miércoles, 7 de octubre de 2009

LOS BRUJOS DE ATOCHA

Por culpa de este berenjenal de competencias y administraciones en el que nos encontramos encharcados no tengo claro de quién depende la gestión de las estaciones de ferrocarril. No sé si será del Ministerio de Fomento o de ADIF; incluso, dudo si la gestión de los andenes será asunto de unos y las tiendas y espacios inmersos en las estaciones dependerán de los ayuntamientos, las comunidades o vaya usted a saber quién. Lo que tengo clarísimo es que no se permitiría una exposición en la estación de Atocha que versara sobre temas poco acordes con el «estado laico y moderno»; ya estuvieran éstos relacionados con la religión católica o los peligros de la promiscuidad. Y vamos, no me quiero ni imaginar el jaleo que se montaría si en algún recinto público -o incluso privado- se celebrara una exposición sobre maneras de curar la homosexualidad.

Eso sí; si se trata de la V Feria Esotérica, los medios de desinformación de masas atenderán el evento a diario durante dos semanas. Hoy, dedicando cinco valiosos minutos a mostrar como un impresentable -que dudo si es un estafador, un loco o, sencillamente, un gilipollas- intenta vender al pardillo de turno un trozo de pirita con el que asegura se puede encontrar trabajo en poco tiempo. Mañana, un individuo de sexo difícilmente catalogable explicará, al mediodía en Antena 3 y en Telecinco por la noche, cómo los astros influyen definitivamente en nuestras vidas y cómo él, invocando la ayuda de El Fantasma de las Bragas Rotas, puede modificar el destino que las estrellas rubricaron hace milenios. Incluso Mamen Mendizábal, adalid del progresismo bibianista e implacable fustigadora de machistas, homófobos y fanáticos oscurantistas nacionalcatólicos -sería tonto de baba el que inventó el término-, estará dispuesta a dedicar un valioso espacio a un tema tan interesante como la positiva influencia energética que ciertos pedruscos semipreciosos de río tienen sobre la salud. Me gustaría preguntar en público y en Público a cualquiera de estos lumbreras qué dice el teorema de las fuerzas vivas.


Parece mentira que, en un tiempo en que se ensalza la ciencia y el positivismo hasta límites paradójicamente irracionales, goce de tantísimo éxito todo lo relacionado con la hechicería y la superstición. Quizás sea una estrategia de ingeniería social que, en una época en la que se hace escarnio de toda creencia religiosa, y más aún si es católica, acaparen tantísima atención gilipolleces como conjuros chamanístiscos para que Madrid fuera elegida como sede olímpica. Durante veinte siglos, la ciencia y la religión han luchado para expulsar la superstición y los alienantes mitos esotéricos de la sociedad para que ahora aparezcan hasta en la sopa los estafadores y esquizofrénicos echadores de cartas y lectores de bolas de cristal: personajillos sin escrúpulos que por fama y poder hacen el agosto estafando a tontos del bote y a pobres desesperados que acuden a ellos creyendo en sus promesas de, incluso, milagrosa curación.


Por lo que tengo entendido, en países como Italia la hechicería está prohibida por ley. Dudo si en España se podría aplicar algo similar o, incluso, hacer que todos los rappeles, aramises, pacoporras, adivinas, brujas, magos y curanderos se pudrieran en la cárcel por estafa o intrusismo profesional. Por mi parte, me quedaría muy a gusto si, como en otras épocas más gloriosas, se les pudiera recetar una buena ración de cepo o, mejor aún, una dosis rápida y suficiente de garrote vil.

21 comentarios:

Rocco Lampone dijo...

Estimado Sr. Subdirector:

realmente fascinante el post de hoy, y lo cierto es que el tema daría para muchas horas.

Por una parte tenemos toda esa pléyade de hijos de puta que viven del cuento (en España es una profesión como otra cualquiera), que no dudan en timar, esquilmar, hacer el ridículo y delinquir en directo con tal de ser famosos/casposos y que se hable de ellos.

Por otra parte tenemos el afán del ser humano de controlar todo, aún incluso lo imposible, como los sucesos futuros. Siempre queremos saberlo todo, y además, siempre queremos que nos adulen y nos digan lo guapos que somos, que tendremos trabajo mañana, y ganaremos pasta gansa, que nos echaremos una novia de lujazo, vamos, que ni Bar Refaeli ni tipeja que se le parezca; que seremos afortunados con las amistades, nos tocara la lotería y publicaremos un libro. Y todo esto por comprar esa pezuña de bilibrambo empapada en orines de mono titi al módico precio de chorrecientas mil.
Nos cae bien por gilipollas.

Mención aparte merece la mierda de noticiarios en que se han convertido los de Antena3. Son de un patético que da risa. Entre los tarados de tachán tachán A FONDO ZONA CERO, las tonterías de PONLE FRENO, sus anuncios pretenciosos de estrenos de series y ahora, LO MAS VISTO EN SU WEB, dedican a noticias 15 minutos.

Y menudas noticias. Parece El Caso.

Lanarch dijo...

> Durante veinte siglos, la ciencia y ***la religión*** han luchado para expulsar la superstición y los alienantes mitos esotéricos de la sociedad...

Bueno, en realidad solo la ciencia. Porque todas las supersticiones monoteístas (cristiana incluida) luchan por eliminar las supersticiones de los demás ;)

Creo que las supersticiones (la cristiana también) poco a poco van retrocediendo. Demasiado poco a poco. Pero en nuestro caso cercano, la cristiana en particular va cayendo a causa de sus propias pifias. Así que la gente de natural supersticiosa que ya no cree en la iglesia se agarra a cualquier otra chorrada.

Y lo de la feria esa es vergonzoso por completo...

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Creo que es indiscutible que las religiones monoteístas han hecho tanto o más que la ciencia por eliminar las supersticiones arraigadas en la sociedad. No creo que la Iglesia católica (ni los musulmanes ni los judíos) te aseguren que haciendo un conjuro mágico vas a adivinar el futuro o a conseguir lo que desees sin esfuerzo alguno.

Otra cosa es confundir el ansia humana de transcendencia y espiritualidad con superstición. Eso, el negar la espiritualidad y la transcendencia me parece, sobreo todo, triste; casi zoológico.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Completamente de acuerdo con sus reflexiones, sr. Neri. Quizás haría una puntualización en su observación sobre los 100% abstemios: es cierto que no me fio de esas personas (quizás porque traten de ocultar algo, no sé) pero no creo que se deba a un pasado alcohólico propio o de alguien cercano.

Lanarch dijo...

> Creo que es indiscutible que las religiones monoteístas han hecho tanto o más que la ciencia por eliminar las supersticiones arraigadas en la sociedad.

Como digo, lo que eliminan son las supersticiones de los demás.

> No creo que la Iglesia católica (ni los musulmanes ni los judíos) te aseguren que haciendo un conjuro mágico vas a adivinar el futuro o a conseguir lo que desees sin esfuerzo alguno.

Pero en Lourdes a veces te curas, hay que pedir a dios por la sanación de los enfermos, si la oración te libra de un brete das gracias a dios (eso sí, nunca le insultes por haberte metido en él en primer lugar), si sigues un código de conducta determinado tendrás otra vida como fantasma chupiguay... Yo a esto lo llamo supersticiones, igual que a la pirita atrae-riqueza.

En lo que sí te doy la razón es en lo del esfuerzo. El móvil económico es absoluto y descarado en la mayoría de esta panda de estafadores de tres al cuarto y, por tanto, no suelen exigir más esfuerzo que abrir la cartera.

Isaak Asino dijo...

No soy partidario de prohibir nada, incluso supercherías como las que describes y otras más gordas que acaecen por los pueblos y aldeitas de las Españas. Allá cada pardillo con sus neuras y la pasta que le saquen por descerebrado.

No obstante, las grandes religiones monoteísta utilizan procedimientos similares en forma de objetos que llaman "de culto" y a los que se atribuyen propiedades milagrosas o curativas, incluso trozos de seres humanos con su leyenda incorporada y considerados fetiches, mantras y sortilegios en forma de "oraciones" con las que se pide y espera conseguir favores de seres superiores, llegándose a asegurar que un objeto, edificio o lo que sea es "especial" porque ha sido bendecido por el chamán de turno.

No sé desde dentro, pero desde fuera y lo digo sin ánimo de ofender, sólo como reflexión, la diferencia entre unos y otros estriba únicamente en la subjetiva consideración social que concedemos a unos o a otros.

Saludos.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

El segundo comentario que he puesto, iba dirigido al post sobre el alcohol del sr. Neri.

Lo que tiene ir demasiado acelerado.

LANGOR dijo...

Buenos dias:

Interesante post señor Subdirector.

Creo que en las creencias religiosas/ideologicas hay siempre un fondo y una forma.

La cuestion entre los que defienden las formas y los que defienden el fondo no es nueva:

Cristo ya la tuvo con los fariseos,
(sirvan como ejemplo la cuestion del Sabbath, el poner cargas en los hombros de los demas que ellos ni tocan, tirar la primera piedra, etc), en el imperio bizantino hubo luchas entre iconoclastas e iconodulos y hay numerosos movimientos en la historia de la iglesia (hereticos y no) que trataron de quedarse con el fondo y simplificar la forma.

Creo que el problema de una religion/ideologia se da cuando la forma se pone por encima del fondo y cuando solo hay forma, como es el caso expuesto directamente en el articulo la situacion es ridicula.

No obstante a dia de hoy la forma se valora mucho (como se ve en esta feria) porque es mucho mas facil seguir la forma que el fondo.

Un ejemplo, si yo quiero salir con una chica y ligarmela es mucho mas facil ir a uno de estos sacacuartos y lanzar un hechizo de amor, que pedirla quedar y tratar de camelarla.

Y de formas absurdas e idiotas, las religiones monoteistas (todas) y muchas otras ideologias estan muy bien servidas.

Pero si la gente le gustan las formas y se consuelan en ellas, como dice Isac, ellos mismos.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Vamos a ver. La fe necesita de signos sensibles, temporales. Pero nadie aseura que por ir a Lourdes vayas a sanar y, mucho menos, que rezando, simplemente, sanas, sin necesidad de acudir a médico alguno.

Lo mismo sucede con las estampitas y cosas similares. Son apoyos a la fe. Sí es cierto que algunas personas, en realidad riden culto a una figura y una estatua pero es no es religión y sí superstición y la Iglesia, desde siempre lo ha dejado claro.

Al Neri dijo...

Me ha parecido intachable el post de El Subdirector del Banco Arús y comparto sus soluciones al problema.

También he de reconocer que los argumentos de Lanarch y de Isaak Asino son intachables. Yo comprendo perfectamente que una persona que no cree en Dios ni alberga inquietudes espirituales de ningún tipo considere la Misa, la oración o el rito de los Sacramentos como supersticiones al mismo nivel que la Magia Negra, el Vudú o el Tarot. También entiendo que considere que la preeminencia histórica y social del Cristianismo sobre todas estas práticas responda a circunstancias sociales o políticas y no a la Voluntad de Dios. Hasta aquí su razonamiento no ofrece fisuras.

Como creer o no creer es subjetivo, yo admito que mi Fe, mi firme convencimiento de que Dios existe y me ama, se basa en la educación que he recibido y está motivada en buena parte por el entorno sociocultural en el que he crecido. Yo no tengo pruebas admisibles en derecho de la existencia de Dios y de que el Catolicismo es la religión verdadera. Pero yo lo creo y actuaré en consecuencia el resto de mi vida, en lo privado y en lo público, apoyando a la Iglesia Católica en todo lo que pueda y sepa.

Eso sí, la comparación entre Cristianismo y brujerías creo que en el fondo es bastante demagógica, por la sencilla razón de que mientras Aramis Fuster o cualquiera de esos zumbados tiene un móvil económico (tienen un negocio con el que quieren ganar cuanto más mejor), los sacerdotes católicos no dicen Misa, ni enseñan a rezar a los niños, ni dan la unción de enfermos, ni realizan obras de caridad, ni van a las misiones para forrarse.

Los anticlericales podrán rebatirme con que la Iglesia cobra por las bodas y por las misas de difuntos, con que el Vaticano tiene monumentos y tesoros lujosísimos o con que los católicos deben marcar la casilla correspondiente del IRPF.

Sin entrar a valorar estas cuestiones (la mayoría de las cuales responde a la necesidad lógica de que los fieles de un determinado Credo mantengan a su Iglesia; si no, que se borren, que nadie les obliga), no creo que nadie sea tan retorcido para suponer que un chaval que ingresa en el seminario lo hace para vivir lujosamente o para incrementar su patrimonio personal. Lo mismo creo que puede aplicársele al propio Santo Padre. ¿De verdad creéis que Ratzinger buscaba fama, dinero y poder cuando fue elegido Papa?

La Iglesia, señores, no es ningún negocio, ni la encomiable labor que ha hecho y hace en el ámbito social está encaminada (como en el caso de los brujos) a la obtención de beneficios personales o a salir en la tele. Esto me parece motivo suficiente como para confiar en ella y recelar instintivamente de los estafadores a los que se refiere el Subdirector, unos vendecacerolas dispuestos a todo para ganar pasta. Ahí está una de las diferencias.

Dulcinea dijo...

Muy buen artículo, Subdirector. Yo propondría mandarles a todos a la hoguera previa confesión. Estoy deacuerdo al 1000% con Al Neri.

sefo dijo...

Creo que estais muy equivocados. Esta gente no son estafadores para nada, no obligan a nadie a que les de el dinero, es siempre voluntario y siempre es a cambio de un servicio. Si la gente cree en ese servicio no es culpa de ellos. Si hay tantos ignorantes o supersticiosos en España hacen muy bien en sacar rentabilidad a eso.
No me parece mucha mas estafa que el que te convence que vas a ser mas feliz comprando un movil de ultima generación que no usas ni la mitad de cosas, un portátil pequeño teniendo otro normal y otras paridas equiparables.

Aprendiz dijo...

Eso de la brujería no es ninguna tontería, no me refiero a los adivinos o del estilo que te echan las cartas y según eso leen un libro para interpretar, pero todo lo relacionado con los curanderos y hechizeros, son cosas del diablo, por eso la Iglesia lo perseguía.

Anónimo dijo...

Cada cual hace con su dinero lo que le da la gana, y si pagan por escuchar lo que les dice un pirado de estos les da una vana esperanza, es su problema.
LANGOR: No soy capaz de leer sus comentarios sin un diccionario ne la mano, ¡Jesus!, vaya vocabulario

SR SUBDIRECTOR: ¿Por que la tiene tomada con los homosexuales? ¿Quizás por miedo a lo desconocido?

El Subdirector del Banco Arús dijo...

A ver. La diferencia entre un estafador y un atracador es que el último sí te obliga a que le des tu dinero mientras que el primero te vende algo viciado de antemano.

Eso hacen los brujos y esta gente. Si compro una lavadora y no funciona me tienen que devolver el dinero y, si el tío que vende lavadoras, encima sólo te da una carcasa sin nada dentro es un estafador.

Por otro lado, alguien que diga que puede curar enfermedades (esta gente dice en público que curan el cáncer y el SIDA) y que aconseja no atender a los médicos estoy seguro que tiene responsabilidades penales al margen de todas las consideraciones éticas que se pueda hacer sobre estos miserables.

Chirly dijo...

La expresión es "tonto del haba" no "tonto de baba".

Yo cuando he visto las mameyas de la bruja esa que ahora no me acuerdo ni de cómo se llama, no he podido seguir leyendo más de su estupendo post.

Para otra vez, si no quiere distraernos de su cultivadora lectura, absténgase de poner tan hilarantes y "picantes" imágenes

LANGOR dijo...

Buenas noches:

La conclusion que uno saca a la vista del tema y los comentarios es que no se puede privar a la gente del derecho a ser idiota y comportarse como tal.

Estoy de acuerdo con el subdirector de que "venden productos defectuosos" pero los defectos son tan evidentes que creo sinceramente que una persona normal los ve a simple vista.

Respecto al comentario de aprendiz, nunca he visto con mis ojos brujeria de verdad, ni he visto milagros, por lo que respecto a estos temas suelo ser bastante incredulo. Si alguna vez veo alguno cambiare de opinion.

Resepecto a la idea de que religion y ciencia han trabajado juntos para anular la supersticion la matizaria mucho, la religion verdaderamente ha cambiado y adaptadolas supersticiones, no las ha eliminado.
Ademas no son famosas las buenas relaciones entre religion y ciencia como se ve en muchos ejemplos historicos.

Y respecto a la aportacion de la Iglesia al saber y la cultura, tiene grandes luces pero tambien sombras (y que conste que creo que las luces son mayores que las sombras).

Un saludo

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Pues yo no estoy de acuerdo.

Primero, porque creo que el Estado tiene la obligación de proteger a los tontos de los que son o se creen demasiado "listos".

Segundo, porque creo que la ciencia precisamente donde más ha avanzado ha sido en Occidente y eso no es comprensible sin la aportación sustancial a nuestra cultura del cristianismo. Y creo que ejemplos no nos faltan desde San Alberto Magno hasta Mendel hasta Pasteur. Y creo que cualquiera con un mínimo de cultura científica lo puede corroborar. Eso no quiere decir que en ciertos momentos históricos no hayan existido conflictos entre Ciencia y Fe pero precisamente ¿no fue la Iglesia la mayor impulsadora de las Universidades y la cultura por toda Europa?

Tercero. No creo que sea lo mismo religión que superstición. La religión cristiana te ofrece consuelo pero, sobre todo, sacrifio y privación y así lo anuncia a todos lo que se acercan a su Fe.

LANGOR dijo...

Buenos dias:

Señor subdirector, en relacion con la proteccion de los idiotas por parte del estado yo le preguntaria que hacemos con el tabaco.

Creo que todos estaremos de acuerdo en que es muy perjudicial para la salud y para la economia de muchas personas, no aporta beneficio alguno salvo para el estado y ademas estos hechos son conocidos por todo el mundo, y la gente sigue fumando ¿deberiamos de prohibir el tabaco? ¿Y el alcohol?¿y los casinos?.

Yo creo que la proteccion del estado se debe de proporcionar cuando la voluntad de los individuos esta viciada, o por una coaccion o por un engaño no detectable.

Si una persona normal puede saber que es falso/malo, libremente lo hace y no perjudica a los demas, el estado no debe entrometerse.

Respecto a la religion (me ciño a la catolica por referencias aunque yo me referia a todas en general) ha conservado y aumentado algo el legado cientifico, sin duda alguna, pero tambien ha creado instituciones que han generado desiertos intelectuales y han retrasado mucho el avance de la ciencia (Inquisicion).

Como dato a tener en cuenta los paises con una gran capacidad cientifica actual son paises que provienen del protestantismo/calvinismo y que se han secularizado (EEUU, Reino Unido, Alemania)
Los paises de tradicion catolica suelen tener importantes deficits en materia de ciencia (con la posible excepcion de Francia)
Reglas aparte son Japon e Israel.

La iglesia promovio muchas universidades y cultura (cosa que sin duda hay que alabar) y conservo en sus monasterios la herencia de Roma (otra cosa para alabar), pero cuando llego el momento de innovar y avanzar mas alla de lo dejado por los antiguos no estuvo a la altura (eppur si muove).

Por ultimo estoy de acuerdo que religion es distinto de supersticion, pero a veces estan mas unidos de lo que parece.
¿Que son por ejemplo la noche de San Juan y su hoguera, la Navidad o la fiesta de la Asuncion mas que fiestas supersticiosas heredadas de los celtas o anteriores incluso?
¿No se parecen algunos ritos cristianos sospechosamente a algunos ritos judios y mitraicos?
¿Por que hasta relativamente hace poco se ponia la moneda en la boca al muerto para el barquero en entierros completamente cristianos (en mi pueblo pasaba, todavia encontramos monedas en el cementerio)?

Sin duda la religion es mas que una supersticion, pero tiene muchas supersticiones muy pegadas a ella.

Un saludo

El Subdirector del Banco Arús dijo...

¿Acaso cuando alguien compra tabaco no sabe que es perjudicial para su salud? El Estado no se inhibe y lo anuncia. Además, el tabaco produce otros efectos además de los nocivos que son los que buscan los fumadores. Yo, a lo que voy, es que el tema de la brujería sería penable por estafa: Delito consistente en provocar un perjuicio patrimonial a alguien mediante engaño y con ánimo de lucro.

En cuanto a lo de las religiones y la ciencia. Usted dice que los EEUU e Inglaterra son protestantes. ¿Acaso el protestantismo no es cristiano? ¿Acaso no son naciones que, además, identifican el hecho religioso con su misma esencia nacional?

Y lo de recurrir al tema de Galileo, francamente, me parece manido, demagógico e incluso infantil: una falacia que consiste en extrapolar casos históricos puntuales y convertirlos en generales. ¿Quiénes fueron durante casi mil años los difusores en toda Europa de la investigación y de la ciencia?

Y luego, lo de la noche de Navidad, etc. No es más que una demostración de la insistencia de la Iglesia en terminar con las supersticiones paganas sustituyendo sus celebraciones principales. Reafirma, precisamente, lo que he mantenido todo este tiempo.

Anónimo dijo...

Me encanta como se enzarzan Langor y el Sr. Subdirector.
Sigan a ver quien escribe el parrafo mas largo y lleno de palabras raras... ¡Animo!
Cada vez se parecen mas al Sr. Neri