domingo, 16 de enero de 2011

CONCENTRACIONES MOTERAS


Cada año por estas fechas mi tranquila provincia se convierte en el punto de mira de los medios de comunicación internacionales debido a la ya veterana concentración motera de los “Pingüinos” (en Puente Duero), declarada incluso, para mi sorpresa, Fiesta de Interés Regional por la Comunidad, y a la más reciente pero no menos molesta “Motauros”, que se celebra en la villa de Tordesillas.

En principio, no tengo nada en contra de un medio de locomoción como la motocicleta, que me parece muy ágil y funcional, aunque no muy cómodo, y menos en las frías latitudes donde yo habito. Lo que sí me revienta, por razones similares a las ya expuestas en su día con los bicicleteros, es la actitud habitual de muchísimos motociclistas en las ciudades, que aprovechan todas las ventajas de conducir un turismo y a la vez las de una moto, haciendo más o menos lo que les viene en gana.

Más me fastidian sin embargo sus concentraciones invernales. Y no soy el único. Además de que un amplio porcentaje de los participantes –de diversos países- responde al perfil más macarra, bohemio, fardamáquinas y chuloputas que pueda imaginarse, no es fácil aguantar durante tres días el estruendo voluntario y gratuito al que nos someten estos sujetos, que por mí bien podrían irse con sus Harley Davison o con sus Vespas a tomar por donde amargan los pepinos.

Pero ya digo que no soy el único. Me consta de muy buena tinta que a los ayuntamientos que han albergado a estas manadas de bárbaros durante anteriores ediciones no les hace ni pizca de gracia su presencia y a veces han hecho lo posible por librarse de ellos. El alcalde de uno de estos municipios me contaba hace pocos años que organizar estos saraos no compensa nada, ya que, como Valladolid capital pilla a dos pasos, los moteros solo están en el pueblo lo justo para acampar y dormir, y el gasto real en bares y ocio lo hacen en Pucela city. Muchos incluso prefieren pernoctar en hoteles de la ciudad. Así que a la pequeña localidad donde se celebran “Pingüinos” y “Centauros” solo le queda el dudoso privilegio de aparecer en los carteles promocionales y la obligación de limpiar el lunes los miles de kilos de basura que todos los años dejan tirada estos marranos en la zona de acampada.


Todo ello por no lanzar otra clase de insinuaciones sobre las prácticas alcohólicas, porreras e incívicas que los vecinos del pueblo tienen que sufrir de esta horda de las dos ruedas.

Sé que corro el riesgo de generalizar y soy consciente de la otra cara de la moneda de estas celebraciones, a las que también acuden familias enteras con niños en un plan completamente distinto.

De todas las molestias derivadas de estos encuentros anuales, una de las más graves se produce por culpa directa del Ayuntamiento de Valladolid y de su mezquino alcalde. Nuestro consistorio, que durante todo el año hace gala de un celo extremo para multar a todo tipo de infractores de las reglas de circulación y de aparcamiento, estas semanas se convierte en una hermanita de la caridad con los entrañables “pingüinos”, haciendo la vista gorda con los estacionamientos de motos en mitad de las aceras. Si a cualquier vecino de la ciudad se le ocurriera dejar su motocicleta en medio de la acera en Navidades, el señor León de la Riva le metería un cuerno de órdago, pero a estos jipis de las cazadoras de flecos, como se dejan la pasta en la ciudad y hacen llenazo en todos los hostales, no se atreve a decirles ni mú. ¿Resultado? Que vas paseando esos días por el centro y tienes que estar esquivando continuamente Harleys, Hondas, Vespas, Suzukys y la madre que las parió.

En fin, que si de mí dependiera, no iban a concentrarse por aquí los Chuminos y los Jetauros ni un año más. ¡Que se vayan a Madrid, que hay más espacio!

7 comentarios:

Teutates dijo...

Déjeles a estos chicos de las dos ruedas que vengan y pasen un buen rato por estos lares señor Neri. Encima de que vienen de tan lejos y con tanto frío ¿Cómo así les va a poner el señor de la Riva un papelito rosa?.
Hablando de otra cosa, el señor alcalde con el que usted habló, debió mentirle, este fin de semana, tordesillas no tenía plazas hoteleras disponibles y si aunque solo fuera por curiosidad se pasara usted por Pingüinos se daría cuenta de que no hay manera de entrar en ningún garito de las localidades dónde se han ralizado a lo largo de los años estas concentraciones. Otra historia, es que los alcaldes vayan a la Junta a llorar lo mal que les va todo y lo que el pueblo de turno beneficia a los demás, para pedir alguna que otra ayuda pública.
A mi me parece correcto que se intenten organizar actividades durante todo el año en nuestra provincia para que los puestos de trabajo de la hostelería puedan ser algo estables.

perroviejo dijo...

Teutates quizás el Sr.Neri se refería al alcalde de otra localidad más pequeña que sí organizó los pingüinos hace poco tiempo, creo que en el pueblo ni entraron.

Yo padezco todos los años la migración de los pingüinos, este año al menos no coincide con motauros y nos da más libertad de carreteras.
Y cuando digo padezco no echo la culpa a los moteros, al fin y al cabo a ellos les dan un programa y si les gusta vienen. Sí le echo la culpa a aquellos que deciden que la carretera es sólo para ellos, que no tengo derecho a salir de casa con mi coche porque hay motos, que tenga que parar el motor en una rotonda para que ellos hagan su desfile y yo me tenga que quedar allí paralizada porque sí, porque no hay otra razón. Eso si me jode.

Al Neri dijo...

Por supuesto que no me refería a Tordesillas.

Sr. Teutates, lo mire por donde lo mire, sería una gran ventaja para nuestra provincia que "Los Pingüinos" se celebrara, por ejemplo, en Pernambuco.

Por otra parte, un buen alcalde debería tratar a todo el mundo igual y si está prohibido aparcar en las aceras, sancionar a todo el mundo por igual, sin excepciones interesadas. Aparcar una moto en una acera es a mí entender una infracción bastante grave.

Si lo que usted quiere es levantar la Región a través de esta clase de turismo basura, apañada va Castilla y León.

No visite mucho las concentraciones moteras, no se vaya a empezar a aficionar a los porros...

sefo dijo...

La contaminación acuústica y de la gasolina de todas esas motos es mucho peor que la que produce el tabaco, asi que lo mejor es echar a los pnguinos que se vayan a otra parte.

Anónimo dijo...

La ringrazio per Blog intiresny

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Me gustaría comprarme una moto y salir a dar paseos de vez en cuando. Debe estar bien, nada más. De ahí,a convertirlo en tu modo de vida e ir a hacer el gilipollas como esos que se ven en Jerez y sitios parecidos hay un rato. No sé si en Puenteduero harán algo similar o la gente será un poco más civilizada.

He estado en Valladolid en esos fines de semana, otros años, y, efectivamente, me parecía vergonzoso que los munipis (y los de Pucela son especialmente imbéciles y prepotentes) dejaran aparcar a la gente donde quisiera: poderoso caballero es don dinero.

Llamaba mucho la atención, además, el tipo humano que abundaba: grupos de cincuentones con pinta de estar forrados de dinero, con trajes de astronauta y motos carísimas. Pinta de ejecutivos aburridos, muy modernos, de PDA y tapa en el madrileño mercado de San Miguel antes de comer en el Villamagna, convertidos en macarrillas oseas de fin de semana en provincias, con camping gas y saco North Face.

Anónimo dijo...

. COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
EN LA CONDUCCION DIARIA

Cada señalización luminosa es un acto de conciencia

Ejemplo:

Ceder el paso a un peatón.

Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

Poner un intermitente

Cada vez que cedes el paso a un peatón

o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


Atentamente:
Joaquin Gorreta 55 años