robado en casa, se lo llevaron todo, por la calle lo intentaron a punta de tijera (se llevaron de todo menos la cartera), han pegado, escupido, insultado a mi hija muchas, pero muchas veces.
Cometí el error, del cual me siento muy pero que muy culpable, cuando llegué aquí, de matricularla en el colegio público del barrio. La mitad del profesorado está de baja no solo por depresión, sobre todo por agresión continuada. No te voy a contar mis penas, así que imagínatelas. Mi hija mayor tenía por entonces 10 añitos.

He conocido a gente muy pobre, que ha vivido toda su vida en la miseria y a tenido los "collones" de tirar pa lante, sin haber estudiado, a base de amor propio y mucho esfuerzo.

"El Floren" vecino mío y gitano de toda la vida, se fue del barrio porque quería "algo mejor para sus 7 hijos", dicho por él. No agüantaba.

Estoy hasta las narices, porque a mí tampoco me sobra el dinero, de que se favorezca a gente que no es capaz de aprovechar absolutamente nada.
No he afirmado en ningún momento que esté en contra de esas ayudas, si me lees más arriba verás que he dicho que se las den " a quien realemnte las sepa aprovechar".
El comentario de "Maristas" ha sido puramente sarcástico aunque lo que cuento a continuación tan real como la vida misma y termino con una pregunta capciosa.

No tienen interés, ninguno por cambiar, por mejorar su calidad de vida. Viven así porque les da la gana, si fueran víctimas de algo o de alguien lo son sin duda de sí mismos, porque ni todos son iguales ni yo tengo nada en contra de ellos.

Mi suegro es analfabeto (no tenía porqué contártelo, pero te lo cuento) nunca pudo ayudar a sus hijos absolutamente en nada, lo cual no ha sido inconveniente alguno para que cada uno haya sacado a base de becas y apretando el culo, su licenciatura. Además de analfabeto vivía en la misería. Hoy en dia tiene una pequeña empresa, le va muy pero que muy bien, sigue sin saber hacer la O con un canuto, ya se la hacen por él...

Jamás culparía a un niño de nada ni hablaría de forma peyorativa ni despectiva, solo me faltaba. Pero con 16 años, uno ya no es tan niño y sí puede decidir si quire seguir siendo un macarra o no.

Una señora (gitana) me dijo una vez:
"la pobreza no está reñida con la limpieza".
digo yo... que la educación tampoco!

A más de uno querría yo verle aquí, que es muy bonito ser solidario y sensible cuando rellenamos el sobre del Domund o llevamos el paquete de garbanzos de la Operación Kilo, pero los tenemos lejos, en la periferia... que cuando ves lo que han hecho con esas ayudas, se te quitan las ganas de volver a dar un duro, ni un paquete lentejas.

Siento haberte decepcionado con mis comentarios y haberme extendido tanto.
Un beso.
Nago

nagore dijo...

Y todo para decir, que no creo que el pago de las cuotas sea con fines elitistas, porque entre otras cosas, esas personas, ni siquiera tienen interés en hechar la matrícula!

ay que joderse!!! me autoexcluyo!!!

Aprendiz de brujo dijo...

Suscribo el juicio que sobre los tanos hace Nagore.
Amigo Ignatus, los gitanos tienen que rebelarse contra su tradicional modo de vida; entender de una vez lo que es vivir en sociedad y las obligaciones y derecho que ello conlleva. Son ellos los que tienen que dar un paso al frente.
No voy a poner un ejemplo de los cienmil topicazos que no por ser repetidos dejan de ser verdad.
Hasta que dentro de ellos,(los adultos, claro) no surjan voces "avanzadas" que tomen el mando, no hay nada que hacer.
Yo personalmente, les quiero a tresmil metros de distancia mínima, y a poder ser encima de un tablado, o en su defecto entre rejas.
A dia de hoy son un mal para la sociedad. Restan mucho más de lo que suman.

Aprendiz dijo...

Sefo, pues tu que eres tan abierta lleva a tus hijos a la mierda de instituto que les toque, y que se hagan amigos de un pandillero, y a los 14 años dejen de estudiar y se pasen el día fumando porros en un escalón del barrio, o simplemente en tu casa viendo la tele. O quizás no les pase eso y lleguen a ser los número uno en la universidad. Tu te la juegas.

Yo no soy rica y en los colegios privados no todos son ricos, pero yo te digo que con los hijos uno no se arriesga porque un niño es bueno hasta que deja de serlo, y si lo metes en un sitio donde hay mucho fracaso lo expones a eso. Y si lo metes en un ambiente de motivación, estudio y trabajo, tendrás menos posibilidades de que fracase.

Al Neri dijo...

Los comentarios de Nagore y el último comentario de Aprendiz me han parecido muy buenos.

la lozana andaluza. dijo...

A ver yo estoy en total desacuerdo con todo,primero:no creo que haya que subvencionar a los padres que eligan para sus hijos un colegio privado,el que quiera un colegio de pago,que lo pague.
Segundo: no creo,que un niño que vaya a un colegio elitista,acabe siendo de mayor un lord,perfectamente puede acabar siendo un delincuente,no hay mas que ver el telediario para comprobarlo.

Me parece absurda la ídea de querer apartar a los niños,de otros que consideremos inferiores al nuestro,me parece una falta de dignidad hacia estos niños menos pudientes o con peor suerte que el nuestro,y por supuesto no todos los niños que proceden de esferas mas bajas,tienen que ser apestados o acaban mal.
Yo fui a un colegio privado de monjas hasta los 13 años,donde lo que mas estudié fue religión,y mucho rezar,hasta acudía a misa cada mañana.A partir de esa edad fui al instituto,donde coincidí con niños que procedían de todas las esferas sociales y marginales,y fué mi madre la que quiso que conociera la cruda realidad,que yo no era ninguna princesita,pues bien de esa época tengo mis mejores amigos,que me han acompañado toda la vida,algunos vienes de familias rotas,otra amiga la conocí en el instituto,cuándo su padre cumplía condena por un delito,paradojicamente,hoy en día ella es funcionaria de prisiones,también allí conocí a un homoxesual,cuyos padres regentaban un cutre negocio,en una barriada marginal de mi ciudad,hoy este chico es mi mejor amigo,y sus padres,que ni siquiera tuvieron la oportunidad de ir a nigún colegio,ni público,ni privado,le pagaron una carrera,y han sido un gran referente en mi vida,ya que yo me quedé huerfana,y me han dado tanto calor humano,que nadie aunque perteneciese a la realeza,podría haberme dado.
Me indigna leer,que apartemos a nuestros hijos de seres inferiores,de gente marginal,me indigna,la estupidez humana.Mis padres,jamás me dijeron que no fuese con mi amiga,porque su padre era un delincuente,hoy se lo agradezco de todo corazón,porque ella es para mi,mas que una hermana,y no la cambiería no por todo el oro del mundo,otra que conocí en el instituto,sus padres vendían baratijas en los rastrillos,y muchos domingos,los acompañabamos,entre todo el gitaneo,mis padres nunca me prohibieron ir con ellos,hoy mi amiga es jueza,y jamás ha renegado de sus orígenes.
Yo lo que tengo claro,es que mis padres eran excepcionales,que nunca me hicieron creer superior a nadie,ni ver inferior a otra persona,que me dieron libertad para elegir mis amigos,y hoy me alegro porque entre todos formamos una gran familia,micho mas que las familias de verdad.
Ojalá vuestros hijos os salgan normales,con tanta idiotez premeditada,ojalá de corazón.

ignatus dijo...

Nagore, no puedo tomarme a mal nada de lo que comentas pues no veo nada ofensivo ni intención de que lo sea. ¡Y malo sería que no pudieras discrepar!

En cualquier caso, me da que deduces de mi comentario más cosas de las que realmente digo porque parece que te defiendes de "acusaciones" que yo no he hecho.

Coincide que además muchas de las cosas que señalas las comparto:
- yo tampoco querría estar en un barrio todo lleno de gente chunga, sean de la raza y nacionalidad que sean;
- entre un colegio para mis hijos lleno de gente chunga y otro lleno de gente bien/pija, si no hay un término medio, también me quedo con el segundo.

En lo que principalmente discrepo es en que un chico de 16 años pueda decidir: yo no pude ni conocí a casi ninguno de mis amigos y compañeros de cole que decidieran. El que "eligió" fue para hacer FP porque suspendió la EGB. O para dejar todo y meterse en drogas. Pero la mayoría seguíamos estudiando porque era lo que había que hacer (no se nos exponían ni conocíamos más alternativas). En mi ambiente nadie discutía eso. Yo no hubiera podido convertirme por arte de magia en un macarra ni en prostituto. Pues lo mismo pero a la inversa sólo que en un ambiente mucho peor le pasa al gitano chungo, que lo es por ser de familia chunga. No puede de repente cambiar y decidir que quiere ser médico. No sabe ni qué es eso ni va a tener los apoyos necesarios porque no los ha tenido nunca.

El ejemplo que tú señalas probablemente me sirva también a mí de ejemplo: que tu suegro no supiera escribir obviamente no ayuda a que sus hijos sean buenos estudiantes, pero no lo impide pues lo principal es que aun siendo "inculto" seguro, seguro que entendía que el conocimiento era valioso y motivó a sus hijos hacia un estudio al que él no pudo acceder. De otra manera hubiera sido imposible. No conozco a nadie que con 16 años se escape de casa para dedicarse a los estudios. Ni con becas.

Comparto lo que dice Aprendiz de Brujo de que en el mundo gitano, en muchos casos, son ellos (los adultos, no los menores) los que tienen que dar un paso al frente y tener voluntad de cambiar.

No se contradice con lo que he expuesto sobre los condicionantes de la educación: no vale con matricular al niño y recibir una beca para poder estudiar. Si el día de mañana mis hijos piensan que sus estudios se deben simplemente a que rellené unas hojas de inscripción y pagué unos libros les arranco los genitales para que no tengan descendencia por desagradecidos hijos de puta y no saber valorar el muchísimo esfuerzo que realizamos sus padres continuamente.

De lo dicho por Aprendiz yo me reitero en que prefiero un colegio o instituto que esté en un punto medio: que haya de todo (buenos y malos) y que conozca la realidad pues lo contrario es intentar preservar a los niños en una burbuja.

Un colegio sólo de niños bien, sería tenerles engañados y amariconarles y uno sólo de macarras sería restarles oportunidades (y engañarles también, claro).

En un centro "mixto" podrá haber amenazas diferentes, pero no creo que sean mayores que en un centro "bien": en ambos casos la labor de "pastoreo" de los padres se me antoja imprescindible para evitar que se descarríen.

Siento haber tardado en contestar, se me olvidó que había escrito en esta entrada y no la revisé.

Un cordial saludo a todos.

Aprendiz dijo...

Ignatus,

Yo llevaria a mis hijos al mejor colegio que hubiera en mi ciudad, tanto por el nivel academico como por formacion. No me importa que eso les pueda hacer crecer en una burbuja (de ser efectivamente asi), porque antes o despues se irian a encontrar con la vida. Lo importante no es enseñarles a los hijos la cruda realidad cuanto antes, sino que esten preparados para esa realidad sea como sea que se les presente. Creo que el objetivo de un colegio no es ni esconder a los niños del mundo real ni mostrarle su lado mas crudo, simplemente darles una oportunidad para su futuro, y hoy en dia el que no estudie no tiene muchas posibilidades.

Siento las faltas de ortografia.

Juan García dijo...

He visto la siguiente página en la que plantean la cuestión de deducir en el IRPF por las aportaciones voluntarias. Os dejo el enlace por si a alguien le interesa:

http://sanzasoluciones.blogspot.com.es/2012/05/deduccion-irpf-por-aportaciones.html