viernes, 9 de julio de 2010

HISTORIAS DE ESPAÑA VIEJA (IX): EL MUNDIAL DE 2010

¿Qué leches tendrán que ver la añosas anécdotas que habitualmente ofrecemos en esta sección de historia con la brillante actuación de la Selección Española en los Mundiales de fútbol?, se preguntarán con sorpresa los sufridos lectores de La pluma viperina.

Pues mucho, señores. Tiene mucho que ver. Porque resulta ya evidente que el Mundial está siendo un instrumento de la Providencia para resarcir a nuestra Patria de las injusticias y descalabros sufridos en los últimos siglos. El Cielo ha querido que el más importante campeonato de fútbol sea nuestra oportunidad histórica de tomar revancha contra los hijos de España que lejos de mostrarse agradecidos por nuestra ingente labor en sus actuales territorios decidieron un día escupirnos a la cara y escapar a nuestra amorosa tutela.

Salta a la vista.

Nuestra querida Honduras, tomada por el gran Hernán Cortés, llegó a ser provincia con su Diputación Provincial y todo, pero nos dio la espalda en 1821, envenenada por los vientos liberales y patrocinada por los perros ingleses.

Nuestra antigua Capitanía General de Chile (Virreinato de Perú), cuyo territorio fue descubierto y explorado por el mismísimo Magallanes, se emancipó de la Madre Patria en 1818, de la mano del general masón José de San Martín.

Por otra parte, y además de nuestra historia común con los lusos hasta la Alta Edad Media, el Reino de las Españas y Portugal fue una realidad política en la época de los Austrias, entre 1580 y 1640.

Paraguay fue España, mal que ahora les pese a algunos indigenistas del demonio. Imposible olvidar las gestas del explorador Cabeza de Vaca o la tarea encomiable de los jesuitas con los guaraníes a través de las modélicas reducciones. Ello no impidió a los ingratos paraguayos dar la espalda a Madrid en 1811. Que se repasen la peli La Misión.

Con Alemania la cosa fue más compleja, pero admitamos que sí llegó a haber unidad política cuando a Carlos I le coronaron Emperador en Aquisgrán en 1519. Su lucha contra los herejes protestantes por aquellos lares aún es recordada con emoción por todos los católicos como Dios manda.

¿Y el domingo?. Adivinad qué pasará el domingo teniendo en cuenta que en este Campeonato hemos vencido hasta ahora a todas nuestras antiguas colonias y provincias (Suiza nunca lo fue). Hagamos memoria con Holanda, que fue españolísima durante casi 200 años hasta la bochornosa Paz de Utrecht en 1714. Que le pregunten al Capitán Alatriste la zurra que les vamos a meter a los neerlandeses para convertirnos en Campeones del Mundo.

¡A por ellos, oeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeé!

8 comentarios:

Soldado Vikingo dijo...

Alemania y España estuvieron bajo el control del mismo emperador, pero eso no quiere decir que fueran un mismo reino.
Y yo no calificaría a los protestantes de herejes, son cristianos como nosotros, solo que de otra rama.
¡Este domingo seremos campeones!.

Isel dijo...

Estimado Sr Al Neri... ¡qué coño me está contando! que derroche de imaginación. Hombre, gracias por el repaso histórico pero una cosa es que estas cosas deportivas aumenten la moral "colectiva" del país y otra cosa es remontarse a esas historias imperiales. Como ejercicio de viernes está chulo, la verdad.

Sr. Soldado... repásese usted lo que significa hereje.
Saludos y buen finde a todos.

sandra dijo...

Jajajajaja.... que se le ve el plumín, Sr. Neri!!!! Que ud. quería escribir un post sobre la selección y este mundial que tiene colapsado el corazón de todos los españoles...

No hacía falta semejante triquiñuela para hacer un post que simplemente refleje el orgullo patrio ante el mundial...

Nos vamos a comer a los holandeses vivos!!!!

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Muy interesante, sr. Neri, a pesar de que las misiones jesuíticas para guaraníes eran la reducciones y no las encomiendas.

A pesar de ello, lo que me llama la atención es ver Barcelona y Bilbao, al igual que el resto de nuestra piel de toro, plagada de banderas nacionales por algo tan absurdo como es el fútbol. Si algo tan simple y burdo puede unir a los españoles, imagínense una gran empresa en la que ahogar todas nuestras diferencias... España volvería a ser grande como en sus mejores tiempos.

Por cierto, Soldado Vikingo, los luteranos y calvinistas son, como se les llamaba en la España Imperial, perros herejes. Cismáticos serían los anglicanos o los ortodoxos pero los demás: A LA HOGUERA. ;-)

Al Neri dijo...

Soldado Vikingo, bastante pasiva estuvo la Inquisición con los herejes protestantes.


Tiene razón, Subdire, me he liado. Lo corrijo.

Veneficus dijo...

Sólo hay que escuchar el himno de Holanda (y saber holandés) para saber que ganaremos hoy.

La primera estrofa dice algo así como ...

Guillermo soy de nombre,
De Nassau, Señor,
A su Patria no hay hombre
Más fiel, con más fervor.
Sin tacha, nada empaña
De Orange mi blasón,
Al rey señor de España
Rendí yo siempre honor.

Al Neri dijo...

Cierto, cierto, Veneficus, pero bastantes estrofas después dicen los muy cabrones:

"Ni dolor ni laceria
Igualan dura ley
De saber en miseria
El buen país del Rey.
Mi alma se atormenta
Oh noble pueblo y fiel
Viendo cómo te afrenta
El español cruel".

Hoy sí que les vamos a afrentar, ¿eh?

Maribeluca dijo...

a por ellos oé oéeee...mandaremos a los Tercios a poner otra pica en Flandes (y si llegamos a perder sé de uno que habrá que cocinar a la gallega..) Un saludo.