viernes, 12 de octubre de 2012

VIENTOS DEL PUEBLO ME LLEVAN

VIENTOS DEL PUEBLO ME LLEVAN



Vientos del pueblo me llevan,

vientos del pueblo me arrastran,

me esparcen el corazón

y me aventan la garganta.



Los bueyes doblan la frente,

impotentemente mansa,

delante de los castigos:

los leones la levantan

y al mismo tiempo castigan

con su clamorosa zarpa.



No soy un de pueblo de bueyes,

que soy de un pueblo que embargan

yacimientos de leones,

desfiladeros de águilas

y cordilleras de toros

con el orgullo en el asta.

Nunca medraron los bueyes

en los páramos de España.



¿Quién habló de echar un yugo

sobre el cuello de esta raza?

¿Quién ha puesto al huracán

jamás ni yugos ni trabas,

ni quién al rayo detuvo

prisionero en una jaula?



Asturianos de braveza,

vascos de piedra blindada,

valencianos de alegría

y castellanos de alma,

labrados como la tierra

y airosos como las alas;

andaluces de relámpagos,

nacidos entre guitarras

y forjados en los yunques

torrenciales de las lágrimas;

extremeños de centeno,

gallegos de lluvia y calma,

catalanes de firmeza,

aragoneses de casta,

murcianos de dinamita

frutalmente propagada,

leoneses, navarros, dueños

del hambre, el sudor y el hacha,

reyes de la minería,

señores de la labranza,

hombres que entre las raíces,

como raíces gallardas,

vais de la vida a la muerte,

vais de la nada a la nada:

yugos os quieren poner

gentes de la hierba mala,

yugos que habéis de dejar

rotos sobre sus espaldas.



Crepúsculo de los bueyes

está despuntando el alba.



Los bueyes mueren vestidos

de humildad y olor de cuadra;

las águilas, los leones

y los toros de arrogancia,

y detrás de ellos, el cielo

ni se enturbia ni se acaba.

La agonía de los bueyes

tiene pequeña la cara,

la del animal varón

toda la creación agranda.



Si me muero, que me muera

con la cabeza muy alta.

Muerto y veinte veces muerto,

la boca contra la grama,

tendré apretados los dientes

y decidida la barba.



Cantando espero a la muerte,

que hay ruiseñores que cantan

encima de los fusiles

y en medio de las batallas.





Miguel Hernández
 
 
¡FELIZ DÍA DE LA HISPANIDAD A TODOS!

9 comentarios:

sandra dijo...

Elocuente canto a una España unida y brava de un hombre que vivió en una época en la que España estaba rota y desangrada…
Feliz día a tod@s!! Especialmente a las Pilares.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Qué casualidad!!! Ayer mismo utilicé este poema para una postal de felicitación del Día de la Hispanidad en el trabajo.

Hoy es un día muy especial para cuatrocientos millones de seres humanos. Aunque muchos lo ignoren o, incluso, lo desprecien.

FELIZ DÍA DE LA HISPANIDAD

alco dijo...

Excelente y conmovedor poema. Le felicito, es una buena elección para un día como hoy.
Si lo quieren oir recitado por Loquillo:

http://www.youtube.com/watch?v=F3gA3xFj61s

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Adoro a Miguel Hernández, el hombre que ha escrito las más bellas metáforas de la historia de la poesía española.
Poeta de instinto y de raza.
Muchas gracias, excelente elección para estos días convulsos y preocupantes pero también gloriosos como la Concentración de Barcelona.
Un abrazo
Asun

Aprendiz de Brujo dijo...

Una pregunta desde la candidez más absoluta y del desconocimiento de la obra de Miguel Hernández:
Cuando el poeta habla de yugo, de bueyes, de no doblegarse...etc.A qué enemigos de España se refería cuando lo escribió?. Quienes eran los que según él, hablaban de echar un yugo sobre el cuello de esta raza"?.
De quienes eran los fusiles sobre los que se posaban los ruiseñores?.
Alguien me puede sacar de mi ignorancia?.
En fin, aparte de esto,ojalá no se hunda el barco.
Ojalá nuestro país salga adelante.Muchos y muy variados han sido los enemigos de la patria. Y seguimos, de momento en pie.



Al Neri dijo...

Brujo, muy de sobra sabe que refería al bando nacional en la guerra civil, pero, obviando este contexto y la ideología de Miguel Hernández, el poema es precioso y nos sirve perfectamente como canto patriótico un 12 de octubre.

Aprendiz de Brujo dijo...

Y no resulta excesivamente grotesco, que los que luchais activamente aún hoy en día porque se reconozca gloria y honores a sus carceleros, utiliceis un poema escrito,(belliísimo sin duda)precisamente para denunciar la amoralidad y vileza de su causa?.

Al Neri dijo...

Lo grotesco es que usted considere que yo lucho activamente por que se glorifique a los carceleros de nadie. Grotesco y absurdo.

Que yo ponga un poema de Miguel Hernández el día 12-O lo único que demuestra es que tengo la mente más abierta que usted, que intenta tocarme los huevos sacando el tema de la guerra (haciéndose el tonto)sin venir a cuento.

Aprendiz de Brujo dijo...

Bien, bien pues no es grotesco.A mi me lo pareció. Pero seguramente sea un problema del sectarismo que me caracteriza.
Que mente tan cerrada tengo.