miércoles, 5 de septiembre de 2012

¿EL MEJOR LIBRO SOBRE LA GUERRA CIVIL?

Relacionados con la guerra civil, se han escrito decenas de monografías, ensayos, novelas históricas, biografías y testimonios muy interesantes y aconsejables, pero hay una obra que es imprescindible conocer, por encima de todas, para hacerse una idea certera y global sobre lo que el triste conflicto que arrancó en verano de 1936 significó para la vida cotidiana de los españoles, sobre las motivaciones de los dos bandos en lid y sobre el modus operandi y el alcance de los abusos cometidos por ambos sobre todo en la retaguardia. Se trata de un libro durísimo y bellísimo que bucea en la intrahistoria de los acontecimientos, mostrándonos de forma desnuda, casi como en un reportaje periodístico, la galería de sádicos criminales, hombres honrados, malvados vengadores, idealistas, fanáticos insensibilizados, héroes anónimos y gente asustada pero digna que habitaron a ambos lados de las líneas.

Como algunos ya habréis adivinado se trata de A sangre y fuego. Héroes, bestias y mártires de España, escrito en 1937 por el periodista sevillano Manuel Chaves Nogales, que había obtenido en los años veinte el prestigioso premio Mariano de Cavia y es el autor asimismo de una biografía de Belmonte que será posiblemente uno de los mejores libros de toros que se han escrito.

A sangre y fuego es un libro muy curioso cuya mayor virtud e interés es haber sido publicado dos años antes de acabar la guerra sin saberse lo que iba a suceder, es decir sin los condicionantes que el curso posterior de los acontecimientos (sobre todo la victoria franquista y el desenlace de la Segunda Guerra Mundial) ha impuesto siempre, aun de forma subconsciente, a los escritores e historiadores que han abordado nuestra conflagración civil.

El otro aspecto muy destacable es la postura del autor, considerablemente equidistante para lo que nos tienen acostumbrados las obras de esta naturaleza. Chaves Nogales nos cuenta en el prólogo que él era un liberal de izquierdas que trabajaba en varios importantes periódicos republicanos justo antes de iniciarse la contienda, y que poco a poco fue viendo aterrado como los demócratas, los parlamentaristas como él, se extinguían, es decir como la política española se iba polarizando de forma radical hacia el leninismo soviético o hacia el totalitarismo fascista, doctrinas que detestaba por igual. Tras huir el Gobierno a Valencia, y viéndose incapaz de hacer nada por España, decide exiliarse a París.

No voy a entrar a valorar la actitud de Nogales, pues esta entrada nada más pretende que ser la crítica de un libro. Lo único indiscutible es que, no sé si como consecuencia de su filosofía, le salió una obra magistral, muy poco sectaria (y más en esa época), en la que nos recuerda, con nueve inolvidables relatos cortos basados en hechos y personajes reales, que gente noble y ruin, valiente y cobarde, sensible y cruel, la podemos hallar en cualquier circunstancia y detrás de cualquier bandera. En las nueve historias arremete sin pelos en la lengua contra ambas facciones, no dejando títere con cabeza en lo que a política se refiere y apostando tan solo por los valores humanos que, como la generosidad y la capacidad de sacrificio, dignifican al hombre incluso en el peor de los infiernos, y que conviven por desgracia con el instinto depredador y la codicia que también nos definen.


Como he dicho, A sangre y fuego es un libro más bien equidistante, pero tampoco plenamente objetivo, ya que eso es imposible y sería pedir peras al olmo. Chaves es republicano y, por mucho que diga, odia los fascismos europeos mucho más que el marxismo, de modo que en sus relatos a veces le traiciona la terminología que usa para referirse a los nacionales (“fascistas”, “facciosos”, “invasores”), mucho más ideologizada que la que emplea con el bando de izquierdas (“pueblo”, “revolucionarios”, “leales”); hace constantes interpretaciones sesgadas sobre las ideas de los seguidores del Alzamiento, insinuando a groso modo que se trataba de caciques que soñaban con una dictadura elitista y "con un paraíso de desfiles marciales, jornales bajos, rentas altas, procesiones y fiestas de la raza"; y, por último, nos da su "ingenua" visión, tan abrazada después por cierta historiografía, de que las barbaridades cometidas en zona roja eran obra de descontrolados a los que el Gobierno no pudo o no supo doblegar a pesar de sus esfuerzos, mientras que los crímenes de los “fascistas” se cometían desde arriba y desde abajo con la complacencia de las autoridades.

Pese a todo ello, y obsérvese que lo digo yo precisamente, no puede dejarse de leer este librito. Insisto además en que estamos ante una obra de extrema crudeza, escrita sin aspavientos ni polvos de talco. Mis sensaciones al leerla fueron muy intensas. Especialmente algunos de los relatos (Y a lo lejos, una lucecita; ¡Viva la muerte! y Consejo obrero) llegaron a sobrecogerme o a emocionarme hasta el punto de apurar sus últimas páginas casi sin aliento, con una fuerte sensación de tristeza o una sonrisa de oreja a oreja según los casos. En ocasiones se convierte en una novela angustiosa, casi de terror, que le contagia a uno, como si la estuviera sufriendo, la desazón de un padre al que su propio hijo ordena fusilar, la de los presos en una cárcel cuando los sacan de noche para “pasearlos”, la de un obrero afiliado a la Falange madrileña acosado por el comité sindical de su fábrica, la de las mujeres ensartadas por las bayonetas de los marroquíes, o la de un comisario político comunista intentando salvar las obras de arte de los pueblos.

Las nueve historias abordan aspectos, escenarios y acontecimientos muy distintos de la guerra civil, siempre buscando el equilibrio entre las dos zonas. Merecen destacarse los episodios dedicados a las escuadrillas de la venganza de Madrid; a la tristemente célebre Columna de Hierro de Levante (integrada por criminales y bandidos supuestamente anarquistas); al viejo carlismo, al que se homenajea en un par de párrafos; a los lacayos de un latifundista andaluz que salen a caballo a cazar rojos exaltados por las arengas radiofónicas de Queipo de Llano; a un herrero gigantón y valiente conduciendo carros rusos en la campaña de Extremadura; al asalto del Cuartel de la Montaña; a los falangistas de Valladolid en las primeras semanas de guerra, o a los sangrientos manejos de los sindicatos en las empresas colectivizadas en zona republicana.

14 comentarios:

Al Neri dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El último de Filipinas dijo...

Falta que alguien se decida a hacer alguna película sobre la guerra o postguerra que sea un pelín ecuánime con el bando ganador.

EL FRANCOTIRADOR dijo...

Efectivamente obra extraordinaria,y de obligada lectura.También le recomendaría,otro libro,titulado "La revolución española vista por una republicana",de Clara Campoamor en la que habla de los primeros meses de la guerra civil en Madrid (el libro es de 1937),y curiosamente como sería el contenido de esta obra que no se publicaría en España por una editorial española hasta hace unos pocos años,evidentemente no interesaba ni a las derechas ni a las izquierdas.

Al Neri dijo...

Último, yo me conformaría con que el cine no fuera tan vomitivamente ecuánime con los rojos. Ayer revisé "Tierra y libertad", de Loach, tenida por una gran obra sobre la guerra civil, y casi me dan espasmos de cómo explicaban los acontecimientos históricos.

Francotirador, tomo nota porque no lo he leído, muchas gracias. La ventaja que tienen los pocos republicanos liberales que aún quedaban el 18 de julio es al menos reparten estera equitativamente entre uno y otro bando.

sefo dijo...

Impresiona la 1ª foto, la cara de terror del militar al que llevan al matadero.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Señor Neri, tras un verano muy placenteramente ocupado, vuelvo a la obra y me encuentro con este sugerente post. Envíeme el libro electrónico a mi correo si me hace el favor. Estoy impaciente por leer este libro aunque se me antoja un otoño de bastantes deberes laborales y personales.

Embajador en el Infierno dijo...

Muy interesante este libro que cuentas. Me lo apunto. Para mi el más fascinante es "Tres dias de julio" de Luis Romero. Este libro, que creo es de los años 60, narra los acontecimientos de los tres primeros dias de la guerra desde una multitud amplísima de puntos de vista. Es un poco parecido a lo que dices sobre el libro que comentas, pero las historias son todas reales y hay un montón de ellas.

Al Neri dijo...

¡Bienvenido, Subire! Esperamos sus incisivos posts.

Tomo nota de su recomendación, Embajador. De "A sangre y fuego", le gustará el relato "Consejo obrero", uno de cuyos protagonistas es un anciano que luchó en la tercera guerra carlista y cuenta algunas cosas muy curiosas.

marian dijo...

Gracias por el ofrecimiento Sr.Neri, intentaré ponerlo en mi lista de octubre.

Gustav Becker dijo...

Es realmente difícil encontrar un buen libro sobre la Guerra Civil española. Todos en el fondo seguimos pecando, aunque lo más cerca del conflicto que hemos estado sea el testimonio de nuestros abuelos, de una cierta parcialidad a la hora de evaluar el conflicto, por lo que las mejores obras sobre el mismo que he leído son de autores extranjeros (Ian Gibson o Pierre Vilar descartados). Recomiendo a Hugh Thomas y su "La Guerra Civil Española".

Anónimo dijo...

Buenas, me gustaria saber si alguien puede decirme el título de un libro que creo que está ambientada en la guerra civil españoa. Se que se trata de un italiano que tiene una mujer y una hija con retraso mental que se llama Margherita(el nombre no se si está bien escrito) y que se tiene que ir a españa porque es soldado. Estando en españa forma una nueva familia donde tiene tres hijos más, uno que no recuerdo el nombre, Alberto y Francisco, éste último también tiene un retraso mental, al igual que la hija que tiene en italia.El padre no hace demasiado caso de Francisco porque le recuerda a su hija. Más adelante, en la historia, la cosa se centra en la familia de uno de los hijos, Alberto, donde se casa y tiene un hijo llamado Juan, su abuelo lo llama Giovanni(Juan en italiano).
Agradecería si alguien me sacara de dudas.

Veneficus dijo...

He leido este libro por recomendacion del Sr. Neri y estoy totalmente de acuerdo con usted, totalmente recomendable y de lo mas neutral que se puede encontrar sobre narraciones de la guerra civil.

Anónimo dijo...

Ya no hará falta que nadie me diga el titulo del libro, lo he encontrado se llama 'Dientes de Leche'

Al Neri dijo...

Muchas gracias, Anónimo, nos lo leeremos y lo comentaremos.