lunes, 12 de septiembre de 2011

EXPRESIONES TAURINAS

Desde niño me gusta ver los toros por la tele y siempre me ha atraído la Fiesta y el ambiente taurino, aunque como nadie de mi familia (salvo mi abuelo, que murió pronto) ni mis amigos eran aficionados, nunca había tenido ocasión de asistir en vivo a una corrida. Y aunque ya llevábamos dos o tres años diciendo Leonardo y yo que teníamos que ir a la plaza un día en fiestas, no nos hemos decidido hasta esta Feria, en la que hemos sacado entradas para ver a Fran Rivera (Paquirri), a El Cid y al espectacular Fandi.

Estuvimos anteayer y lo hemos pasado tan bien que nos hemos comprometido a ir al menos una vez al año y, si es posible, conseguir una localidad en Las Ventas en el próximo San Isidro.

Aunque las faenas de El Fandi y de El Cid estuvieron francamente bien, sobre todo las vistosas banderillas de aquel, a mí lo que más me gusta es el ambiente castizo de la plaza, lo elegante que se pone la peña. No hay duda de que esto de los toros es de gente de orden como Dios manda. En la puerta, al entrar, había una cuadrilla de antitaurinos furiosos voceando “que no, que no, que no nos representan”, que todavía estoy pensando qué coño tendrá que ver con el maltrato animal, pero ya se sabe que los idealistas Indignados están en todos los ajos.

Pero lo mejor son los comentarios que hace la gente en los tendidos, sobre todo los taurinos más veteranos. Me encantan esas expresiones tan originales y ocurrentes relacionadas con el mundo de la tauromaquia que se oyen continuamente a tu alrededor, muchas veces a gritos. Voy a recordar aquí las que me hicieron más gracia la otra tarde:

1.- Una señora mayor, justo delante de nosotros, que nos dejó baldados con los tres purazos que se fumó, le chilló a Paquirri cuando pifió el estoque: “¡Llevas 15 años y no has aprendido nada! ¡Ni aprenderás!”. Jo, qué duras son las mujeres. A mí me dice eso mismo mi señora cuando limpio la cocina.

2.- En mitad de un capotazo, tras la suerte de varas, el morlaco muge. Un vejete grita a mi espalda: “¡Le ha llamao de todo!”

3.- El primer toro de la tarde fue malísimo. Se alejaba del capote en cuanto podía. Un patilloso chuleta a nuestro lado le vocea al maestro: “¡Al final tendrás que ir corriendo detrás de él!”

4.- Uno muy simpático, que igual tiene más años que Matusalén, pero yo nunca lo había oído: Fran Rivera pincha en hueso al ir a matar y se oye rugir entre el público: “¡Se te ha caído una oreja!”

5.- “¡Están domesticaos!”, suelta un garrulo al ver lo flojito que era un astado.

6.- Y el mejor, el que me provocó unas carajadas irreprimibles: No recuerdo si fue El Cid o Paquirri el que clavó fatal un par de banderillas, muy bajas, en el costado, y un gracioso a mi espalda pega un berrido: “¡Un poco más y se las pones en los cojones!” ¡Insuperable!

Creo que merecería la pena recopilar estas genialidades tan españolas y dedicar un post monográfico. Iremos tomando nota. Si alguien se sabe más, que las ponga, por favor.

15 comentarios:

trija dijo...

Que curioso, estuve apunto de ir a esa misma corrida. Por lo que le leo, no me perdí nada.

Boticaria dijo...

Mi madre, de 81 años, tiene pasión por El Fandi. Eso sí, no va a la plaza, solamente lo ve en la televisión, pero es alucinante cuando se entera que va a ser él el que torea. Parece mi hija de 15 años jaleando a sus ídolos musicales.
Además, se sabe tooooodos los pasodobles que tocan. Un saludo.

Aprendiz dijo...

Mi familia por parte de padre es de tradición taurina de pura cepa, mis abuelos han ido a todas la corridas y mi padre es un apasionado, tiene enmarcados en mi campo un montón de carteles de toros colgados en las paredes, y tiene una colección de carteles de hasta hace más de 50 años, algunos de dos metros de alto.

Yo a la primera corrida que fui en realidad fue un espectáculo de bombero torero bastante pequeña, pero ya más grande he visto torear a maestros como El Cid, El Fandi (mi favorito, sin duda), Jesulín, Ortega Cano... y no sé cual más. Pero tampoco he ido a tantas corridas, quizás tres o cuatro. Si que he ido a alguna capea, que me encanta.

La última corrida fue en la JMJ, el domingo después de Cuatro Vientos, una novillada en Las Ventas, fui con mi familia y con un grupo de 26 indios, y fue más divertido ver sus reacciones (recordemos que allí adoran a las vacas y no sé que más animales), que la propia corrida, que fue bastante penosa, no atinaban a matar...

En fin, que me emociono hablando del tema, y es que llevo unos días queriendo escribir sobre ello.

Respecto a los comentarios de la gente, sin duda lo más divertido que he visto en mi vida en una corrida, es las mujeres gritándole "groserias" a Jesulín... sin palabras.

perroviejo dijo...

Esto no es una expresión taurina ni mucho menos pero no puedo evitar reirme cada vez que la recuerdo.

Compramos en mi casa una tele en color y mi abuela gran aficionada a los toros invitaba a una amiga a verlos, tarde tras tarde durante toda la temporada tele-taurina teníamos allí a esa señora que gritaba, aplaudía....era tremenda. Un día en plena faena el toro enganchó al torero y le pegó cuatro revolcones con alzada de cuidado, en realidad ahí quedó la cosa, el susto, cuatro gritos y poco más pero.............en la tele dieron la repetición al menos 3 veces y desde diferentes ángulos.... la amiga de mi abuela casi casca del susto "Ay que lo mata" "Mira, que lo pilló otra vez" "Ese pobre hombre ay ay ay otra vez lo cogió"...... para verlo, que risa por dios.

Álex dijo...

Sólo he estado tres veces en plazas de toros y además hace años, así que no puedo aportar gran cosa a esto de las expresiones taurinas. Sí que veia cuando era pequeño las corridas que ponían en la tele; las veía con mi abuela que, sin ser una forofa, las disfrutaba en su justa medida. Quizá por eso a mí me pasa algo parecido: aprecio todo lo que tienen de especial los toros, su parte estética, cultural, incluso artística, pero sin llegar a apasionarme.
Me ha sorprendido, sr. Neri, que utilice la expresión "la Fiesta". Yo juraría que es una manera de referirse a los toros que no había oído nunca hasta que hace relativamente poco han empezado a usarla en la prensa pro-taurina. Algo parecido a la horrible expresión "la Previa" que han puesto de moda los comentaristas de fútbol.

sefo dijo...

Me parece increible que en pleo siglo XXI haya personas cultas cultas que se solacen del maltrato-tortura a un pobre animal, de un espectaculo tan sangriento y primitivo.

Boticaria dijo...

A Sefo y demás detractores del toreo, que dicen que es maltrato, que es humillar al animal..., le diré que si no existieran las corridas de toros, la raza del toro bravo se extinguiría, porque no sirve para carne, ni para nada más. Así que si se trata de maltratarlo, qué más maltrato que extinguirlo, ¿o no?
Además, el toro en la plaza muere defendiéndose, y tiene una muerte con honor, tras una vida regalada, pastando todo el día en dehesas y sin sufrir, todo lo contrario. No así los cerditos, las gallinitas, las vaquitas, los corderitos, que viven hacinados en granjas (que se lo digan a los pollos, por ejemplo), y que, cuando toca, se llevan al matadero en masa, y se les pega un "misericordioso" mazazo o calambrazo, según el día.

El chico de los tablones dijo...

Yo he ido contadas veces a corridas de toros. La última vez fue en las fiestas de San Lorenzo del año pasado y sí que oí expresiones graciosas de boca de algún amigo, pero ahora mismo no las sabría reproducir exactamente.

Como yo no entiendo nada o casi nada del mundillo taurino, si pagué la entrada fue por disfrutar de una tarde entre amigos y sobre todo por el ambientazo inigualable de la plaza por esas fechas. Lo pasé en grande no, lo siguiente :-)

No obstante, el ambiente de aquí dista mucho de ser el "castizo" que dice usted, jejeje: el pantalón y camiseta blancos y la pañoleta verde, como cualquier otro día de Fiestas, no nos lo quita nadie por mucho Fandi que toree.

Aunque como nos llevamos ahí la paella, el pollo a lo chilindrón, el melocotón con vino y la sangría, acabamos con la ropa echa unos zorros.

Cordelia dijo...

Acabo de descubrir este blog, dando una vuelta desde varios otros. Me ha encantado el post, y el vídeo, lo siento infinito, pero lo robo. ¡Qué pasada, menudo fiera!
Gracias.

Zorro de Segovia dijo...

al principio tiene su gracia, pero poco a poco te vas aburriendo, pues la novedad del ambiente torna en habitual y sólo disfrutas cuando la corrida es buena, lo que no es nada frecuente.
No creo que vuelva a ninguna corrida. Hace muchos años fui aprendiz de un hombre que me pagaba con el abono de S. Isidro y la verdad es que me lo pasaba pipa, pero los últimos años he ido muy de tarde en tarde y ya no me atrae nada.

Por cierto, este año pasé por las Ventas una tarde de corrida y la edad media del público era similar a la que se puede encontrar en la salida de una iglesia el domingo.

El último de Filipinas dijo...

Vi en las Ventas como una mujer, algo gruesa ella, se levanta indignada y grita:
-"¡Levanta más el trapo, por Dios, levanta más el trapo! Que voy a tener que bajar a enseñarte..."
Y un guasón se quita el puro de la boca y exclama.
-"Olé, ese cossio con faldas"
La mujer ya no dijo nada durante el resto de la corrida.

Aprendiz de brujo dijo...

Siempre recordaré al Fandi, en uno de esos debates entre taurinos y antitaurinos dicutiendo con un punk.
Fue antológico, cuando el antitaurino sacó la banderilla de marras, para demostrar la tortura que tenía que soportar el toro en la plaza.
El Fandi empezó a decirle que ya estaban tardando en sacarlo y que tuviera cuidado, "no se fuera a hacer daño".
Yo he ido a tres corridas y me he aburrido como una ostra, pero no quisiera morirme sin ver a José Tomás. No etiendo un pijo pero me transmite algo distinto.Me pasa un poco con Camarón,(a este espero tardar en encontrármelo) y el flamenco.
Debe ser que soy un mitómano empedernido.

Nagore dijo...

Domingo tarde en Belmez
Cierto es que, tanto los comentarios como las pañoladas del público tienen más importancia de lo que parece.
Cuanto más pequeño es el pueblo y menos categoría tiene la plaza, más orejas y rabos se cortan...

De todos modos a mí, lo único que me gusta, es lo bien que huele éste chico y que nunca dice que no, a una foto (pero para ésto, sintiéndolo mucho, no hay enlace jajaja...);))
"Óle maetro, qué faena má güena... qué arte" le dijo un paisano peñarriblense, ya por la noche.

Si algún dia tiene oportunidad, no se pierda "La Goyesca" de Ronda, no saldrá defraudado. (Lo malo que va a tener que compartir tendido con su "amiga" la Duquesa ;) lo bueno, las perdices, el rabo y los chuletones que se podrá comer justo enfrente).

Al Neri dijo...

¡Bienvenida, Cordelia! Disponga con libertad del vídeo (que no es nuestro) y de todos nuestros contenidos.

Aprendiz, debió de ser de traca lo de los hindús viendo picar al morlaco. Llaman mucho la atención las expresiones de los extranjeros ante la Fiesta Nacional. A mí últimamente me está tocando ver unas cuantas.

Buenísimo lo de la viejecilla, Perroviejo. Esos despistes son entrañables.

Álex, no haga mucho caso de mi lenguaje taurino porque no tengo ni idea.

Ya ve, Sefo, si va gente culta por algo será...

Hoy los abonos de San Isdro deben de estar cotizadísimos, Maese Raposo.

Grande, grande, Filipino...

Brujo, yo soy El Fandi y le clavo al punkie la banderilla.

P. Albrit dijo...

Felicidades por el post!

Colaboro con la ocurrencia de mi padre en Las Ventas, no recuerdo el año ni quien toreaba,pero creo que era de rejones.

El caso es que el picador se abundó demasiado en el toro, una y otra vez con eso que le pincha (es que me gustan los toros, pero no entiendo) y mi padre, desde el graderío, a voz en grito:
- Empuja, empuja, que cuando tengas que hacerlo no empujarás...
(con claras resonancias erótico-festivas)
La anecdota dió para referirla bastante, con la carcajada complice de mi tio -su hermano-, mi tía, su cuñada y la sonrisa picarona desconcertante de mi señora madre.