viernes, 22 de mayo de 2009

RELEYENDO "EL PADRINO" (4): SER PROTESTANTE ES MÁS AMERICANO

Kay Adams

A cuenta de los interesantes pasajes de El Padrino que hoy compartiré con vosotros, siempre me planteo dos reflexiones:

- Qué gran diferencia hay entre la Religión Católica y el catolicismo sociológico y cómo tantas personas dicen ser católicas o practican el Catolicismo sólo por tradición y por mimetismo cultural, sin que tengan ningún sentimiento religioso. Incluso a veces muchos patriotas españoles se dicen católicos porque España siempre lo ha sido y es una seña de identidad nacional. Esto se aprecia muy bien en la actitud de Mamá Corleone y sobre todo en la de Michael.

- ¿Es posible un matrimonio armonioso entre dos personas con diferentes credos religiosos, incluso entre un católico y un creyente de alguna religión inspirada en el mensaje de Jesucristo? Para mí que no, salvo que a un miembro de la pareja o a los dos en el fondo se la refanfinfle el tema. Si ambos son consecuentes y están preocupados por la educación de los hijos, no creo que el experimento salga muy bien que se diga. 


Mamá Corleone siempre preguntaba a Kay por qué no se decidía a convertirse al catolicismo, ignorando que el hijo de Kay ya había sido bautizado en la religión protestante. Kay aprovechó una de esas ocasiones para preguntarle por qué iba cada día a la iglesia, y si ello era obligatorio para los católicos.

Como si pensase que esa supuesta asistencia diaria obligatoria era lo que impedía a Kay convertirse, la anciana le dijo:

—De ningún modo, querida. Algunos católicos acuden a la iglesia sólo el día de Pascua y el de Navidad. Cada uno va solamente cuando lo desea.

Kay se echó a reír y quiso saber:

—¿Por qué, entonces, usted va todas las mañanas?

—Voy por mi marido —repuso Mamá Corleone, y señalando hacia abajo con el dedo, añadió—: para que no vaya al infierno. Cada día rezo por su alma, para que Dios la acoja en su gloria. 

**** 

Kay Adams Corleone había complacido a la familia de su marido convirtiéndose a la fe católica. Sus dos hijos, como es lógico, hicieron lo propio. Michael no se mostró muy de acuerdo al respecto. Habría preferido que su esposa y sus hijos siguieran siendo protestantes, pues era más americano. 

**** 

—¿A santo de qué tienes que ir a la iglesia todas las mañanas? —le preguntó—. No me importa que vayas los domingos, pero ¿por qué incluso los días laborables?

Kay se sentó en el borde de la cama para ponerse las medias, y repuso:

—Ya sabes cómo son los católicos conversos. Se lo toman mucho más en serio.

Michael tendió el brazo hasta tocar los muslos de su esposa, más arriba de donde terminaban las medias.

—No me toques, Michael. Esta mañana voy a tomar la comunión.

Michael hizo caso y no trató de retenerla cuando se puso en pie. Esbozando una sonrisa, le dijo:

—Si eres una católica tan perfecta ¿por qué dejas que los niños vayan tan poco a la iglesia?

Kay se sentía molesta. Su marido la estaba juzgando como haría un Don. 

—Tendrán tiempo de sobra cuando lleguemos a casa —respondió—. En Las Vegas los obligaré a ir más a menudo.

16 comentarios:

Txiripitiflautiko dijo...

Estoy totalmente de acuerdo en la diferencia que estableces entre el catolicismo sociológico y el catolicismo "oficial". Creo que esto es algo positivo. El integrismo religioso siempre es un foco de conflicto en cualquier sociedad. Sólo hay que fijarse en los países musulmanes gobernados por integristas, convertidos en auténticas dictaduras teocráticas.
En España, los excesos meapilescos del franquismo a partir de los años cincuenta, son en gran parte culpables de la ola de antirreligiosidad que la fauna progre nos está imponiendo.

Aprendiz dijo...

Yo también creo que el experimento del matrimonio entre personas de diferente religión no es bueno.

Tengo una amiga, de padre musulman, madre cristiana, que se definía atea, y que le gustaba el budismo...¡menudo cacao!.

Creo que es importante que los padres tengan en todo ideas similares, porque los hijos se guían por las ideas de los padres, y si estas son diferentes e incluso contrarias, el niño no sabe qué pensar.

Al Neri dijo...

Aprendiz, un pequeño matiz: creo que está muy bien que los padres tengan ideas parecidas en lo esencial: forma de educar, valores, etc, pero en todo no, mujer. Está bien que los niños en su propia familia puedan ver diferentes enfoques y posturas sobre los temas; eso les hace darse cuenta de que en la vida los cosas se pueden abordar de diversas formas. Los matrimonios que conozco que piensan igual en todo suele ser casi siempre porque uno ha anulado la personalidad del otro.

PD: ¡Qué discutidores estamos hoy tú y yo!

Aprendiz dijo...

jajajaja, te doy la razón con tal de no seguir discutiendo... ;) Es broma, te doy la razón porque la llevas, estoy de acuerdo.

Buenas noches.

El Abogado Chalado dijo...

Nosotros por ejemplo tenemos ideas políticas completamente opuestas. Con el transcurso del tiempo cada vez me doy más cuenta que todo se reduce a ser buena persona.

Dulcinea dijo...

Abogado es lo que me faltaba, casarme con un rojo, no ibamos a durar ni dos dias

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Yo tampoco creo en el matrimonio entre personas de diferente religión o ideales diametralmente opuestos.

Quizás ellos se complementen bien e incluso les haga gracia pero ¿cómo educaran a sus hijos? ¿En qué creencias? ¿En qué sistema de valores? Porque todo eso de la tolerancia es un gran cuento. Si de verdad creo en lo que manifiesto realmente y considero que es lo realmente bueno intentaré educar en ello a mis hijos o, incluso, convencer a mi mujer de mis posturas. Sería como tener un tesoro y acapararlo para mí.

¿Qué sucede si mi mujer considera que mi tesoro es una mierda y viceversa?

Otra cosa son las pequeñas diferencias o perspectivas entre los dos, pero siempre que observen el mismo paisaje y no dos completamente distintos.

A mí me pasaría lo mismo que a Dulcinea: no podría vivir con una progre militante, ni una feminista, ni una pepera recalcitrante -bueno, si fuera lo suficientemente bella (pija se presupone) sí- ni una mujer a la que no le gustase que le relagaran flores, bombones u ositos de peluche... En fin que así estoy yo...

LANGOR dijo...

Buenos dias:

Coincido con mi colega el abogado chalado. Lo mas importante es ser buena persona y tener voluntad de entenderse y por supuesto, amor.

Si esto existe todo lo demas no es obstaculo.
Respecto a la educacion de los posibles hijos solo es me ocurre la frase "busque, compare y si encuentra algo mejor comprelo"
Los hijos son seres independientes de sus padres y si se les educa tratando de hacerles pensar y razonar las cosas al final todo saldra bien.
Es mas creo que seran hijos mas formados que aquellos que solo han visto una ideologia.

De todos modos aqui estamos en materias del corazon y sobre el corazon no se manda, ni por ideologia ni por religion ni por razon. No lo olvidemos nunca.

Un saludo

Al Neri dijo...

Estoy de acuerdo básicamente con Abogado Chalado y con Langor, pero no exageremos. Es verdad que no podemos esperar que los hijos sean un calco nuestro; seríamos estúpidos, les haríamos mucho daño y encima nos frustraríamos sin remedio. Pero sí es verdad que hay temas en los que como no haya una mínima confluencia entre los progenitores, el niño puede acabar como las maracas de Machín, con graves contradicciones mentales y con dificultad para afrontar ciertos problemas de la vida.

Seamos serios. Ser buna persona es desde luego lo más importante, pero no es lo único. Para que una pareja funcione, para que un hombre y una mujer formen una familia cohesionada y "lógica" hace falta un poco de "pegamento" no digo ideológico, pero sí de filosofía de vida y de valores elementales compartidos. La idea de que se casen dos buenas personas, pero una de Batasuna y otra de Ynestrillas, me resulta propia de un sainete cómico. En el momento que cualquiera de los dos pretenda comportarse y vivir coherentemente con sus ideales, la historia acabaría como el rosario de la aurora (aunque reconozco que he puesto un ejemplo muy extremo).

Otros obstáculos a veces insalvables en el seno de un matrimonio(por muy bueno que se sea)son la forma de entender el trabajo, el gasto y la economía, o las relaciones con la familia.

Y esto no sólo pasa a nivel de pareja. Reconozcámoslo, coño; ni siquiera la amistad auténtica es posible entre dos personas de mentalidades contrastadas en ciertos aspectos como la política o la religión. Yo no podría ser amigo íntimo de un fulano con el que me tengo que pasar la vida mordiéndome la lengua y evitando temas de conversación o comentarios para evitar enzarzarme en discusiones y piques agotadores e inútiles. Podré tener una relación cordial y hasta podré valorar mucho su bondad y sus virtudes, pero con esos límites a la espontaneidad, a la confianza... no creo que llegara mucho más lejos (y en ningún caso a casarme, por supuesto).

Insisto porque es fundamental: si veis casadas a dos personas con ideas políticas o religiosas diametralmente opuestas es porque al menos una de ellas habla mucho "de boquilla" de sus ideas pero en el fondo no cree en ellas ni tiene intención de comportarse coherentemente con ellas (es sólo un barniz externo, una imagen)

Aprendiz dijo...

Langor, dices:

"Los hijos son seres independientes de sus padres y si se les educa tratando de hacerles pensar y razonar las cosas al final todo saldra bien.
Es mas creo que seran hijos mas formados que aquellos que solo han visto una ideologia."

Estoy de acuerdo que los hijos son independientes de los padres, y que hay que enseñarles a pensar y razonar, pero no creo que ésto se consiga enseñando al hijo muchas ideologías.

Eso de enseñarles a pensar y razonar está muy bien, pero si un niño no tiene inquietudes por algo, no se va a parar a ello. Y creo que cuando se educa a alguien en el "prueba todo y luego elige" al final casi que se tirará la vida probando.

Pasa hoy en día que no se les enseña a los niños ninguna ideología, ni valores, ni religión, para que ellos cuando sean grandes eligan la que quieran, y así están la mayoría, que no creen en nada.

Lo importante es darle a los hijos una formación en lo que cada uno considere que es lo mejor, que cuando el niño crezca ya decidirá si es eso lo que quiere o buscará otros caminos.

Si se deja crecer a un niño sin una ideología concreta, posiblemente de mayor ni tenga interés en buscar la que le guste, porque nadie le ha fomentado esa inquietud, sin embargo un niño que haya crecido con unos valores y unas ideologías, ya sabe si esos son los que les gusta o no.

En cuanto a lo último que dices;

Hay una frase que dice, "no tener los mismos intereses no es lo que separa a las personas, sino no tener los mismos valores."

El amor está muy bien, pero hay épocas en las que el amor no se sienta como el primer día, y entonces, ¿qué te une a esa persona?

Besos

LANGOR dijo...

Buenas tardes:

Aprendiz, a mi entender no tener una ideologia (o idea en general)es una opcion tan valida como cualquier otra.
Yo personalmente no tengo ideas claras en muchos aspaectos porque creo que no tengo conocimientos suficientes o inquietud suficiente para tenerlas.
Por ejemplo yo no me atrevo a opinar sobre la investigacion en celulas madres o la pildora poscoital porque como no se como funcionan de forma cientifica y sin ideologias intermedias, asi que creo que calladito estoy mas guapo.

Si una persona no quiere tener ideologia podemos creer que es triste pero en el fondo es asunto suyo y los demas no podemos forzarle a tenerla, no es obligatorio tener cosmovisiones generales.
Y si ese niño de verdad quiere tener una ideologia no te preocupes que la buscara el solito.

Respecto a los valores antes de intercambiar ulteriores opiniones me gustaria que me definieras que entiendes tu exactamente por "valores".

En mi humilde y corta experiencia como bien dices hay altos y bajos en el amor, pero cuando veo a una persona a la que amo en uno de esos bajones siempre recuerdo lo que admiro de ella y casi siempre me recupero. No se si a esto tu lo llamaras "valores", yo no lo llamo asi, de ahi lo de la aclaracion previa.

Un saludo

Aprendiz dijo...

Langor:

Yo creo que ambos estamos llamando valores a lo mismo.

Valores: "Los valores se nos presentan a la conciencia como “principios” que intentan guiar nuestra elecciones y decisiones cotidianas sobre los más diversos temas."

http://www.portalplanetasedna.com.ar/valores.htm#LA%20HONESTIDAD

Lo que admiras de ella, es lo que valoras de ella.

Por poner un ejemplo, una persona que sea mentirosa, no podrá tener muy buena convivencia con alguien que valore mucho la sinceridad, porque cada engaño será un bache en la relación.

Muchos por amor aguantan lo que sea de su pareja, pero llegará el día en que el amor no sea tan fuerte, y (desde mi punto de vista), si no se comparten unos valores básicos para la convivencia, es imposible seguir con esa relación.

Anónimo dijo...

Buenas tardes:

Señor Al neri creo que tenemos que distinguir dos conceptos en una idea:

- El grado de conciencia que tenemos de esa idea: Por esto entiendo el grado de convencimiento interno que tenemos de esa, lo que creemos que es verdad y cuanto lo creemos

- El grado de militancia de esa idea: Es decir cuanto tratamos de expandirla hacia fuera.

Le voy a poner un ejemplo. Yo en materia de religion soy taoista y tengo una conciencia muy alta sobre esta idea, es decir, estoy muy convencido, pero tengo un monton de amigos cristianos catolicos practicantes con los que me entiendo de maravilla porque yo no trato de expandir mi idea de religion hacia ellos y ellos no tratan de expandirla hacia mi.
Es decir nuestra militancia es baja.

Creo que dos personas pueden convivir perfectamente reconociendo sus diferencias y aceptandolas. Las ideas no merecen que nos matemos o destruyamos amistades o relaciones. Por ejemplo yo conozco cristianos practicantes que usan preservativos regularmente en sus relaciones maritales.

Estoy de acuerdo que dos personas con un grado alto de militancia en sus ideas contrapuestas no pueden convivir, pero si personas con ideas diferentes, mucha conciencia pero poca militancia por supuesto que pueden vivir, sin renunciar a sus ideas por ello.


Aprendiz:

Definiendo valor asi, como principio etico estoy de acuerdo.

Yo pensaba que lo definias desde el punto de vista moral.
Por ejemplo yo valoro mucho la honestidad y no podria pensar estar unido con una mentirosa, pero si puedo pensar en estar unido con una persona etica con una completamente diferente a la mia por ejemplo feminista.

Un saludo.

LANGOR dijo...

Buenas tardes:

Perdonad el ultimo post le escribi a toda leche y se me olvido firmar y añadir moral en la contestacion a aprendiz.

De nuevo os pido disculpas

Lnagor

Aprendiz dijo...

Langor:

Para mí hay mucha relación entre valores y moral. "La conducta moral es una manifestación de nuestros valores".

En el enlace que he puesto antes vienen muchos valores, y muchos de ellos van unidos a la moral, por ejemplo: la decencia, la responsabilidad, la familia, la lealtad...(o quizás todos, no sé)

El ejemplo del uso de preservativo que has puesto; dudo que un matrimonio funcione, si uno de los cóyuges tiene unos valores religiosos (coherentes) y el otro no, porque ahí la única solución es que el segundo respete al primero.

Yo estoy de acuerdo con lo que dice Al Neri;

"si veis casadas a dos personas con ideas políticas o religiosas diametralmente opuestas es porque al menos una de ellas habla mucho "de boquilla" de sus ideas pero en el fondo no cree en ellas ni tiene intención de comportarse coherentemente con ellas (es sólo un barniz externo, una imagen)"

LANGOR dijo...

Aprendiz:

Yo creo profundamente es esa doctrina que dice que se hizo "el sabado para el hombre, no el hombre para el sabado"

Tener un valor claro a mi entender no es defenderlo a ultranza ni actuar siempre conforme a el (con algunos reconozco que no hay mas remedio), sino saberlo aplicar segun las circunstancias lo permiten.

En la vida hay que ceder en muchas cosas que no nos gustan, con la familia, con amigos, con tu pareja, con tus compañeros de trabajo, etc.

Esto no quiere decir que vayas a ceder siempre, creo que la vida es un tira y afloja, pero lo que no se puede es seguir siempre al pie de la letra tus "valores" o tu "moral" e ir de cabeza al abismo.

Todo debe ser aplicado adaptado a la circunstancia y a lo mejor esta pareja usa preservativo porque uno quiere pero a cambio se ponen de acuerdo en educar a sus hijos de una forma que el otro no le hace tanta gracia.

En resumidas cuentas somos seres humanos con vidas normales y no somos como Socrates (al menos eso creo yo), y los seres humanos no siempre se salen con la suya en todo.

Lo importante en la vida es ceder en los valores poco importantes y conservar los mas importantes. Que cada uno elija cual es cual.

Un saludo