viernes, 28 de octubre de 2011

JUGAR A LAS PRINCESAS




El lunes pasado un amigo mío acudió con su mujer a una reunión con la maestra de su hijo de cinco años, para que les contara qué tal iba el crío, cómo se portaba en clase y esas cosas. En un momento de la charla, la profesora, una chica joven muy moderna, empezó a dar un repaso a las notas, a los amiguitos y a las aficiones de Santiago, y comentó que no le gustaba nada jugar al fútbol.

- Ya ves lo que son las cosas –dijo mi amigo un poco cariacontecido-. ¡Con lo deportista que he sido yo desde chiquitín! No me ha salido nada futbolero, no.

La profe le quitó importancia al asunto y sugirió con una gran sonrisa:

-Bueno, no pasa nada, cada niño es un mundo. Además, si a Santiago en el recreo no le gusta jugar al fútbol con los chicos, siempre puede jugar a las muñecas o a las princesas con las niñas.

Inmediatamente se hizo un silencio largo, espeso e incómodo que la docente al final interrumpió tosiendo y sacando el tema del uniforme y de las actividades extraescolares.

Pregunta del millón: ¿Qué debería haber respondido una persona decente y de orden al comentario de esta señorita?

¿Hubiera sido adecuado inquirir secamente si acaso veía al niño pinta de julandrón o si es que a ella le gustaría que su hijo jugase a las cocinitas para que sus compañeros se descojonaran de él? ¿O quizá mejor aclarar con vehemencia que entre jugar a las princesas y hacer el trenecito con un maromo hay menos de un paso? Tal vez habría quedado bien soltar de sopetón que era preferible la castración química o mecánica a ver a un hijo haciendo mariconadas así en el recreo….

Pero no sé… En estos tiempos, cualquiera dice ni pío. A lo mejor mi colega ha hecho bien candando el pico antes de que la seño le tome por el padre nazi del curso y se empeñe en reeducar al retoño en los valores igualitarios, democráticos y no sexistas.

20 comentarios:

Zorro de Segovia dijo...

cuando he visto el título pensé que el post iría del postureo que hay en el PP para ser elegido ministro, o ministra. Y es que parece el casting de "princesas de barrio"

Álex dijo...

¡Como para que no se asuste la persona anónima que escribió ayer en uno de los post sobre la homosexualidad! Seguro que con este post le ha terminado de convencer, sr. Neri.
Tal como relata usted, está claro que el comentario de la profesora no fue muy afortunado; a mi también me hubiera descolocado un poco, puesto que hay mil juegos posibles para un niño que no le guste el fútbol.
Cabe de la posibilidad de que la profesora, de una manera algo torpe, estuviera intentando abordar un tema delicado, al intuir que su amigo piensa de manera similar a usted, Sr. Neri.
Hacía tiempo que no le decía que me sorprende muchísimo que alguien que demuestra una enorme capacidad de análisis de las pequeñas y de las grandes cosas caiga a veces en simplificaciones muy empobrecedoras.
Buen fin de semana a todos, incluido Santiago

Anónimo dijo...

Solo es homosexual un tío al que le gustan otros tíos. Solo eso, recuerdenlo.

El chico de los tablones dijo...

Su entrada de hoy nos conduce inevitablemente a la controversia:

Bujarra, ¿se nace o se hace?

En mi opinión, en el 95% de los casos se hace. Se empieza por jugar a las princesas, hasta que se pierde la relación y la amistad con los chicos. Después se pasa por saltar a la comba y ser considerado "una más" a la hora de participar en los chismorreos sobre los culos de los tíos que juegan a fútbol en el patio de recreo...

Y a fuerza de no oír hablar de otra cosa se termina deseando barrenar uno de esos traseros. Siento ser tan gráfico, pero he conocido casos de maricones que se forjaron de esa forma.

Lo que quiero decir con todo esto es que creo que la homosexualidad es una ficción social en ese 95% de los casos y que, por tanto, se puede combatir. Y cuanto antes mejor, pues la sexualidad de la persona se desarrolla a edades relativamente tempranas.

trija dijo...

Yo estoy convencida de que el homosexual nace así, no digo que no haya algunos que se hagan pasar, pero será el menor de los casos.

Cuando mi hermano era pequeño iba a clase con un niño que solo tenía hermanas, creo que recordar que tenía 3. El caso es que, como en su casa tenía una importante influencia femenina, jugaba en los recreos con las niñas. Jugaban a la comba, a las casitas, etc...

Pues bien, hoy el chaval tiene 20 años y no es precisamente homosexual. El chaval se ha convertido en todo un Don Juan que tiene a todas loquitas y les sabe corresponder...

Álex dijo...

La sorpresa que expresaba en el comentario anterior hacia las simplificaciones que a veces realiza un analista tan fino -cuando quiere- como el sr. Neri puedo hacerla extensiva al El chico de los tablones, aunque en este caso no me lo esperaba. No acabo de entender por qué se pierde el rigor, incluso cierta corrección formal, al hablar de la homosexualidad.
Ya lo he comentado en otras ocasiones, pero me da la impresión de que no conocen de manera cercana y auténtica a ninguna persona homosexual. Si tienen la ocasión, creo que les enriquecería.
Un cordial saludo a todos.

garrotevil dijo...

Aqui hay mucho que hablar , en primer lugar no creo que jugar con muñecas sea un sintoma de homosexualidad(recuerdan aquel spot del niño jugando con muñecas cuando su padre queria que jugase con soldados...y como acaba).
Lo que si veo preocupante es que al niño no se le den otras opciones de juego siguiendo el dicatamen de la Bibi.
Es cierto y yo lo he visto que a un niño o a una niña sin tu hacerles mencion se decantan a un tipo de juegos o a otros pero si no les dejas eleccion eso ya es mas preocupante ya que lo socializas hacia un determinado tipo de tendencia.
En referencia a la homosexualidad y en el mundo que estamos creo que hay diversos tipos
a)el que nace (siempre ha existido y existira)
b)el que raya en la camaraderia mal entendida (ha existido en los ejercitos durante la historia y generlamente era para suplir la no presencia de feminas)
c)el narcisista (vayan a un gimnasio muscle power)
d)el vicioso al que le da lo mismo ocho que ochenta y lo mismo carne que pescado que es el que nos estan imponiendo y donde el sexo es sexo sin mas aditamentos y no importa de donde venga
Al menos esa es mi opinion

alco dijo...

A los 5 años no se es ni homo ni hetero, la sexualidad de un crio, que sí existe, no tiene nada que ver con la de un adolescente o la de un adulto. Lo de que no le gusta jugar a fútbol no tiene nada que ver, en un par de años puede cambiar. A lo mejor carece de habilidades físicas y ha oído comentarios negativos de otros niños.
Hay hombres homo que tienen un aspecto ultravaronil, tipo motorista ángel del infierno, no creo que se pueden establecer predicciones tan alegremente a partir de la conducta a los 5 años. En mi opinión (basada exclusivamente en los datos de la entrada), el padre interpretó de la peor manera posible el comentario de la maestra, y la maestra no supo captar de entrada que el padre era muy susceptible.

perroviejo dijo...

Pero, pero ¿no os dais cuenta? Ese niño es un lince, todas las princesas necesitan un príncipe y si juega con todas lo que tiene el niño es un harem.

Teneis unas mentes pelín retorcidas y cuidado que no todo es lo que parece ¿con qué jugais vosotros????
http://www.youtube.com/watch?v=A4WfUMtJeQg

J. F. Sebastian dijo...

Si yo fuera su amigo le hubiera respondido "qué va profe, mejor a los médicos con usted, como le encantaba también a su padre...". Lo malo es que con la parienta delante se expone a algún que otro disgusto.

El último de Filipinas dijo...

Se podría haber replicado con indignación incontenible a la profesora que es una sexista intolerante por dar por supuesto que jugar a las princesas y muñecas es cosa de niñas.

Aprendiz dijo...

Yo no sé muy bien qué pensar sobre el tema, hay muchas tendencias intermedias en las personas que dependiendo del ambiente se pueden desarrollar en uno u otro sentido. El ambiente influye muchísimo, pero tampoco hay que pensar que porque un chico pueda jugar a juegos de chicas ya es marica, pero tampoco se le va a fomentar, porque algo raro sí que es...

El chico de los tablones dijo...

Álex, sí que tengo una amiga homosexual. Se trata de una persona muy, muy cercana a mí. Esta semana hace justo un año desde que me confesó que estaba saliendo con otra chica.

Recuerdo que al principio no podía creérmelo y no sabía como sacarle el tema con delicadeza ni sin parecer inhibido, pero al final acabé por concluir que si una persona a la que tengo tantísimo aprecio es homosexual y es feliz así, tal vez después de todo no sea algo tan malo...

Reconozco que esta experiencia me sirvió para flexibilizar mi opinión sobre la homosexualidad y para aprender algunas cosas sobre sexualidad y respeto que no se enseñan en casa ni en la escuela.

No obstante, ello no es óbice para que siga pensando que muchas veces el homosexual (hombre) encarna la eterna figura del chaval friqui y acomplejado que desde bien temprana edad encontraba entre los brazos de las chicas un refugio hecho a su medida: un lugar en el que no importaba lo paquete que fuera jugando al fútbol, si no tenía amigos o si no se comía una rosca.

Para no dar lugar a malentendidos, quiero dejar constancia de que, aunque mis palabras sean duras, no representan enfado ni reproche de ningún tipo hacia la homosexualidad, sino más bien compasión por ese porcentaje (que, vale, no tiene por qué ser un 95%) de homosexuales hechos "a la fuerza", amoldados por la opresión de la sociedad.

Los niños pueden (podíamos; yo me incluyo) llegar a ser muy crueles y tienden a hacer escarnio del "rarito", del que no es como los demás. A veces pienso que muchos casos de maricones así hechos podrían haberse evitado simplemente con escuchar una voz amiga: "Fulanito, ¿te apetece venir al parque con nosotros a echar una pachanga de fútbol esta tarde?" Y eso, Álex, da que pensar.

En este sentido quiero que se interprete mi comentario anterior.

La homosexualidad no tiene por qué ser contra natura cuando es producto de eso mismo, de la natura; pero creo que ésos son casos muy contados y que en el resto estamos ante una condición desarrollada a partir de la convivencia humana.

perroviejo dijo...

Jajajaja sigo riendo y es que.... ¿hay algo más masculino que sudar junto a otros tíos, tocarse el culo para celebrar un gol o abrazarse y después todos despelotaditos a la ducha??? Jajajajajaja me meooooooo, el futbol ese deporte anti-gay.

Aprendiz de brujo dijo...

Yo creo que todos, -absolutamente todos, tenemos personas en nuestro entorno más o menos cercano, personas homosexuales.
(Unas pocas veces no los queremos ver y las más de las veces no son tan cercanos).
Por fortuna, además la homosexualidad ha dejado de ser clandestina, y si quieres abrir un poco los ojos, puedes enjuiciar con un margen de error más o menos alto,(como cualquier otra realidad humana), el fenómeno o la cuestión homosexual.
En este sentido si que me interesa y mucho la experiencia o la creencia de Alex, a la hora de analñizar la causa u origen, así como la conveniencia o no de la adopción por parte de las parejas homosexuales.(YO SOY INICIALMENTE OPUESTO A ESTE DERECHO)
Mi forma de enfocar la homosexualidad se basa en tres o cuatro pilares fundamentales:
Uno-La homosexualidad no es una enfermedad. No veo la patología por ningún lado, pero si es una "anormalidad",-una sociedad con una mayoría homosexual no es viable y estadísticamente está claro que el porcentaje de homosexuales es inferior al de heterosexuales.
2-Los homosexuales y la homosexualidad merecen todo mi respeto y reconocimiento.Ole suis cojones, por haber sido capaces desde la marginalidad y la inciomprensión,(esto los revolucionarios del bolgg deberían saber valorarlo), de dar la vuelta a la tortilla.
Constituye un porcentaje de la población lo suficientemente importante como para que su situación tenga relevancia jurídica en forma de derechos yu boligaciones.
3-Para mi no es irrelevante la "opción sexual", (valga el equívoco), de mi hijo. Es decir si mañana se me presenta con un tipo de la mano en mi casa, me llevaría un susto más que importante.Creo , sin embargo, que a los diez días estaría con él a muerte.Mi hijo antes que homosexual es mi hijo y no existen recetas infalibles para la felicidad.
4-Me gustaría que alguien me explicase,(a poder ser un homosexual), que es eso de la opción sexual.
Yo no creo en ese palabro, por lo que me inclino a pensar en que la homosexualidad tiene un carácter esencialmente genético,al que la educación puede complementar.
Yo no he elegido mi heterosexualidad tetómana.Recuerdo que a los cuatro años le decía a mi compañera de guardería que éramos novios; a los diez años me ponía burrote perdido viendo los escotes de las azafatas del undostres, y con catorce mantenía un guerra fría de contención con mi padre,(creo) viendo a Sabrina zarandear sus pezones maría fontaneda.
Nunca hice un acto consciente de elección. Las tetas me eligieron a mi no al revés.

Espero no haber ofendido a nadie, y menos a Alex, por supuesto.

Álex dijo...

Me alegro, Chico de los Tablones, de que lo que nos cuenta de su amiga haya sido positivo para usted. Pues nada, ojalá tenga ocasión de conocer también de manera igual de cercana a un hombre homosexual y pueda ser igual de positivo. Le agradezco especialmente que haya retomado el impecable y habitual estilo de sus comentarios.
Yo no quiero repetirme mucho y me remito a algunas de las cosas que expresé hace tiempo en el primer comentario que hice en La pluma viperina (sigue siendo mi récord de extensión…)
Ya ha habido varios debates aquí sobre si las personas homosexuales nacen o se hacen. Yo no tengo muy claro si la cuestión tiene sentido, puesto que no nos solemos plantear si un artista, o un egoísta, o una persona con gustos exquisitos, o un prepotente, o una persona sensible… nacen o se hacen. Creo que en todos los casos se mezclan características o habilidades posiblemente innatas con muchos otros factores educacionales, de entorno, de aprendizaje, de esfuerzo, de dejadez, etc, etc. en proporciones muy diferentes.

Álex dijo...

No sé muy bien la causa, pero estos últimos días los comentarios tardan en aparecer en el blog, razón por la que no había leído la aportación de Aprendiz de brujo cuando escribí el comentario de esta mañana.
Lo primero de todo, agradecerte (se me hace raro tutear en este blog, pero creo que Aprendiz de brujo lo preferirá, ¿verdad?) la confianza y el interés por lo que pueda decir o sentir. No veo por qué me podría sentir ofendido por tu comentario, más bien todo lo contrario.
Ya dije antes que no me inquieta demasiado saber por qué una persona es homosexual, ni siquiera por qué lo soy yo, aunque hubo momentos en que sí que lo pensé mucho. El caso es que sexualmente me atraen los hombres de una manera muchísimo más básica y primaria que las mujeres. No fue siempre así de claro. Yo no quería ser novio de mis compañeros de clase, ni me ponía burrote con el profesor de gimnasia en vez de con las azafatas del undostres. Creo que empecé a tener pulsiones sexuales más tarde de lo habitual y cuando surgieron fueron un tanto ambiguas y desconcertantes. Tardé bastante tiempo en encajar que me gustaban los chicos, con la consiguiente pérdida de energía y tiempo vital. En mi caso, creo que ha influido mi educación y mi entorno, pero no puedo decir que sea homosexual debido a esos factores, y tampoco puedo decir que haya "nacido homosexual", porque creo que sí que tuve un periodo de conformación y aprendizaje. He conocido a otras personas homosexuales que se sienten de manera parecida; en unos casos tuvieron desde muy pronto la certeza de que les atraían las personas del mismo sexo, en otros casos el proceso fue parecido al mío. Estoy de acuerdo contigo, Aprendiz de brujo, en que la expresión "opción sexual" no es muy afortunada. Yo tampoco hice un acto consciente de elección, aunque es cierto que tuve que hacer un esfuerzo de aclaración; siendo benévolos, quizá en ese sentido empezó a utilizarse lo de "opción".

Respecto a la adopción de niños, me gustaría insistir en que se suele olvidar que la parte afectiva que fundamenta a una pareja es sustancialmente igual tanto si esa pareja es heterosexual como si es homosexual. Ya lo dije en otra ocasión: amo a mi pareja de la misma manera en que cualquier otra persona ama a su pareja de diferente sexo. Por eso creo que no tiene por qué haber tanto problema con el asunto de la adopción. Eso sí, tendrán que existir todos los controles que hagan falta, pasar todos los certificados de idoneidad que sean necesarios, siempre con los mismos criterios y exigencia que para cualquier pareja. La adopción me parece en sí misma una cuestión muy delicada y por eso el rigor tendrá que ser máximo.

No me enrollo más, porque creo que puedo empezar a resultar pesado. Un saludo a todos y, claro, especialmente a Aprendiz de brujo: expresiones como la de los pezones maría fontaneda dedicada a Sabrina son difíciles de igualar y justifican por sí solas la existencia de tu club de fans...

Álex dijo...

Bueno, pues de verdad que, aunque no lo parezca, no quiero ser pesado ni quiero acaparar el blog. Pido disculpas al sr. Neri y al sr. subdirector (saludos para usted, por cierto, espero que todo le vaya bien, se le echa de menos) por el quizá excesivo desarrollo de mis comentarios, pero lo veo necesario.
Justo ahora veo el nuevo comentario de El chico de las tablones (aunque está en el post sobre La chaqueta metálica sigue la estela de este post principesco), así que quiero agradecerle de corazón sus palabras y el esfuerzo de leer mis intervenciones con atención respondiéndolas tan generosamente. También me ha parecido que escribe usted siempre de manera sensata y bien estructurada, razón por la que me sorprendió tanto su primer comentario a este post (lo de que se empieza chismorreando sobre culos en el patio con las chicas y se termina barrenando uno de esos traseros me dejó k.o....)
Me gustaría decir que, aunque quizá tampoco lo parezca, no pretendo ser una especie de abanderado de la "causa homosexual" en este blog ni nada por el estilo. Como dije desde el primer día, sólo quiero aportar mi punto de vista en una cuestión que me pareció que se trataba con mucho desconocimiento y la consiguiente falta de rigor.
También he comentado en alguna ocasión que muy probablemente mi formación y mi entorno no sea muy diferente al de una buena parte de los creadores y participantes habituales de este blog. Vamos, que entiendo lo que quieren decir cuando hablan de que la homosexualidad no es "normal". Pero la realidad es que hay personas muy normales que sentimos ese, vamos a llamarlo así, impulso homosexual, que es difícilmente controlable porque es muy primario, pero que al mismo tiempo no genera grandes problemas una vez asumido porque cada persona es muchísimas más cosas que su sexualidad. Y, además, cuando se descubre que hay otras personas que sienten o han sentido cosas parecidas y que se puede amar y ser amado igual que todo el mundo, pues resulta que la cuestión de que si la homosexualidad es normal o no deja de tener importancia, al menos para los que estamos en el ajo...

Por cierto, Chico de los tablones, el anuncio ibérico de Loles León es ciertamente indescriptible de principio a fin! Un cordial y sonriente saludo para usted, también deseándole lo mejor en la vida.
 

Dulcinea dijo...

Chico de los tablones, cuidado con los "cordiales saludos" de Alex, que luego se emociona y ya sabes...

Aprendiz de brujo dijo...

Gracias Alex.Un abrazo