domingo, 8 de febrero de 2009

UN PASEO POR OTROS BLOGS (3): "BLOGS-ETIQUETA"


La mayoría de mis blogs favoritos son los que figuran en nuestra sección de Plumas amigas. Otros que visito muy a menudo no aparecen en el blogroll porque no ha habido la indispensable unanimidad entre los cuatriunviros, o porque, aun pareciéndome muy brillantes, cultos e ingeniosos, promueven ideas que me escuecen demasiado, o que se dan de patadas con mi forma de pensar y… hombre, una cosa es que yo los frecuente y otra muy distinta que nos pongamos a hacerles demasiada publicidad. Entre estos últimos, por poner ejemplos muy clarificadores –y sin que sirva de precedente ;-) - citaré El blog de José E. Carrero-Blanco Martínez-Hombre y el inquietante nido de anarcocapitalistas de la siempre hospitalaria Mary White.

En no pocas de estas bitácoras que leo -y en otras- hay algo que siempre me ha sorprendido mucho, y es esa manía compulsiva de “etiquetar” el blog, de encasillarlo ideológicamente, pero no a través de las ideas que en él se expresan, sino por medio de su apariencia externa. Me refiero naturalmente a esa costumbre de colocar en los márgenes cartelitos, dibujitos y mensajitos con frases como “Soy de derechas”, “Aquí estamos con Israel / o Palestina”, “Red de enemigos de ZP” -¡qué horror!- , “Red de blogs liberales”, “50.000 escolares ya son libres” u otras leyendas de apoyo expreso a partidos políticos o a movimientos sociales concretos, como los Peones Negros, El Foro de Ermua, etc.

Puedo entender actitudes así en bitácoras nítidamente vinculadas a un determinado partido. Si las Nuevas Generaciones del PP de Villacanicas del Hoyo deciden crear un blog, pues me parece de cajón que pongan publicidad del PP, de la FAES o de la guerra de Irak, pero que haga algo parecido un particular que aspira a tener un espacio independiente, escapa totalmente a mi intelecto.

Y no me malinterpretéis: Algunas de las causas publicitadas a mí me parecen muy dignas, pero entiendo que forzar a cualquier posible visitante a enterarse de mis ideas nada más echar un vistazo superficial al diseño de mi web contradice las más elementales reglas de la sutileza y es algo que sólo sirve para ahuyentar, así de primeras, a un porcentaje significativo de quienes pasen por ella, para impedir inútilmente que la gente pueda leerme y entonces sí, quizá no volver ni loca, pero al menos con conocimiento de causa y tras haber podido conocer de verdad mis matices, mis razones, mis sentimientos y también mis contradicciones.

Quizá detrás del anuncio proselitista de cuatro causas que a muchos repugnan íntimamente, se encuentre una pluma interesante que, al margen de sus ideas, tenga mucho que ofrecerles, pueda invitarles a conocer realidades que no conocen o incluso a debatir si no están de acuerdo y aportar un poco de luz en alguna discusión. Sin embargo, estas etiquetas visuales a menudo bloquean cualquier contacto y cualquier intercambio de pareceres; son como un cartel de “Prohibido pasar”, como una barrera de seguridad contra quien no comparte tus ideales.

Cuánta gente habrá perdido la oportunidad de leer algunos posts maravillosos por culpa de esta costumbre de convertir los blogs personales en blogs-anuncio, limitando la creatividad y matando la independencia.

15 comentarios:

H dijo...

Es una forma como otra de evitar visitas "indeseadas".

Joven Madrileño dijo...

Hay blogs donde expresas tus ideas contrarias a las que hacen el blog, de manera educada sin meterte con nadie y puedes recibir insultos o intentos por ridiculizarte o atribuirte hechos y acciones que no son más que generalizaciones. Si eres de derechas (o derechona), ya se da por supuesto que votas a Rajoy (peperos...aunque bueno, yo les llamo progres en mi blog, así que estamos empatados), escuchas la COPE o estás a favor de la guerra de Irak, o eres ultraliberal (también utilizado como insulto) etc.

Saludos

Aprendiz dijo...

Bueno, también es una forma de atraer a los que piensen como tu.

Aunque al principio me ha parecido que llevabas razón con lo que decías, luego he pensado que no es tan malo poner demasiadas etiquetas.

Por ejemplo, si a alguien le interesa el debate de la guerra Israel-Palestina y pasa por un blog con alguna etiqueta, se parará para ver la opinión.

Pero siempre creo que hay que poner etiquetas si explicas en alguna entrada tu posición, en caso contrario si creo que es una barrera para echar a los que piensen diferente.

Un beso

Pantera Rosa con Nube dijo...

Muy elegante entrada. Creo mi Querido Al Neri que es muy acertada su visión. Incluso un título mal elegido puede echar para atrás a la hora de adentrarse a leer la entrada. Lo cierto es que nunca me atrevería a catalogarle de ninguna manera, porque si algo destaca en usted son su matices y profundidades insondables, lo que conlleva que leerle siempre resulta cuanto menos sorprendente.

El francotirador dijo...

Yo creo que es una opción como otra,no creo que sea un "prohibido el paso" sino más bien el poner de manifiesto algo,entro en blogs en que puede haber etiquetas de ese tipo una veces coincido y otras no pero no por eso dejan de ser menos interesantes.

Pinchito dijo...

Reflexión francamente sensata, Sr. Al Neri. Blogs "apasionados", blogs, críticos pero serenos, concurrentes.

Como siempre, o casi, dando algo sobre o que pensar.

Saludos.

Lázaro dijo...

Es obvio que cada uno con su blog hace lo que le parece oportuno y pone las etiquetas que le place. Creo que quien lo hace lo que no desea es que participe gente que no está de acuerdo con esas etiquetas. A mi juicio, empobrece, al menos a priori, el blog. Hace tiempo escuché una frase que no he olvidado: "dos cosas no se avienen: la seguridad y el deseo de espectáculo". Yo me inclino por lo segundo. Que cada uno diga lo que quiera, que entre quien le apetezca. Para mí eso es lo bueno de la red. Y si te entra un ofensor de estos profesionales, eso que llaman un "troll", pues a reírse con sus ocurrencias. Ya se cansará. Saludos cordiales

porlafamiliaporlavida dijo...

Hola Al:

Cómo blog etiquetado a defender la familia y la vida, entiendo que en cierta forma tienes razón, pero sinceramente, cuando decidí abrir mi blog, no pensé en nada de eso, simplemente, intentaba evitar caer en una depresión y lo hice, cómo si fuera un diario, en el que desahogar mis pensamientos, de ahí que haya veces que me salgan post malísimos, y otras un poquito mejor, he de reconocer que mi principal etiqueta es mi estado de ánimo, y que en mi blog, concurren gentes de distintas ideas, a los que quiero y respeto. Aunque por otro lado, pienso que hay personas muy buenas, en estos lares que a lo mejor sienten la necesidad de autoetiquetarse, porque su profunda timidez, les impide presentarse de otra forma, insisto no es mi caso, pero creo que si hay algo realmente admirable en el hombre (término genérico), es el ser consecuente con sus ideas.

Felicidades por el post, que hace pensar y bastante.

Un besote.

Mª Ángeles dijo...

Me gusta, estoy de acuerdo contigo, ya que, aunque todos tenemos más o menos nuestra opinión sobre gustos políticos, no es cuestión de colocar una etiqueta donde más se ve ni dejar de respetar a los que no piensen como nosotros. Muy bueno el post.
Saludos

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Muy meditado el post, sr. Neri, otra muestra de lo meticuloso y perfeccionista que es usted en todo. Sinceramente, admiro su capacidad para distanciarse de las cosas y observarlas calmada y objetivamente en contraste con mi, en ocasiones, excesivo apasionamiento.

Legionarius dijo...

Como dice H, es una forma como otra de evitar visitas "indeseadas".

Un saludo español...

Mary White dijo...

Al Neri, muchas gracias por la mención. Ya sabes que en mi casa cualquier persona que sabe el significado de la palabra "respeto" es bienvenida y si encima me hacen pensar, más. Reconozco que a veces aparecen "tipos" sin idea de qué significa la educación, pero creo que hay que saber capear temporales de todo tipo, y eso intento. Sin intención de adular, tengo que decir que da gusto discrepar contigo, y con el resto del cuatriunvirato, que suelo aprender de vosotros especialmente cuando no estoy de acuerdo, y que a veces entro en desacuerdo y salgo medio convencida. Por eso os comento poco, aunque suelo leeros siempre. Con lo tozuda que soy tiene su mérito...

Respecto al tema de las etiquetas, a pesar de definirme como anarcocapitalista, más que nada por no soltar la retahila de ideas cada vez que te preguntan "¿y tu cómo lo ves?", tengo que decir que, desde mi punto de vista, toda etiqueta es limitadora y me deja más insatisfecha que otra cosa, y desde luego en mi caso, es más una orientación que una definición, y se refiere a la pretensión de recuperar la responsabilidad individual y eliminar la tutela estatal en todos los ámbitos posibles de mi vida, siempre sin imponer a nadie mi versión del tema.

Y finalmente, respecto a los blogs y demás, yo hago propaganda descarada del Instituto Juan de Mariana cada vez que puedo, porque es lo que más se aproxima a mis ideas (y trabajo en él por amor al arte cuando no trabajo por dinero). Pero entiendo que otros bloggers pongan etiquetas para que todo el mundo sepa dónde entran y a qué se atienen. De todas formas, cada cual con sus palabras, silencios y, sobre todo, con sus acciones, se define y se coloca en su sitio.

Embajador en el Infierno dijo...

Muy atinada la entrada. Mi personal generalización es que los cartelitos y etiquetas por doquier en un blog suele ser una síntoma claro de falta de ideas y gracia al exponerlas. O sea, que cuanto más carteles, menos interesa.

Para mi es como la jovencita que va (des)vestida como una furcia: ¿Tan poca cosa tienes que enseñar de tu interior, que tienes que exponer bien a las claras tu exterior al escrutinio de todo el mundo?.

En cualquier caso yo sigo todas las bitácoras que leo a través de un lector de "feeds", con lo cual el diseño de la página es absolutamente irrelevante.

Hispanicus dijo...

Hablo de lo que a mi me toca, que es mi blog, y en ellos muestro mis ideas y enlaces con los que me solidarizo, que para nada son etiquetas. Como Bien dice Harto, el que entra y ve eso ya sabe lo que se va a encontrar, por lo menos una rapida visión de conjunto aunque a ves las cosas no son lo que parecen.

A mi me han llegado a etiquetar de pepero (PP), y para nada lo soy, de nazi, tampoco, de radical, tampoco, etc, etc...

De todas formas me importa un bledo si me etiquetan o no, me trae sin cuidado, mi blog es como mi castillo, y lo defenderé más o menos bien, pero lo que si tengo claro es que soy sincero, y siendo sincero no pueden faltar "etiquetas" como las que muestro.

Un abrazo

Williamsongate dijo...

Entiendo que el blog ni debe saturarse, como muy declara el Embajador, ay que denota la falta de originalidad y si es posible tampoco ser escuetamente lacónico. Siempre tienes alguna foto u objeto que te acompaña en tu vida y en tu hogar: la foto de tu novia, tu equipo, una medallita, etc... claro pero con sobriedad.