domingo, 28 de junio de 2009

RELEYENDO "EL PADRINO" (5): TOM HAGEN

Me parece entrañable la historia de Tom Hagen, mi personaje favorito de la novela y de las películas. Sus orígenes, su relación con los Corleone, su sutileza, el desprecio que se ganó entre las Familias por no ser un consigliere siciliano... Todo en él es fascinante. Es un buen ejemplo de personaje complicado, porque en él, como en tantos del libro, quedan desdibujadas la bondad y la maldad; no sabes si pensar que es malvado o virtuoso, verdugo o víctima. Posiblemente, tal como sucede en la vida, Tom Hagen no sea sino un producto de sus circunstancias, un hombre fiel hasta la muerte a quien le salvó la vida.

Por cierto, animo a los padrinófilos a adivinar a qué escena de la película corresponde la fotografía.


"Tom Hagen tenía treinta y cinco años. Era un hombre de figura esbelta y facciones agradables. Se había graduado como abogado, pero su trabajo para la Familia no era en calidad de tal, a pesar de que después de terminar sus estudios llegó a ejercer durante tres años.

A los once años había sido compañero de juegos de Sonny Corleone. La madre de Hagen se había quedado ciega y murió cuando su hijo contaba precisamente esa edad. El padre, un bebedor empedernido, estaba completamente alcoholizado; era carpintero y, aunque en su vida jamás había hecho nada reprobable, la bebida acabó por arruinar a su familia y fue la causa de su propia muerte. Al quedarse huérfano, Tom se pasaba los días vagando por las calles, y por la noche dormía en cualquier rincón. Su hermana menor había sido puesta en manos de una buena familia por una institución benéfica. Pero en los años veinte, tales organizaciones no se preocupaban demasiado de los niños de doce años que eran tan desagradecidos como para huir de la caridad. Hagen sufrió una infección en la vista. Los vecinos decían que la había heredado de su madre y que la infección era contagiosa. Todos se apartaron de él. Sonny Corleone, un muchacho de once años, enérgico y de buen corazón, llevó a su amigo a casa y pidió a su padre que le dejara vivir con ellos. La primera comida que Tom Hagen hizo en casa de los Corleone fueron unos spaghetti con salsa de tomate. Hagen nunca había logrado olvidar el sabor de aquel primer plato. Después le dieron una buena cama de metal donde dormir. Fue como un sueño.

Del modo más natural, sin una sola palabra y sin que el asunto fuera discutido en modo alguno, Don Corleone había permitido que el muchacho se quedase a vivir en su casa. El mismo Don Corleone llevó al chico a un especialista, quien logró curarle completamente la infección ocular. Lo envió a la escuela y, después, a la universidad. En todo ello, el Don no actuó como un padre, sino como un guardián. Aunque no le demostraba afecto alguno, lo trataba con más cortesía que a sus propios hijos y nunca le imponía su voluntad. Fue el muchacho quien decidió por sí mismo cursar Derecho. Una vez había oído decir a Don Corleone que un abogado, con su cartera de mano, podía robar más que un centenar de hombres con metralletas".

12 comentarios:

Museros dijo...

Así, a bote pronto, creo que es una escena en la que Michael y Tom discuten por algo (¿trasladar los negocios a Las Vegas?) y Michael, para callarlo, le restriega en la cara que tiene una querida.

J. F. Sebastian dijo...

Ufff. Menuda prueba... A ver.. ¿Puede ser cuando discute con Michael y le dice que es casi tan bueno como su padre, pero que tiene que aprender algo todavía como saber decir no?

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Efectivamente es uno de los personajes más interesantes de El Padrino.

Y la interpretación de Robert Duvall fue estupenda. Me encanta la escena en que visita Franky Pentangelli y le indica que se tiene que suicidar; sobre todo cómo se despide de él.

Sólo un problema. Vi las pelis antes de leer la novela (que es mucho mejor) y mi imaginación ya estaba sesgada durante la lectura.

sefo dijo...

Ni idea de que escena es la de la foto. La mejor escena de Hagen es cuando intenta convencer al director de cine para que de a Johny Fontane el papel en la pelicula y el director se cabrea y le dice que no se bajará los pantalones aunque le vengan a joder los italianos. Hagen friamente y educadamente responde: "Yo soy irlandés"

Maricona Orgullosa dijo...

yo diría que se trata del momento en que le va a comunicar al Don que Santino ha muerto.Duo interpretativo genial

sefo dijo...

Si, si, es esa escena que dice Maricona, la que le da la noticia a Don Vito de lo de Santino, que es cuando luego llaman al enterrador para que les devuelva el favor por lo de su hija.

Villeguillo dijo...

Todas las entradas que escribe usted me llevan siempre a la sentencia de Donoso Cortés: detrás de una cuestión política siempre hay una cuestión teológica.

Se vé en Kay, artículo que no he comentado pero lo hago aquí. Me pregunta un carlistón asturiano: ¿cuál es la definición de un católico (americano) estadounidense? Un protestante de doctrina católica.

Y esto me lleva a Tom. Tom, él, que si que es muy seguro que sea un producto de las circustancias difíciles en un país tremendamente protestante, pero que seguro que en su parte benigna pesa su origen irlandés y su crianza italiana. Pues vemos, para mí, que vence esa parte honesta de todo hombre. Su hijo es sacerdote. Un cura preparandose para el futuro en Roma. Seguramente pudiere llegar a ser un obispo o incluso algo más.

Debemos juzgarle a Tom por sus frutos a pesar de sus pecados.

Al Neri dijo...

Muy bien, Maricona Orgullosa, ha acertado usted la escena.

Garrafoni dijo...

Esa escena se produce un poco antes de comunicar a su Don, que Sony Corleone ha sido asesinado.

P.D. Mario Puzzo es un escritor de segunda o tercera fila. Comparar el libro con la película es como comparar a Maleni con Vargas Llosa. Infinitamente mejor la película.

Kike dijo...

Esa la escena en la que le comunica al viejo Vito que Sonny ha muerto.

flor dijo...

es mi personaje favorito ya en el libro me inspiraba admiracion por sus actitudes , lealtad y sensatez y tranquilidad.
me hubiera gustado que en la pelicula no se omitieren tantas escenas como en realidad en el libro él tiene protagonismo.
Duvall lo interpreta maravillosamente. el padrino 3 ademas de ser la peor para mi , cometen el error de quitar este magnifico personaje y dar una pesima explicacion sobre su muerte. quiero otra padrino 3!!!

Giro dijo...

La escena es cuando cuenta la muerte de sonny a el don