martes, 9 de junio de 2009

¿SEREMOS INMORTALES?

Acabo de tener una charla muy curiosa con un buen amigo mío que hace tiempo que no comenta en La pluma porque piensa que somos unos fascistas intolerantes que tratamos fatal a la gente. Mi amigo sostiene que tarde o temprano (más bien tarde) el hombre llegará a ser inmortal gracias a los avances médicos y científicos. Vamos, que la muerte natural dejará de existir, pues cualquier desgaste o enfermedad podrá ser abordado exitosamente por la medicina. Como argumento para respaldar su tesis esgrime el hecho de que la esperanza de vida actual es de más de veinte años por encima de la de hace un siglo. Además me ha insistido en que tarde o temprano el cáncer y las enfermedades coronarias se curarán sin problema y que la reducción drástica del consumo de tabaco repercutirá a medio plazo en la esperanza de vida.

Un poco escandalizado por esta herejía, le he dicho que aunque yo no sé nada sobre el cuerpo humano, supongo que ciertos deterioros siempre serán imposibles de paliar. Por ejemplo –le he argumentado-, es comprensible que se pueda sustituir un pulmón, un hígado o un corazón, pero no me entra en la cabeza como cambiar todo un sistema circulatorio o digestivo muy dañados. Pero él ha seguido en sus trece: al ritmo que avanza la investigación y teniendo en cuenta que hoy el ser humano sólo sabe utilizar un 10% de su capacidad cerebral, llegará un día en que todas esas enfermedades hoy aparentemente complejas se puedan solucionar. Incluso se inventará algo que retrase o elimine el envejecimiento celular y los órganos se mantendrán como nuevos con el paso de los años.

Estas opiniones me dan mucho vértigo y no las comparto, al menos íntegramente. Creo que podremos incluso multiplicar por dos la esperanza de vida actual, pero me suena a disparate la posibilidad de alcanzar la inmortalidad. No sé, pero lograr una cosa así sería como convertir al hombre en Dios. Me resulta imposible imaginarlo, aunque admito que en este tema entran mucho en juego mis ideas religiosas y que me resisto a aceptar la inmortalidad porque quizá entonces la Fe y la Religión dejarían de tener sentido…

Y luego está un problema de índole práctica. Con una esperanza de vida duplicada y no digamos si se alcanza la inmortalidad humana, los recursos se agotarían a la velocidad del rayo y por supuesto llegaría un momento en que no cabríamos todos en la Tierra. Sería materialmente imposible que diez o veinte generaciones convivieran a la vez en el mismo planeta. ¿Cómo se arreglaría esta situación?; ¿habríamos colonizado el espacio para entonces y dispondríamos de planetas habitables para semejante excedente de población?; ¿a qué edad se jubilaría la gente? (porque, como parece obvio, no habría trabajo para todos… ¿o sí?).

De hecho, si lo pensamos bien, ya tenemos serios problemas con la esperanza de vida actual. Parece que pronto habrá más gente jubilada que trabajando y la caja de la Seguridad Social no da para todos.

Simplemente quería reflejar aquí a vuelapluma una conversación que me ha parecido interesante por si tenéis a bien reflexionar y comentar un poco sobre el asunto.

18 comentarios:

AdP dijo...

Tanto como inmortal me parece demasiado. Seguirá aumentando la esperanza de vida, eso sí, pero me parece muy aventurado hablar de inmortalidad. Yo me conformaría con que los científicos fueran capaces de aumentar la calidad de vida en esos últimos años.

En cualquier caso, lo que se seguirá haciendo es retrasar la llegada de la muerte natural, porque mientras exista el hombre ahí seguirán estando las guerras, los asesinatos, los suicidios, los accidentes y cualquier otra causa de muerte no natural que podais imaginar.

No estoy muy de acuerdo con lo que se dice de la capacidad cerebral del ser humano. ¿Quién ha medido la capacidad total del cerebro para decir que sólo sabemos utilizar un tanto por ciento arbitrario? Señores, que esto no es como medir la velocidad de un microprocesador.

Saludos.

Aprendiz dijo...

Me parece muy interesante la entrada, pero sinceramente, lo que dice tu amigo me parece una tontería, me sorprende que alguien pueda creer eso.

Supongo que alguien que cree que el hombre es capaz de alcanzar la inmortalidad, no será cristiano, ni siquiera creerá en Dios, ya que alcanzar la inmortalidad es ponerse a su altura, es controlarlo todo. Una frase dice algo así como, "quién no cree en Dios, cree en cualquier cosa" y es cierto.

Estamos en un mundo donde nos están metiendo en la cabeza constantemente que lo podemos controlar todo, pero eso no es cierto.

Sí creo en que pueda aumentar más la esperanza de vida, pero jamás se llegará a una inmortalidad, porque al mismo tiempo que avancen las técnicas en las enfermedades conocidas, aparecerán otras hasta ahora desconocidas, o que incluso ni existan.

Por ejemplo, la mayoría de los cáncer que sufre hoy en día la gente no se sufrían en la prehistoria, porque son consecuencia de la contaminación, el estrés...

Teutates dijo...

Hombre, inmortales.... Quizá con la pildora concentrada de vino, y cuatro tonterías más, llegaremos a vivir unos años más, pero para siempre... El cuerpo humano es como cualquier máquina, sufre desgaste con el uso y se terminan rompiendo cosas de forma irreparable, la diferéncia con las máquinas, es que nosotros no podemos ir al fabricante a por repuestos, todo lo material tiene sus límites de duración, y nosotros por supuesto que también.

ignatus dijo...

Ciertamente que las cuentas no saldrían de ser todos inmortales, por lo que en la práctica sólo lo somos Christopher Lambert, la Duquesa de Alba y yo (que llegado al estado de la Grande de España elegiré, cual elfo, la muerte).

Y, siguiendo con las cuentas, mejorar 20 años la esperanza de vida en un siglo, no da la inmortalidad (ningún número de siglos multiplicado por 20 nos acerca a ella, que sería infinito).

Tenemos además el problema de que, más tarde o más temprano el Sol se extinguirá tras fagocitarse la Tierra. Y a ver quién aguanta un viaje interestelar sin fútbol en la tele.

Amén de lo señalado por AdP de la muerte violenta que, en una vida infinita, se daría necesariamente.

En cualquier caso esa inmortalidad no me parece que invalidase ni Fe ni Religión. Y en cualquier caso no nos haría, ni de lejos, dioses (la eternidad es sólo uno de los atributos divinos y ni aun ese conseguiríamos, pues no tendríamos fin, pero sí principio)

Fdo. Ignatus MacLeod

Dulcinea dijo...

Teneis razón en que inmortales inmortales no seremos nunca, pero vivir 400 años por ejemplo ya es como ser casi inmortales a efectos practicos y se darían todos los problemas que se dicen en el post. Yo si creo que 400 o 500 años podremos llegar a vivir, la pregunta es: en que condiciones. Lo mas importantes es lo que dice AdP de que hay que mejorar la calidad de vida de los mayores mas que aumentar la esperanza de vida.

LANGOR dijo...

Buenas tardes:

Por mi parte opino que haber si es cierto que conseguimos sino la inmortalidad (que ojala la consigamos) si al menos avances muy significativos en la duracion y la calidad de la vida.

Con independecia de las ideas morales que cada uno tengamos considero que seria bueno tener esta posibilidad.

En que tiempos mas fascinantes vivimos...

Un saludo

Langor

Aprendiz de brujo dijo...

Lo primero de todo. Yo no dejé de escribir en La Pluma Viperina por el fascismo de los cuatriviros,(eso lo puedo encajar), sino por considerar que la grosería y la falta de respeto con la que los cuatriviros y especialmente el Sr. Subdirector se refería detreminados colectivos o personas era inversamente proporcional al sentido del humor que manisfetaban cuando se atacaba con mordacidad sus ideas o ídolos.
Volviendo al asunto,por supuesto que no se puede asegurar con rigor que el hombre pueda alcanzar la inmortalidad, siempre en términos médicos,(que ya nos encargaríamos de autodestruirnos de cualquier otra forma).Sin embargo si que tengo la firme convicción de que desconocemos el impacto del avance de la ciencia y que por tanto es posible que el hombre sea potencialmente inmortal.Es decir si alguien hace dos siglos se le hubiera ocurrido especular con la manipulación genética como forma de curación de determinadas enfermedades le hubieran tachado de loco; si alguien hubiera especulado con que una persona pudiera vivir gracias al corazón de otra, lo mismo.Si a esto le sumamos el avance que está experimentando la lucha contra el cancer, el desprestigio social del tabaco y las enormes posibilidades que ofrece el denostado mundo de las células madre, entiendo que la esperanza del hombre en un momento determinado va a crecer de una forma exponencial en los próximos años y siglos.
Aprendiz, jamás me he dirigido ácidamente a ti poruqe aunque a veces has expresado argumentos que a mi me parecían peregrinos,(como al parecer te parece mi idea) lo hacías con un respeto hacia el resto incontestable.Y yo siempre me adapto al adversario, si este es respetuoso me gusta serlo.Si este elige la ironía o la burla e incluso la descalificación tampoco me importa y recojo el guante con gusto.Allá donde fueres haz lo que vieres. Te sacaré de dudas, claro que parto de una visión atea del mundo.Aunque no soy ateo "irredimible".Procuro pensar un poquito todos los días en que pasará el día que me muera.Justo después de ver Gran Hermano.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Bueno, pues me parece muy improbable por varias razones a parte de las del sr. Neri (también a vuelapluma):

1º. La finitud (en términos de cantidad) de la materia impide que nada en la Naturaleza salvo los propios átomos sea eterno o inmortal. Me explico: si los hombres fuéramos (al igual que cualquier sustancia química más simple) inmortales en el sentido de tener principio pero no fin, tarde o temprano no existiría materia con la que crear nuevos cuerpos. Seguro que alguno piensa que es una chorrada pero los argumentos ontológicos han conformado la esencia del pensamiento humano.

2º. ¿Seríamos capaces de curar cualquier enfermedad o sustituir cualquier órgano? Podría ser pero ¿qué sucedería en el caso de un colapso corporal o, incluso, por poner un ejemplo, si alguien fuera triturado y convertido en fideos? Vamos, ni el la Guerra de las Patrañas (perdón Galaxias) lograban hacer esas cosas.

3º. Capacidad del ser humano para adaptarse a nuevos cambios, sobre todo, teniendo en cuenta el proceso de acelaración histórica. No creo que un ser humano tuviera la capacidad mental suficiente para adaptarse a 400 ó 600 años de evolución social progresivamente acelerada.

4º. No se debe luchar contra la Ley Natural y, por Naturaleza, la vida (aunque tienda a querer salvarse) lleva implícita la muerte.

5º. Aunque lográramos acabar con muchísimos virus y enfermades, estos organismos, tarde o temprano, también serían capaces de evolucionar (ahí tenemos el ejemplo de las nuevas enfermedades). Siempre que un cerrajero logra una nueva y sólida cerradura, llega un ladrón que aprende a vencerla.

Por cierto, en cuanto a lo de "la falta de respeto con la que los cuatriviros y especialmente el Sr. Subdirector se refería detreminados colectivos o personas", siempre he dejado claro, auqnue algunos parecen no entenderlo que, no se puede pretender mandar en casa ajena. De hecho, yo no leo Público ni El País y, así, no me ofendo ni me cabreo. Además, se pueden revisar los históricos de mensajes y comprobar quién comenzó insultando y chinchando en los comentarios a diestra y siniestra. No contestaré a nada relacionado con este último párrafo.

Aprendiz dijo...

Aprendiz de brujo,

Siento mucho si te ha molestado la forma en que me he referido a tí, yo intento (que no siempre consigo)ser respetuosa cuando me dirijo a alguien en particular, pero en este caso estaba hablando de las ideas de "alguien", aunque aún así, sobra cualquier alusión despectiva.

Pero no puedo evitar asombrarme de que una persona crea que se alcanzará la inmortalidad del hombre, que es muy diferente a que aumente considerablemente la esperanza de vida.

En fin, espero haberlo arreglado... ;)

Al Neri dijo...

Algunos han hablado de que siempre existirán los accidentes y así no habrá nunca inmortalidad, pero ya he dejado claro en el primer párrafo de la entrada que sólo me refería a la desaparición de la muerte natural.

No me había planteado lo que dice el Subdire de la incapacidad del hombre para adaptarse a cambios durante 500 años, pero es muy cierto. Sería agotador y seguramente imposible estar cambiando de chip continuamente para sobrevivir. Imginemos a un fulano nacido en 1400 que todavía viviera hoy, todo lo que habría tenido que aprender cada 20 ó 30 años para no quedarse prehistórico.

Otro tema interesante que no había apuntado es que si convivieran tantas generaciones a la vez y el ciclo de fertilidad no se modificara, el porcentaje de población infantil y joven sería minúsculo. Si las mujeres siguieran teniendo la menopausia a la misma edad, la gente sólo tendría hijos en el primer 1% de la vida, por ejemplo. A no ser que la gente se divorciara (a ver quién es el guapo que aguanta a la misma pareja 500 años...)y los hombres se volvieran a casar con mujeres fértiles, ya que se supone que el hombre en teoría siempre lo es, al menos viviendo los años qie vive ahora... En fin, demasiados interrogantes.

El francotirador dijo...

Desde luego menudas conversaciones que tienes con tus amigos Neri,con lo bonito que es ver pasear a hermosas muchachas (sin sandalias por supuesto) por la calle.

Aprendiz de brujo dijo...

Aprendiz, lo has arreglado de sobra.
Y una aclaración: esto no deja de ser una elucubración especulativa de alguien que no tiene formación científica alguna.o sea que tampoco merece sesudas reflexiones.Lo que si que creo firmemmente es que no somos capaces de valorar ni por aproximación el impacto de determinados avances científicos, ni la velocidad con la que se avanza en la lucha contra determinadas enfermedades.
Por supuesto accidentes, autodestrucción ,terremotos y guerras siempre habrá.
De momento, apuros por la curva demográfica y por el aumento de la esperanza de vida ya estamos empezando a tener, pero lo más interesante está por llegar.

SUSI dijo...

Opino igual q alguno de aqui,sobre el trato q se le da a alguien cuando opina o escribe de forma q no os gusta,hay diferente maneras de decir las cosas,de todos modos respeto,el q cada uno lleve su blog como quiera.
En lo referente al tema de vivir para siempre opino igual que aprendiz de brujo,es mas cre la medicina avanza cada dia de forma imparable,y no me extrañaría q lo llegasen a conseguir,otra cosa diferente,es si muchos de nosotros quisieramos vivir eternamente¿ podríamos amar a la misma persona 500 años?¿ y aguantarla?,¿ y ellos a nosoras?,¿ estamos preparados mentalmente para vivir siempre?,creo q no,pienso q el saber q vamos a morir es lo q hace iteresante nuestras vidas,y nos da la opcción de vivirla mas intensamente.

sefo dijo...

Es que al subdirector le dan de vez en cuando los calentones del abuelo Cebolleta y no puede contenerse.
Seria un coñazo tremendo tener que vivir 500 años ademas de imposible, la rutina podria ser insoportable y ademas pensad que por proporcion muchisimos años de vida, 100 o 150, serian de vejez, asi que menudo panorama.
La naturaleza es muy sabia asi que si las cosas estan asi por algo sera.

albert dijo...

Al Neri, una vez más me has sorprendido con una entrada de título atractivo que no puede dejar de leerse. Ahora yo me pregunto, y te pregunto si ya los abueletes suelen pasar mal los últimos 10 ó 20 últimos años de su vida, qué sería de ellos si fuesen 50 ó 60?
Como para pedir la eutanasia en masa.
Por cierto, los científicos hablan de prolongación de la vida, pero de ahí a hablar de inmortalidad hay una distancia infinita.
Un abrazo, y hasta pronto
Alberto

Anónimo dijo...

Creo que esto va a ir en el programa electoral del PSOE para las generales.Antón

Suso dijo...

Cuentan de un general sureño que tenía a sus tropas imantadas por su valentía y su valor. El grito de guerra del General era "¡¡¡DELANTE, MUCHACHOS, SOY INMORTAAAAL!!!". Y se lanzaba el primero a la batalla.

Murió de un certero disparo en el entrecejo mientas gritaba lo de ! SOY INMORTAAAAAA (¡touch!.

Espero no ver la inmortalidad, ni en mi, ni en ciertas personas que e vienen a la memoria. ¡Qué horror!

ignatus dijo...

Ja, ja. Suso, lo de su anécdota pa'mí que es de "Mac Coy" un cómic del oeste, en cuyo primer tomo, entre otras heroicidades, un oficial sudista se enfrenta él solo a un regimiento al grito de "¡Mac Coy es inmortal!" ante el descojone generalizado de los enemigos, hasta que...

...conclusión, en el número 1