domingo, 14 de junio de 2009

FALTAS DE ORTOGRAFÍA

La forma de escribir de la gente me dice muchísimo sobre ella. Pero lo que más pistas me da es si cometen o no faltas de ortografía.

En el tema de la ortografía, derrocho comprensión a raudales con aquellas personas que no han tenido la oportunidad y la suerte de recibir una formación adecuada y que en un momento dado se ven obligados a redactar un manuscrito de cualquier tipo dejando patentes sus graves limitaciones lingüísticas y culturales. Como destinatario frecuente de este tipo de escritos sembrados de errores durante varios años de mi andadura profesional, sólo he sentido respeto por sus autores y he hecho siempre todo lo que estaba en mi mano para ayudarles y facilitarles unos trámites a veces muy arduos para gente poco versada en la preparación de formularios y en el papeleo en general. También he experimentado, más que orgullo, un gran agradecimiento hacia mis padres, que desde niño me animaron a leer y me obligaron a estudiar, merced a todo lo cual hoy puedo escribir correctamente. Y también he dado siempre muchas gracias a Dios por haber disfrutado de unas circunstancias familiares y económicas que han facilitado mi preparación y mi educación a todos los niveles.

Con quienes tengo tolerancia y comprensión cero en materia ortográfica es con quienes habiendo tenido iguales o mejores circunstancias que yo, habiendo cursado carrera o carreras universitarias y, lo que es peor, de letras, siguen cometiendo casi las mismas faltas que un fulano que ha cuidado de los cerdos desde los doce años. Alguno me dirá que es imposible cometer gazapos ortográficos con tan altos niveles formativos, pero sí, hijos, sí. No os podéis hacer ni idea.

Quizá es una manía mía o un fanatismo, pero persona de estas características a la que pillo cometiendo faltas, persona a la que catalogo automáticamente como dejada, indisciplinada, ignorante e inculta, por muchos títulos que atesore.

Evidentemente hay muchos niveles. Yo entiendo que un desliz lo podemos tener cualquiera y que a todos se nos puede “ir la tecla” (excusa que siempre ponen los pobrecillos); yo me hago cargo de que ciertas reglas del lenguaje se nos pueden resistir más que otras en un idioma tan complejo como el español (tildes en diptongos, puntuación, alguna palabra que se usa muy poco, poner una letra de más porque nos suena bien por analogía o lógica, etc)… Pero lo malo es que esta gente (igual que pasa con los impuntuales) siempre es la misma; encima no tienen ninguna intención de corregirse, y, peor aún, hacen gala de una audacia inusitada, publicando textos al público, presentando informes o recursos relevantes, sin miedo a pasar por unos iletrados, y en fin, que no se limitan los muy patosos a poner carteles en el ascensor de su casa para la próxima reunión de vecinos, sino que exhiben su ignorancia y su desfachatez en los foros más impensables. Me refiero en especial a funcionarios, abogados y periodistas, colectivos a los que yo fusilaría directamente por cometer fallos lingüísticos en documentos públicos, demandas o periódicos. A mí se me caería la cara de vergüenza.


Tengo verdadera fobia a quienes estando obligados a conocer minuciosamente las reglas de la lengua española, se dedican a machacarlas sin ningún rubor y sin propósito de enmienda. Por supuesto que yo no soy ningún pozo de sabiduría y cuando redacto cualquier texto, para este pobre blog o con otros fines digamos más “formales”, me asaltan no pocas dudas sobre cómo se escribe esta o aquella palabra. Pero inmediatamente me cojo el diccionario de la RAE y me documento para poder escribirlo correctamente y no volver a tener la duda. Pero veo que a la peña en general se la suda. Y me da verdadero coraje.

Por mi trabajo, tengo la oportunidad y la obligación de corregir textos continuamente, así como de instar a otras personas a prepararlos con rigor y corrección no sólo ortográfica, sino gramatical e incluso formal. Pues puedo asegurar que me he encontrado con muy pocas personas que acepten con deportividad los reproches y las invitaciones a rectificar. Por mucho que cuides el tono y te muerdas la lengua para no llamar analfabeta a una licenciada en derecho que te escribe desobediencia con uve o no sabe ni hilvanar con el mismo género y número un sujeto y un predicado, la tía todavía parece que te perdona la vida e insiste en que son “chorradas de forma” y cosas poco importantes. Yo la echaba a la puta calle, a que fuera a redactar con su mierda de faltas el cartelito de cartón que se pondría al cuello para pedir en la puerta de una iglesia.

Puedo parecer extremista, pero quienes tenemos un gran cariño por nuestra lengua difícilmente soportamos que se la trate con tanta desidia por quienes deberían manejarla al dedillo y dar ejemplo a los demás.

34 comentarios:

sefo dijo...

Joder cualquiera se atreve ahora a comentar este post, nos puedes crucificar. Yo estoy contigo en que si son escritos publicos, del periodico, oficiales, etc, se deberia tener mucho cuidado, pero pocas personas trabajan en eso. Luego por ejemplo por internet creo que se flexibiliza mas porque es un medio mas doméstico y se suele escribir con prisas, prima la agilidad de las comunicaciones sobre la correccion. Tambien hay que ver que la lengua evoluciona y muchas reglas de ortografoa pueden terminar eliminandose por la RAE segun la evolucion de como se hable o se escriba, porque es la RAE la que debe adaptarse a como se habla y se escribe el idioma y no la gente a la RAE.

Jesús Sanz Rioja dijo...

Decía Lázaro Carreter, con razón, que una falta de ortografía daba una impresión de dejadez, semejante a una chaqueta con lamparones.

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, salvo en las formas. Yo no me atrevo a tanto.

A mi me molesta especialmente la ausencia de tildes. El que nunca acentúa las palabras te dice que es una tontería o una pérdida de tiempo (?). Es una muestra más de esta dejadez que apuntas. Sin embargo, lo peor es su reacción. Cuando un individuo perpetra un texto y educadamente le adviertes de los errores (faltan todos los acentos), pone una cara de sorpresa mientras con la mirada busca la cámara oculta o a un cómplice para machacarte. Al final, creyendo que es una broma, se echa a reir. Es éste el mejor momento, cuando, sin mover ni un músculo de la cara, le preguntas dónde está la gracia.

Petete dijo...

La ortografía es un valor importante, pero creo que solo se requiere ese integrismo en casos muy excepcionales ya citados de prensa, currículums a empresas, etc. También hay que tener un poco de caridad, Al Neri, si la gente no se le da bien la ortografía tampoco es para echarlos "a la puta calle", sino decirselo con paciencia, aunque te doy la razon en que depende de los puestos de trabajo porque no es lo mismo que ponga "desovediencia" un bedel en un post-it que le pasa a un compañero que aparezca en una carta publicitaria que se manda a 10.000 potenciales clientes. Muchas veces el problema no es las faltas en sí sino que los que escriben cosas luego no las releen.

Aprendiz dijo...

Me hace mucha gracia esta entrada, porque a mí la ortografía siempre me ha costado mucho. :s

Aun cometiendo yo algunas faltas al tomar apuntes, cuando le veo faltas a mis compañeros me da muy mala sensación, por esa dejadez de la que hablas. Además hay faltas y faltas, y algunos todavía no saben que, el verbo "haber", es con hache y con be, y que es diferente a "a ver"...

Pero a mí lo que realmente me revienta, es que los apuntes o exámenes de la universidad, no estén bien redactados y tengan faltas. Cómo puedes estudiar algo, cuando no sabes si es que no está bien escrito, o es que tu comprensión lectora es verdaderamente muy limitada y no da para entenderlo...

Pero espero Al Neri que te lo tomes con calma, porque las generaciones que venimos somos lo peor, y encima nos excusamos con el msn, el móvil...

brigante dijo...

Los peores son los que se meten a corregir a los demás al tiempo que cometen de media dos faltas de ortografía por línea. Nos os riáis, es un caso bastante frecuente. Yo procuro no llamar la atención a nadie por las faltas de ortografía salvo que lo haga aposta, por dejadez. Si es alguien que previamente ha corregido a otro, entonces me ensaño con él.

ignatus dijo...

Pues yo procuro tener cuidado, pero amén de los errores de diptongos, triptongos y los porqués juntos y separados, lo del leísmo y loísmo lo llevo fatal: quiero decir que no me entra y que soy un zote. Es más, creo que cuando lo pienso lo hago aún peor. Me disculpa un poco el ser de Valladolid y mi tara mental.

De la misma manera disculpo "fallos autóctonos", como un catalán que diga "habían dos coches". Pero me repatea oírselo a un pucelano o a una andaluza (es una indirecta en ambos casos, por si alguien se ve reflejado). Y me repatea porque son errores no naturales con el origen de cada uno (lo que ha oído toda la vida), sino que son aprendidos en los últimos años de la tele y otros medios de comunicación en los que no se cuida el lenguaje (y además tiene bemoles que aprendamos lo que está mal dicho, en vez de lo correcto de otras zonas).

Aprovecho para señalar una página de la RAE con dudas frecuentes, por si alguien quiere mirar cuándo se acentúa la vocal "o" (sólo cuando está entre números, para distinguirlo del "cero"), la acentuación de las mayúsculas (exactamente igual que las minúsculas, nunca han sido una excepción) y otros muchos errores comunes.

Ahora bien, me parece de una gran bajeza moral el criticar a alguien por sus errores o hacer escarnio de ello sin venir a cuento (como en debates bloggeros ajenos al tema, por ejemplo). Subrayo el “sin venir a cuento”, pues coincido con Neri en que uno debería agradecer que le corrigiesen en el ámbito de sus funciones para no meter la pata en “público” o profesionalmente. A mí me hubiera gustado que me corrigieran mis errores en el día a día (no sólo puntualmente) para no cometerlos ahora.

Pero es lo que hay. Por respeto a vosotros (pues pienso que uno sí debe hacer el esfuerzo de escribir lo mejor que pueda) y por disimular mi vergüenza acostumbro a escribir los comentarios en el Word y pasarle el corrector antes de publicar, que si no…

Con Dios.

Aprendiz dijo...

Pues Ignatus, yo me veo reflejada en lo de "habían dos coches", y es que realmente de primeras no veía el fallo... Yo creo que esos fallos hablando se pueden escapar a menudo, aunque por escrito es más probable que te des cuenta, pero yo sé que hasta lo he podido escribir, porque me suena muy normal. Y el hecho de que en Andalucía no pronunciemos todas las letras, también da lugar a que a la hora de escribirlas, te entre la duda...

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo. Me encantaría que los demás me corrigieran cuando me equivoco, no por hacer ver mi torpeza si no para aprender y no equivocarme de nuevo.
Y tambien apostillar el fenómeno de las nuevas generaciones... da miedo solo de pensarlo....

ignatus dijo...

Por cierto, que hablando de los acentos yo iba a contar una anécdota y luego se me ha ido:
en el cole, en clase de religión nos estuvimos partiendo con uno que, por olvidar una tilde en la segunda "a", puso en un examen: "Jesucristo dijo que nos amaSEmos unos a otros"... ¡menudo sobeteo!

Chirly dijo...

¡Jodó, a ver quién es el listo que escribe aquí ahora!

"Yo la echaba a la puta calle, a que fuera a redactar con su mierda de faltas el cartelito de cartón que se pondría al cuello para pedir en la puerta de una iglesia".

¡Apoteósico! Ahí has estado magnífico.

Suso dijo...

Uno, que ha dado clases durante muchos años a chicos de primaria, y sabe lo que cuesta el asunto,acaba por no darle importancia.
Para mi las faltas de ortografía es un tema de memoria -nadie sabe las reglas,pero si has leído mucho te "canta" lo que escribes mal.

Para mi un comentario de blog tiene mucho mérito,precisamente porque hay gente que sabe va ser juzgada por sus "faltas". Y eso tiene su mérito.

En el "Barullo" me ha pasado que gente que quiere opinar, y lo hace a su manera, luego se cachondean de que si escribió "holvido", o que si puso " se le dije".La cultura está también en hacerse pobre con el pobre y rico con el rico.

Otra cosa es la estructura. En eso hoy,aquí, hay auténticas patadas al orden de las frases.

Pero estoy con Petete: intelnés es un ámbito que escribes a vuela pluma-como yo ahora.

Y yo, ahora, no sé ni de estructuras ni estoy para repasar nada.

Tienes razón...pero vaja belas

Al Neri dijo...

Estoy de acuerdo en que los blogs, el msn y todas esas cosas se prestan a escribir más informalmente por comodidad y agilidad. Es comprensible que no pongas las tildes en una conversación ágil de msn o en un comentario de blog que escribes a vuelapluma. Esto no es una academia de ortografía, señores, y a mí me parece muy bien que se participe con faltas o sin faltas.

Pienso, Suso, que he dejado claro y, si no es así, lo intento otra vez, que mis críticas se dirigen a quienes tratan el lenguaje escrito con desidia cuando deberían manejarlo al dedillo y dar ejemplo a los demás, por su formación o por su profesión.

Me refiero a gente que por su condición de licenciada o doctorada, de profesor o de periodista, debería tener la vergüenza torera de no cometer faltas, de revisar lo que lee (estoy con Petete), al menos cuando lo escribe para un cierto público o el escrito requiere de cierta solemnidad.

Creo que también he aclarado que gozan de mi máxima comprensión las personas que no han podido tener cultura para escribir bien, así que hago mío lo de "la cultura está también en hacerse pobre con el pobre y rico con el rico", aunque no sé si la riqueza tiene mucho que ver: mis abuelos eran humildes, no tenían estudios superiores y jamás cometían faltas de ortografía. Lo que pasa es que un doble licenciado de ahora sabe menos que un bachiller de antes.

No comparto en absoluto que quienes más leen cometan menos faltas de ortografía, al menos no es una regla tan absoluta como podría parecer. Tengo amigos que leen bastante y las meten dobladas y otros que nunca leen y son muy correctos escribiendo.
Sinceramente creo que tiene que ver con el interés, con la atención, con repasar lo que escribes y con el amor propio.

Suso dijo...

Estamos de acuerdo en lo esencial, amigo Neri.

No te pierdas este link...¡si eso pasa en el árbol verde...en el seco,¿qué se hará?

http://www.heducacion.com/home.php?goto=video

Dulcinea dijo...

Vaya por delante que yo cometo faltas de ortografía y me gustaria no hacerlo, así que agradezco las correcciones. Para mí mucha culpa de que la gente cometa tantas faltas ahora siendo universitaria y antes sin estudios se cometieran menos como bien dice Al Neri, la tienen profesores de primaria como Suso que han acabado por "no dar importancia al asunto". De verdad Suso te lo digo con la mano en el corazón, ¿crees que un profesor de niños debe quitar importancia a las faltas solo porque cuesta mucho? A lo mejor deberia dedicarse mas tiempo a hacer dictados, como cuando Franco y a leer en alto tardes y tardes y a memorizar los rios y todos sus afluentes y los reyes godos y todo de todo, ya verás como les sonaba luego como se escriben todas las palabras, no como ahora que es una verguenza y solo hacen trabajos sobre el dia de la mujer, el dia de la constitucion y cuatro mamarrachadas más y todo en equipo y sin leer una palabra. ¡Bastante bien escriben! Mi abuelo me contaba que se tenia que aprender de memoria una enciclopedia muy gorda que valía para todos los cursos y que tenia geografia, historia, artimetica y que ya te valía para saber todo lo importante para toda la vida y que ya nunca se olvidaba, no como ahora que no dejan ni repetir para que el niño no se traumatice.

Suso dijo...

Dulcinea,no hay palabras mal dichas, a veces, sino mal interpretadas, a veces.
Éste es tu caso hoy conmigo.

Un besote

Anónimo dijo...

Después de visionar el link propuesto por Suso propongo a señor Neri que se suicide, no vale la pena eso de "Yo la echaba a la puta calle, a que fuera a redactar con su mierda de faltas el cartelito de cartón que se pondría al cuello para pedir en la puerta de una iglesia.
¡Esto no tiene remedio!,¡son ministras!
Le acompaño en el sentimiento:)

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Totalmente de acuerdo, Sr. Neri. Ya sabe, pues hace muchos años que nos conocemos, que soy muy maniático con el tema de la ortografía (hasta en los SMS pongo tildes) aunque, alguna vez, se me cuele alguna falta para escarnio de mis conocidos.

Para mí, la ortografía, en las personas que han tenido el PRIVILEGIO de estudiar es un signo de puntillosidad, pulcritud y seriedad. No me puedo fiar de alguien que con estudios superiores comete faltas garrafales. Cuando lo veo, automáticamente pienso que es un chapuzas y, efectivamente, acierto en la mayoría de los casos.

Conozoco a un alto directivo de Teléfonica, licenciado en Físicas, que decía lo mismo: era incapaz de fiarse cuando en un proyecto, el ingeniero cometía faltas garrafales. El decía que, si que el autor del proyecto no pone cuidado en aquello que sabe que me voy a dar cuenta, ¿qué no hará en los detalles en los que no me voy a fijar o en aquellos aspectos del proyecto que no domino?

La culpa. Primero de la filosofía del TODO VALE y del QUÉ MÁS DA. Después, y lo tengo claro, de los profesores que permiten que personas que escriben como mi abuelo (que iba a la escuela sólo cuando llovía pues el resto de los días tenía que faenar en el campo) obtengan un título de Bachillerato o, incluso, universitario.

Los mejores profesores que he tenido, no casualmente, quitaban puntos en los exámenes por las faltas, independientemente de la materia. Los más chapuceros e inútiles no lo hacían. De hecho, creo que no lo hacían por vaguería y para no leerse los exámenes. Es más, ¿cuántos profesores de cualquier nivel educativo saben escribir correctamente? Normal, el 50%, siendo optimistas, de los docentes son personas que habrían sido despedidas de cualquier otro trabajo por inútiles.

Y así van las cosas: ¿Cuántos universitarios sabrían realizar convenientemente un comentario de texto? ¿Cuántos son capaces de seguir una argumentación lógica y razonada?

El tema de la ortografía basura no es más que un árbol de un bosque tremendamente peligroso.

Zeros dijo...

Amén, Al Neri.

Estoy totalmente de acuerdo con esta entrada.

En cuanto a lo que dice "El subdirector del banco Arús" (por cierto, Él lleva tilde :P), está bien criticar las faltas de ortografía, pero lo que ya me parece excesivo es pedir un comentario de texto cuando aún no se domina el tema ortográfico (a quien estudie una carrera de letras, bueno, pero a los demás universitarios...).

Me gustaría añadir que, aparte de la ortografía, también hay bastantes faltas en gramática y estilo en muchos textos que, si bien no se les exige un nivel culto (porque son divulgativos; por ejemplo, los de un periódico), por lo menos sí deberían mantener una pulcra corrección de su coherencia y cohesión, aunque supongo que esto es pedir demasiado...

PD: Acabo de descubrir este blog, del que únicamente he leído esta entrada, y me ha encantado. A ver si saco tiempo y leo alguna más. Un saludo

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Srta. Zeros, cuando "el" es un determinante artículo no lleva tilde. Lo lleva cuando es pronombre personal.

Al Neri dijo...

Bienvenido a nuestro espacio incorrecto, Zeros, que además creo que no eres señorita.

Subdire, nuestro último visitante se refiere a su frase: "El (sic) decía que, si que el autor del proyecto no pone cuidado en aquello que sabe que me voy a dar cuenta...". ¡Qué mala leche tenemos! jejeje..., pero bromas aparte, insisto que esto no pretende ser ningún foro de ortografía donde la gente no se sienta cómoda.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Efectivamente, srta., tenía usted razón. Mis disculpas.

En mi defensa he de decir (aunque las excusas sean como el culo) que se debe a la celeridad al teclear pues me he tenido que pasar la mañana arreglando las chapuzas de esa gente que escribe con unas faltas garrafales, con mi consiguiente cabreo.

Anónimo dijo...

¿El directivo de Telefónica está en Sudamérica?

ignatus dijo...

Por cierto, que con el ánimo de que podamos mejorar los que aprendimos a escribir hace ya unos años, aprovecho para informar de que algunas normas parece que han cambiado y así, lo que antes era correcto y obligatorio, ahora es facultativo o incluso incorrecto.

Ejemplos vistos en la sección "Tildes..." de la página que cité: la palabra "sólo", cuando equivale a "solamente", antaño se acentuaba siempre. Ahora no debe acentuarse salvo que pueda dar lugar a confusión con "solo" en el sentido de "sin compañía".

Por el mismo motivo, los pronombres "éste", "ese" y "aquel" ahora sólo (ya lo puse mal) se deben acentuar con fines diacríticos (con lo que está mal tildado si su significado no ofrece duda)

Así que para una cosa que hacía bien, resulta que la estoy cagando de continuo... Y me temo que muchos de mi quinta también.

Saludos

SUSI dijo...

Ya me voy a plantear volver a escribir,en este blog con lo mal q escribo.

Dulcinea dijo...

SUSI bonita espero que escribas mejor en las actas notariales.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Vaya por Dios, Ignatus, yo tengo el mismo problema. En fin, diré que son licencias poéticas.

LANGOR dijo...

Buenas noches:

Voy a hacer de Abogado del Diablo.
Las faltas de ortografía y otro tipo de errores (o asimilados), como los gramaticales o la introduccion de palabras extranjeras, son tambien una forma de hacer evolucionar el lenguaje y adaptarlo a la realidad social.

Si este mecanismo no existiera media europa estaria hablan latín clásico y el castellano, el catalan o el frances (entre otros) no existirían.

Ahondando más en el argumento si las tildes ya se usan es porque quiza ya no sean necesarias (por ejemplo puede que interpretar segun el contexto sea un sustitutivo de las tildes).

Yo personalmente me salto un monton de tildes y no creo que sean tan básicas como se dice.

Que yo sepa tambien hay lenguajes como creo que es el danes (segun me dijo el Subdirector, sino recuerdo mal) en que cada uno escribe como suena y parece que si que se entienden.

Un saludo.

PD: Señor Subdirector, sino es asi ruego que me corrija y acepte mis disculpas

Txiripitiflautiko dijo...

Totalmente de acuerdo con tu valoración. Creo que una falta de ortografía es una falta de respeto y un insulto a los lectores.

Veneficus dijo...

Estoy de acuerdo con su entrada, Señor Neri, aunque no tanto en su estilo, algo "faltón", aunque no cometa faltas.

A mí me resulta escandaloso escuchar a licenciados de comunidades donde el castellano ha quedado relegado a un lugar residual dentro de los sistemas educativos. Y ya no sólo hablo de faltas escritas, sino a faltas habladas como: "esto se hace asín" o "habían mucha gente".

Al Neri dijo...

Me parece muy interesante lo que dice Langor, que guarda mucha relación con lo apuntado por Sefo en el primer comentario de este post. Efectivamente la lengua evoluciona y el español actual es fruto de "errores ortográficos" cometidos con el latín clásico y vulgar. Aun así, Langor, no creo que tenga usted razón en lo de quitar importancia a las tildes. Aquí no somos bárbaros, como los daneses :-), y nos gusta
escribir con precisión. La ortografía es una técnica precisa y la acentuación sirve, entre otras cosas, para diferenciar unas palabras de otras que se escriben igual, independientemente del contexto donde aparezcan. Por eso las reglas que apunta Ignatus sobre la acentuación gráfica de "solo" y de los pronombres demostrativos (que yo desconocía y que incumplo) me parece una metedura de pata de la RAE, que no en vano se vende como una puta en cuanto tiene ocasión, contrariando la vocación de permanencia que deberían tener ciertas normas lingüísticas. Así, por ejemplo, los casos citados se contradicen con la diferenciación que sí hace la RAE entre el pronombre personal "te" y la infusión "té". ¿Por qué la RAE no dice que sólo se tilde esta palabra cuando pueda generar confusión? (que no se me ocurre ningún caso, salvo quizá "Te daré": ¿te daré a ti o daré té?, jejeje). Otro ejemplillo de que la RAE la mete hasta el cuezo (en mi opinión) es la admisión en el diccionario del "asín" que Veneficus considera tan incorrecto. Al final van a convertir la lengua en una cuestión democrática en el peor sentido: va a estar bien escrito lo que escriba la mayoría, aunque conculque normas seculares y una herencia cultural que no creo que tengamos derecho a cargarnos al buen tun tún. Otro caso que demostrará el talante mercenario de la Academia es su inminente cesión a las presiones del feminismo mediático en su lucha contra "el lenguaje sexista" ("miembras", etc).

Aun así, corregiré mis errores de acuerdo con la RAE, pero pienso que lo del "solo" y los pronombres demostrativos deberían haber permitido las dos opciones (como de hecho creo que pasaba antes con "sólo").

Veneficus, no soy "faltón", hombre. Es una forma vehemente de expresarme.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Claro que en el Danés y en ciertas lenguas la ortografía se soslaya pero es debido a la enorme dificultad de esas lenguas. No creo que en Español tengamos palabras formadas por más de 40 letras o que, por ejemplo, el nombre compuesto de una Universidad se pueda comprimir en una sola palabra. Eso explica que, en ciertas lenguas, aun existiendo reglas ortográficas se pueda ser mucho más flexible. Pero no es el caso de nuestra lengua pues creo que cualquiera con una capacidad intelectual media, podría dominar sus reglas muy correctamente antes de los veinte años.

SUSI dijo...

Dulcinea bonita tu siempre tan sutil,elegante y directa.
Tengo por el contrario q considerarlo como parte inevitable del proceso de mi vida y mi naturaleza.
Cierto q una buena ortografia eleva la personalidad del hombre,mas no anhelo q se espere de mi,la frase ocurrente,la actitud brillante,el despliegue rapido y espectacular de un ingenio desbordante,el tiempo literario apoteosico y espectacular.
Tampoco espero q se me condene por tener errores ortograficos de manera vejatoria y humillante.
Dulcinea bonita el esfuerzo tiende a sobrepasar nuestra sabiduria,nuestra bondad,nuestra nobleza y nuestra proipia existencia.
Lei en unas cartas de John Kents,q fueron sacadas a subasta publica estos versos q te dedico:
Quien rompe el cristal del corazon de un hombre
dejando este al descubierto
es un ser insensible.
Y no me acarrea ningun problema mis faltas ortograficas en el trabajo,porque logicamente no trabajo sola.
Mas no gritare como Boudelaire:
Ah seigneur donnez moi
la force et le courage
de contempler mon courps et
mon coeurs sans degout.
Afortunados los q nacieron lumbreras porque brillan con su proipia luz otros necesitamos un faro permanente mas no es esto motivo para quedarnos sentados.
Dulcinea bonita te mando todo sin tilde alguna para q e entetengas buscando mis errores.

LANGOR dijo...

Buenos dias:

Creo señor Al Neri que un poco barbaros si somos.
Por ejemplo hemos perdido las declinaciones, una forma muy precisa de hablar (mucho más precisa que las tildes) y seguimos entendiendonos todos.

En resumidas cuentas creo que vamos a una division del idioma:

- Nivel culto, como el latin o el ingles clasico, para la literatura o asimilados.

- Nivel tecnico, que en algunas materias constituiran autenticos sub-idiomas.

- Nivel Slang: El que se va a usar normalmente por la gente, totalmente simplificado, de vocabulario reducido, con minimas reglas gramaticales u ortograficas y muy practico.

De hecho creo que en el ingles (o latin) ya existe una division similar.

Y supongo que esto es una tendencia inevitable, ya que como he dicho creo que el castelleno no es mas que un slang del latin clasico.

En resumidas cuentas el lenguaje esta hecho para entenderse y con cuantas menos reglas nos entendamos, mejor.

Un saludo.